Ciclismo

article title

Los abánicos asustan a Froome y eliminan a Valverde

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique Julián Gómez – Una etapa completamente llana y sin dificultades, de esas que en la que el aficionado eventual del Tour de Francia suele quedarse dormido, ha dado pie a ver uno de los mejores días de ciclismo puro de los últimos años. El efecto del viento en las interminables carreteras que cruzan en diagonal la Francia profunda, y la actitud valiente de equipos y ciclistas, ha permitido que los equipos muestren sus fortalezas, debilidades, eliminar a uno de los “gallos” y darle un gran susto al líder de la carrera.

Por orden. A falta de 115km de meta, con la etapa ya establecida bajo la clásica formación de escapada sin opciones con el pelotón controlando detrás, Omega Pharma Quick Step, equipo del hasta ahora poco afortunado sprinter Cavendish, y Belkin, equipo de Mollema y Ten Dam, actualmente rondando las posiciones de podio, iniciaban las hostilidades aprovechando el viento. El grupo se desmembró en varios cortes, en principio sin importancia para la general, donde se quedaban el triple ganador de etapa Kittel, y corredores sin opciones como Pinot, Cunego, Voeckler o Hesjedal.

Nada de importancia capital hasta que en el avituallamiento, Alejandro Valverde pinchaba, y el tiempo que tardó en cambiar la rueda y ponerse de nuevo en marcha, pese a la ayuda de sus compañeros, fue ya insalvable. Belkin se vio ante la gran oportunidad de eliminar a un rival y lo aprovechó a la perfección. El viento haría el resto. El ciclista murciano perdió cerca de 10 minutos en meta, al igual que su compañero Rui Costa, que ocupaba la novena posición hasta hoy. Solo el genial colombiano Nairo Quintana, que ahora se convierte en el líder del equipo Movistar, fue reservado en el grupo cabecero, evitando tal pérdida. Valverde hace gala de su historial, y de nuevo un mal día le hace perder las grandes opciones que tenía, por fin, de brillar en el Tour de Francia.

Desde fuera, parecía extraño que el Saxo Bank de Alberto Contador no colaborara en la eliminación de Alejandro Valverde. Pero su momento  de gloria estratégica llegaría más tarde. A falta de 30km a meta, el conjunto danés aumentaba el ritmo, desmembrando a su vez el grupo delantero. Alberto Contador con hasta cinco compañeros, incluido Kreuziger, los dos holandeses Mollema y Ten Dam, además de Cavendish con sus compañeros Chavanel y Terpstra, Sagan junto a Bodnar y Fuglsang entraban en el corte. El líder Chris Froome quedaba descolgado con la sola y poco útil compañía de Stannard y el debilitado por las caídas Geraint Thomas. Movimiento táctico perfecto del equipo de Contador, que al igual que Mollema, recorta algo más de un minuto a Chris Froome. Mientras, Mark Cavendish se imponía con suma facilidad a Sagan en el sprint.

Algo difícilmente pronosticable antes del Tour, que se vislumbró en Córcega, se confirmó en Pirineos y se ha demostrado hoy. La gran debilidad de Chris Froome es su equipo. Quedan cinco etapas de  montaña en línea y una contrarreloj. Froome ha demostrado hasta ahora que en el cuerpo a cuerpo es con diferencia el más fuerte. Mollema continúa a 2:28 y Contador a 2:45 del líder inglés, distancias todavía demasiado grandes ante el poderío en solitario que ha demostrado hasta ahora Froome. Sin embargo, con la valiente actitud de sus rivales y la fortaleza de sus equipos, el camino de Froome hacia la victoria no va a ser tan plácido como se podía prever.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados