Resto de Europa

article title

Los detalles marcan la diferencia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Un instante, una genialidad y tu vida cambia por siempre.  Si alguien puede justificar con contundencia que los detalles marcan la diferencia ese es Antonin Panenka, autor del penalti más famoso de la historia.

Ocurrió en 1976, en la final de la Eurocopa entre Alemania y Checoslovaquia. El partido terminó con empate a dos y Panenka fue el encargado de lanzar la quinta pena máxima para su país. Uli Hoeness, instantes antes, había fallado el cuarto para Alemania, lo que le otorgaba al jugador checo la presión de ser el encargado de ejecutar el penalti que podía clausurar el torneo: Panenka encaró la portería y, cuando vio que Sepp Maier se tiraba hacia un lado, decidió golpearla suavecito, con cuidado, con tacto, para introducir el balón en un estilo de vaselina por el medio de la portería. Si no se hubiese atrevido, hoy nadie se acordaría de él; esa valentía, aún a sabiendas de que estaba expuesto al fracaso y, por tanto, al ridículo, es lo que le catapultó al éxito.

Pese a la genialidad, Panenka confesó que no se lo inventó al momento, sino que llevaba 2 años preparando este tipo de lanzamiento. “Pensaba que si lo tiraba justo por el centro y con una suave parábola marcaría seguro. Porque si golpeas con fuerza siempre hay una posibilidad de que el portero la pare gracias a sus reflejos”, explicó. Además, recuerda que muchos de sus compañeros le  “pidieron que no pateara el penal así”, pero que el entrenador le dijo “‘Mira, haz lo que tu creas. Depende de ti’. No estaba seguro de marcar al cien por cien. Estaba seguro al mil por ciento”.

De su carrera, en cambio, poco a destacar. Jugó en Checoslovaquia (Bohemians 1905, desde 1967 a 1981) y en Austria (en diversos equipos, desde 1981 hasta 1993), lugar, este último, en el que ganó dos Ligas y una Copa.  Actualmente, Panenka es presidente del Bohemians, equipo de su ciudad natal que compite en la segunda división checa, y uno de los personajes más emblemáticos del panorama futbolístico mundial. Tanto es así que él y su historia dan nombre a una de las mejores publicaciones periodísticas en España: la revista Panenka, que relaciona fútbol con cultura.

Panenka no es un jugador cualquiera, pero podría haberlo sido. Como decía al inicio, una genialidad en el momento adecuado puede transformarte la vida para siempre.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados