Ciclismo

article title

Los diez nombres propios del Tour de Francia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique Julián Gómez– Finalizado el Tour de Francia, toca pasar revista a los ciclistas que, para bien o para mal, han destacado durante estas tres semanas de carrera por las calzadas francesas. Estos son los diez nombres propios del Tour de Francia 2013. 

Chris Froome: Indiscutible vencedor del Tour de Francia. Llegaba como el gran, prácticamente único favorito y cumplió a la perfección. Se exhibió en la alta montaña –Ax3 Domaines, Mont Ventoux– y contrarreloj para terminar con más de cuatro minutos sobre el segundo clasificado. No fue el mejor en Alpes, especialmente durante su pájara en Alpe D´Huez, pero sus pérdidas fueron mínimas, también gracias a un excepcional Richie Porte. Su poco ortodoxa manera de correr, pendiente siempre del potenciómetro, sin siquiera levantarse de la bicicleta para atacar, pero siempre ambicioso y con ganas de guerrear pese a no necesitarlo han permitido hacer tan entretenido este Tour pese a su manifiesta superioridad.

Nairo Quintana: La gran aparición de este Tour de Francia. Ya había avisado con su excepcional rendimiento en montaña en la Vuelta 2012 y su reciente victoria en País Vasco, venía al Tour para aprender en su debut. Y vaya si aprendió. Segundo clasificado, mejor posición jamás lograda por un colombiano, maillot de la montaña, mejor joven y una victoria de etapa en solitario en Semnoz. Inmejorable. El mejor durante la última semana, el único capaz de estar a la altura de Chris Froome en la montaña. Sus sobrias, a la vez que excelentes ascensiones a Pailhères, Mont Ventoux o Alpe D´Huez serán recordadas. El vueltómano del futuro. Vuelven los escarabajos.

Joaquím Rodríguez: De menos a más. Siempre anclado, con lógica por otra parte, como ciclista solo apto para muros, ha conseguido subir al podio en las tres últimas grandes vueltas que ha disputado. Giro, Vuelta y Tour, sin ganar ninguna de ellas. Si en Giro y Vuelta el podio fue un mal menor, tras tener la victoria en su mano en ambas, en el Tour llegó remontando para lograr este excelente e inesperado resultado. Reservado en Pirineos, lejos de los mejores, su excelsa contrarreloj de Chorges y sus fantásticas ascensiones en Alpes, siempre al nivel de Quintana y Froome, le permiten completar un podio que hace justicia a quienes han sido los tres mejores de la carrera.

Alberto Contador: Decepción es la palabra que califica su Tour de Francia, si bien su rendimiento no es algo que se salga de la lógica, ya que es un hecho que, tras su sanción por dopaje, no es el mismo ciclista dominador en todos los terrenos de antaño. Incapaz de seguir la rueda de los mejores en las ascensiones decisivas, solo el excepcional trabajo de su escudero Kreuziger -apenas un minuto detrás de él en la general- le había permitido mantener la posición de podio hasta el penúltimo día. Solo atacó en un puerto de segunda camino de Gap, incluido el descenso donde se cayó y casi tira al líder, y en el descenso de la Sarenne, donde se quemaron él y Kreuziger para luego reventar en Alpe D´Huez. No disputará ni Vuelta ni Mundial, por lo que cierra un lamentable año con una solitaria victoria en enero, en el nada relevante Tour de San Luis argentino.

Marcel Kittel: En la lucha por los sprints, el alemán partía en un segundo plano tras las figuras de Cavendish, Greipel y Sagan. Sin embargo, Kittel termina como gran dominador con sus cuatro victorias de etapa, incluida la última en París. Su victoria en la primera etapa, que también le vistió de amarillo, en la que se vio afortunado por una caída que eliminó a los principales velocistas, fue un preludio. Posteriormente, ya batía con relativa superioridad a Cavendish y Greipel en sprints cara a cara. Sin apenas victorias de tronío hasta este Tour de Francia, Marcel Kittel entra de lleno, a sus 25 años, en la élite de la velocidad ciclista, para discutir el cada vez menos seguro dominio tiránico de Mark Cavendish.

Peter Sagan: Luces y sombras en su Tour de Francia. Apenas una victoria de etapa, que consiguió en Albi gracias al fantástico trabajo de su equipo para eliminar a los principales hombres rápidos, algo decepcionante, especialmente con el inicio favorable a sus características en Córcega. Sin embargo, se ha llevado sin ningún tipo de discusión el maillot verde de la regularidad, su gran objetivo para llegar a París. Sentenciado desde la primera semana, subió al podio final por segundo año consecutivo y amenaza con dominar de manera absoluta esta clasificación en las próximas ediciones. Por supuesto, también dejo muestras de su característico show, realizando “caballitos” con la bicicleta en las ascensiones de Mont Ventoux o Alpe D´Huez para goce y entretenimiento de los espectadores.

Bauke Mollema: Mención especial para él y su compañero de equipo Laurens Ten Dam. Los neerlandeses se mantuvieron entre los mejores durante las dos primeras semanas, con excepcionales rendimientos en Pirineos y en la contrarreloj de Mont Saint-Michel. Incluso fueron uno de los equipos que provocaron los abánicos el día de Saint-Amand-Montrond que eliminaron a Valverde. Mollema llegaba en segunda posición a los Alpes de la última semana, donde al igual que su compañero Ten Dam, se desplomó, primero en la crono de Chorges, al día siguiente en la doble ascensión a “la montaña de los holandeses”, Alpe D´Huez, cuando ya pasaron entre el gentío de la excepcional curva oranje descolgados. Finaliza en una meritoria sexta plaza.

Jan Bakelants: El belga era uno de los mejores ciclistas del mundo de su generación en edad juvenil. Sin embargo, el paso a profesionales no le sentó bien, y se convirtió en un ciclista anónimo más, sin siquiera victorias menores en su palmarés. Con 27 años, este Tour de Francia le ha servido para redimirse. Venció la etapa de Ajaccio anticipándose al pelotón, en un agónico último kilómetro en solitario con el gran grupo pisándole los talones. Ese día se vistió de amarillo, que lució como líder dos etapas hasta la crono por equipos. No contento con eso, ha sido probablemente el ciclista más combativo del Tour. Presente en escapadas como las de Albi, Lyon o Le Grand Bornard, donde terminó tercero, ofreció incluso un correcto rendimiento en alta montaña para finalizar 18º en la general. Este Tour será un punto de inflexión en su carrera.

Rui Costa: Uno de los ciclistas más destacados de la actualidad, dentro del amplio perfil de cazaetapas, confirmado en este Tour de Francia con dos victorias parciales. Las dos muy similares, dejando a ritmo a sus compañeros de fuga tras pasar desapercibido todo el día, en el último ascenso antes de meta, La Manse en Gap y Croix Fry en Le Grand Bornard, para afrontar con ventaja suficiente el descenso y vencer en solitario. Ganador también este año en Tour de Suiza por segunda vez, llevándose también dos etapas, no será el mejor gregario, como demostró en sus poco productivas ayudas a Valverde y Quintana, pero un ciclista de sus características siempre es necesario en un equipo. Combativo, inteligente, correcta punta de velocidad y buen escalador, si bien no lo suficientemente constante para una gran vuelta, sí para resolver etapas. En el probable caso de que deje Movistar, será uno de los principales ciclistas en el mercado.

Michal Kwiatkowski: Otra de las revelaciones del año en el ciclismo. El ciclista polaco de nombre impronunciable se ha destapado como uno de los más completos del pelotón. Entra en sprints reducidos, lanzador de Cavendish, gran contrarrelojista y se defiende bastante en montaña. Undécimo en su debut en el Tour, solo cayó del Top-10 en los últimos días, cuando acabó agotado en Alpes. Y es que lleva destacando desde enero en San Luis, incluyendo grandes resultados en Algarve, Tirreno, Flandes, Amstel y Flecha Valona. Habrá que ver cómo evoluciona en los próximos años. Otros debutantes destacados, amén de Quintana y Kwiatkowski han sido Andrew Talansky, décimo finalmente -también destacado en la última Vuelta- y el francés Romain Bardet, otro gran producto que, si sigue así deberá aguantar la asfixiante presión del entorno francés, que ve cómo no vence un Tour desde hace casi tres décadas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados