article title

Los derbis sevillanos son noches para Reyes

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Christian DÍEZ – Cuando quiere, puede. Esa es una de las frases más repetidas cuando se habla de José Antonio Reyes. A sus 30 años, la madurez se resiste a apoderarse del utrerano, que en un derbi más volvió a ser uno de los grandes protagonistas de la noche sevillana. Protagonismo que Reyes compartió con un recién llegado, Carlos Bacca, quien tardó solamente dos minutos en comprender que es marcar un gol en un derbi. Gol que dibujó Reyes, quién si no.

El guadianesco Reyes sacó su clase a relucir. Los derbis son un día muy especial para un futbolista que ha vivido la pasión desde los dos frentes. Criado en el sentimiento bético, el tiempo ha desmontado esa pasión de niño por configurar a un hombre acunado en la idiosincrasia sevillista. Más de medio año llevaba Reyes sin lucirse, sin sacar su nombre a relucir en las estadísticas de su equipo. Este domingo, volvió a hacerse fuerte. Asistió en el primero, forzó la expulsión de Paulao que propició el segundo (M’Bia) y repartió criterio en un partido loco, con choque, al límite, como mandan los cánones de uno de los partidos más esperados en el calendario liguero español.

Exactamente Reyes no aparecía en las estadísticas sevillistas desde el pasado 12 de abril, en el último derbi, en el disputado en el Benito Villamarín. Por aquel entonces el utrerano regaló dos asistencias de gol, una a Rakitic y otra a Negredo. Su figura se erigía en protagonista, como ya había sucedido en el partido de la primera vuelta de la temporada pasada, cuando tardó trece segundos en abrir el marcador. Entonces anotó dos goles y regaló otro a Fazio. Salió a hombros por la puerta grande del Ramón Sánchez Pizjuán. Su figura relucía cuando menos se le esperaba, como ha sucedido un año y una semana después.

El público en pie le despedía al filo del minuto 70. Reyes había vuelto a sentirse importante, como hacía tiempo que no sucedía. El runrún generado por su lesión, se transformó en cerca de 45.000 personas aplaudiendo a su figura, la misma que ha participado de forma directa o indirecta en seis de los últimos doce tantos sevillistas a su eterno rival, el Real Betis (cuatro asistencias y dos goles).

El otro gran protagonista fue Carlos Bacca. El colombiano avisaba esta semana de sus ganas de derbi, de vivir la pasión sevillana, y de qué forma lo vivió. Marcó el primero, a sangre fría, y dibujó de una forma sublime el tercero, el de Vitolo. Su estrella luce ya en el Sánchez Pizjuán, siendo el cuarto futbolista que juega en España que esta temporada consigue marcar diez tantos, cifras solo superada por tres monstruos, Cristiano, Messi y Diego Costa.

La estocada la puso Iborra en los minutos finales con un gran remate de cabeza a saque de corner. Puntilla que deja muy tocado al Real Betis en la cola de la clasificación liguera, consiguiendo un solo punto de los últimos 18 posibles. Pepe Mel y sus chicos viven en el alambre. Una situación que puede tener sus consecuencias.

[Sigue la actualidad de la Liga BBVA en @LigaSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados