article title

Los 25 mejores fichajes veraniegos en la Serie A

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Carlos MATEOS – Otro año más, los equipos han hecho caso omiso de la crisis económica global y se han lanzado con avaricia al mercado futbolístico en busca de jugadores buenos, bonitos y no siempre baratos. Operaciones más o menos acertadas que dan oxígeno al deporte rey y entretienen a los aficionados mientras lloran, debajo de la sombrilla, por la falta de goles. En este texto se recopilan, de forma subjetiva, los mejores veinticinco fichajes de la Serie A. Por supuesto hay espacio para la discrepancia y la discusión. Solo aclarar que en ella no aparecen aquellos jugadores que regresan tras cesión a su club de origen al considerarse que ya pertenecían al mismo.

25. Panagiotis Koné (Udinese): Uno de los futbolistas más destacados del combinado heleno en el pasado Mundial de Brasil. Conocedor del país, donde lleva jugando ya varias temporadas, llega ahora al Udinese para seguir mostrando esos innumerables recursos que le convierten en un jugador tan espectacular como imprevisible.

24. Filip Djordjevic (Lazio): Solo su compromiso con el Nantes, a donde llegó muy joven procedente del Estrella Roja, explicaba que este delantero siguiera haciendo goles en la categoría de plata del fútbol galo. Sobrado en ese campeonato, da ahora ahora un salto de calidad aprovechando que quedaba libre.

23. Sime Vrsaljko (Sassuolo): Su polivalencia en banda derecha es un activo importante. También sus veintidós años de edad y el hecho de que ya haya tenido minutos en una Copa del Mundo con la camiseta de su Croacia natal. Lo que le falta es continuidad, algo que no consiguió en Génova debido a una lesión que le tuvo fuera casi todo el tramo inicial de la primera vuelta. En el Sassuolo debería encontrar lo que busca.

22. Davide Astori (Roma): El descenso del Cagliari y el interés del Roma sirvieron para cerrar la cesión del espigado internacional italiano a cambio de dos millones de euros. Si el central sale bueno, algo que se da por sentado toda vez que parece tener el puesto asegurado, el equipo de la capital podrá quedárselo por solo cinco millones más. Operación redonda.

21. Kalidou Koulibaly (Nápoles): A sus 23 años, es innegable que aún le quedan aspectos por mejorar como el desplazamiento de balón en largo. Eso sí, ya se aprecian destellos de lo que puede ser un gran central. Solvente por arriba, rápido para su estatura, inteligente leyendo los pases del contrario y fuerte; necesita tiempo y aclimatación.

20. Ciprian Tatarusanu (Fiorentina): Ha empezado en el banquillo y eso le relega a este vigésimo puesto, pero es difícil dudar de su valía. Casi dos metros de guardameta que empequeñecían, con sus intervenciones, al resto de arqueros de la liga rumana. Al quedarse libre, sonó para varios clubes nivel medio-alto europeo. Se decidió por la Fiorentina y deberá trabajar duro para contar con minutos.

19. Ashley Cole (Roma): Hace tiempo que el lateral izquierdo inglés dejó de estar a su mejor nivel pero no fue hasta el año pasado cuando comenzó a frecuentar el banquillo. Rudi García, que ya recuperó el pasado curso para la causa al brasileño Maicon, espera conseguir lo mismo en el costado opuesto.

18. Maxime Lestienne (Genoa): Algún día será necesario realizar un estudio para explicar por qué Bélgica ha dado tantísimos buenos jugadores en tan poco tiempo. Uno de ellos, que pasa casi desapercibido entre los halagos generalizados, es Lestienne. En una operación extraña, el Al Arabi le adquirió para prestárselo al Génova. Una buena noticia para los amantes del deporte rey, que podremos disfrutarle en una gran liga.

17. José Holebas (Roma): La explosión de este lateral zurdo, nacido en Alemania de padre griego y madre uruguaya, ha resultado más bien tardía. Pero ha sido tan notoria que era lo lógico es que acabara en un equipo de mayor entidad que el sorprendente Olympiakos. Todo se cerró en la agonía de la ventana de traspasos, pero también vale. Ahora deberá poner de su parte para sentar a Ashley Cole.

16. Alejandro 'Papu' Gómez (Atalanta): Es probable que el argentino aún siga lamentando su traspaso frustrado al Atlético de Madrid. De hecho debió ser bastante desesperante para él ver a los rojiblancos jugando en Lisboa la final de la Liga de Campeones mientras, a golpe de mando a distancia, la violencia se desataba en el país donde había decidido desarrollar su trabajo. Huido de Ucrania por razones obvias, vuelve a Italia un año después para cambiar el Catania por el Atalanta.

15. Stefan de Vrij (Lazio): Defensor de buenas maneras que ha crecido notablemente durante el Mundial a las órdenes de Louis Van Gaal. Por eso le entró por los ojos a varios clubes, entre ellos al romano. Sus veintidós años fueron el factor decisivo para dejar en las arcas del Feyenoord ocho millones y medio de euros.

14. José María Basanta (Fiorentina): Cuando parecía que nunca llegaríamos a ver al central argentino en una liga europea, se obró el milagro. Vinculado desde hace tiempo a varias entidades del Viejo Continente, pasaban las campañas y seguía desarrollando su actividad en México. Allí ha dejado sus mejores años pero al menos importará experiencia y carácter a la zaga viola.

13. Giacomo Bonaventura (Milan): Hasta este verano se trataba de un hombre del club. No un 'one club man' al uso, porque tuvo que irse cedido a un par de equipos antes de triunfar en el Atalanta, pero sí un jugador cultivado en Bérgamo hasta el triunfo. Con sus mejores servicios ya prestados a la entidad, hasta el punto que de su mano se llegó a pensar en Europa hace unos meses, deberá dar un salto individual que facilite el progreso de un maltrecho colectivo.

12. Michu (Nápoles): Las lesiones le hicieron pasar del todo a la nada en el Swansea, de sonar para los grandes de la Premier a sufrir tediosas jornadas en la grada viendo con impotencia cómo jugaban sus compañeros. Por ello sale cedido aunque, dada su calidad, en el fondo sea una incursión hacia adelante. Tendrá una dura competencia y deberá demostrar que no ha perdido esas virtudes que llamaron la atención en uno de los campeonatos más potentes del mundo.

11. Marco Van Ginkel (Milan): Una rotura de ligamentos siempre es inoportuna pero la que sufrió el mediocentro holandés lo fue aún más. Esas ilusiones que habían florecido tras confirmarse su fichaje por el Chelsea se desvanecieron en el acto, De luchar por tener minutos pasó a pelear contra el reloj para volver cuanto antes. Cuando todo terminó, ya era tarde. Este año ha perdido el tren de Londres pero el desvío le lleva a otra estación de prestigio donde hará escala rumbo al éxito.

10. Patrice Evra (Juventus): La mala temporada del Manchester United obligaba a cortar cabezas y la del francés fue una de ellas. Para recogerla estaba ni más ni menos que la Juventus. El equipo de Turín ha hecho caso omiso a la edad y a esa teoría que dice que los futbolistas decaen con el tiempo. A ojos de ellos, y de bastante más gente, el lateral galo sigue siendo útil y aún no conoce el ocaso. Dotado de un gran carácter y tremendamente competitivo, aún tiene gasolina.

9. Marco Parolo (Lazio): Centrocampista con grandes virtudes y pocos defectos, su estado de ánimo servía de metrónomo para el juego del Parma. Si tenía el día bueno, todos salían ganando. Si no, el equipo se resentía. Ese detalle explica su gran importancia para el colectivo y lo que pretende la Lazio de él. Si cumple con la responsabilidad, acabará saliendo barato.

8. Micah Richards (Fiorentina): Antes de que el Manchester City fuera el patio de recreo de un árabe rico, el ya estaba allí. Y ahí ha seguido hasta que se le ha agotado la paciencia, desesperado por buscar un reconocimiento que nunca terminaba de llegar. Dotado de un físico privilegiado, su aterrizaje en Florencia es tan extraño como acertado.

7. Nemanja Vidic (Inter): Cómo pasa el tiempo. Casi sin darnos cuenta, aquél central serbio jovencito y con buenas maneras que firmó el United se ha convertido en un veterano de treinta y dos años que poco pintaba ya en Old Trafford. El Inter le ha fichado gratis y si demuestra la mitad de lo que transmitía en su época gloriosa, resultará suficiente para que sea recordado con anhelo.

6. Gary Medel (Inter): Su actuación con Chile en la Copa del Mundo le recuperó a ojos de la opinión pública después de que se hablara poco de él durante la temporada que acabó con el descenso Cardiff. Ese imprevisto es precisamente el que le ha permitido viajar hasta Italia y firmar por un Inter al que le vendrá muy bien la garra que le caracteriza sobre el césped.

5. Diego López (Milan): Para el guardameta español, fichar por el Milán probablemente sea lo que más se asemeje al paraíso. Cierto que en el Real Madrid tenía su casa y que sólo él sabe cuánto tuvo que esforzarse para volver, pero lo que pierde en ambición lo va a ganar en tranquilidad. Demostrado que podía ser el portero titular en el conjunto blanco, esa condición debería acompañarle en su nuevo destino. Allí, encima, no tendrá que estar sometido día sí y día también las críticas y alabanzas procedentes de sus detractores o partidarios, que de todo tenía.

4. Konstantinos Manolas (Roma): Algo más que un nombre simpático para los hispanohablantes. La inesperada lesión de Javi Martínez en el Bayern de Múnich trajo consigo un efecto mariposa que llevó a Xabi Alonso y Benatia al conjunto bávaro y a este central griego a la Roma en sustitución del marroquí. Porvenir garantizado, excelentes condiciones y sitio fijo en un Olympiakos que sorprendió a Europa son sus credenciales. Será importante.

3. Fernando Torres (Milan): El delantero español llega a un nuevo país tras ir perdiendo peso específico en la Premier. Su traspaso al Chelsea se convirtió en el más caro en la historia de los mercados invernales. En Londres no ha podido justificar al cien por cien esa inversión ni ganarse la confianza del siempre complicado Jose Mourinho. Llevará al Milán lo que necesita la entidad, hambre y ganas de seguir reivindicándose. Un puesto en la selección está en juego.

2. Álvaro Morata (Juventus): Quedar por delante de Torres en esta lista es cuestión de matices. El principal, quizás, la edad. Morata, máximo goleador en la historia de la sub-21 española, tiene un gran futuro por delante. Los éxitos a nivel internacional, por contra, no le han permitido afianzarse en el Real Madrid ni meter la cabeza en el coto privado de Karim Benzema. En su nueva andadura, intentará demostrar lo que vale y deshacerse de los corsés para volver algún día al Bernabéu.

1. Juan Iturbe (Roma): Con los movimientos del Oporto suele suceder lo mismo que con nuestra película favorita, los hemos visto cientos de veces pero nunca dejan de sorprendernos. Después de pagar en su día a Quilmes una cifra baja por su adquisición y de no llegar a los trescientos minutos jugados con la primera plantilla lusa, han sido capaces de venderle por quince millones de euros al Hellas Verona. Estos, a su vez, han optado por traspasarle a cambio de veintidós a la Roma. ¿Los vale? Probablemente. En un mundo del fútbol donde se exige triunfar aquí y ahora, se nos olvida que Iturbe apenas tiene 21 años. Pese a ello ya ha demostrado que es capaz de grandes cosas en la Serie A. Su venta a un grande no es sino la evolución natural.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados