Se habla de:

Fichajes

article title

Los 25 mejores fichajes veraniegos en el resto de Europa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Otro año más, los equipos han hecho caso omiso de la crisis económica global y se han lanzado con avaricia al mercado futbolístico en busca de jugadores buenos, bonitos y no siempre baratos. Operaciones más o menos acertadas que dan oxígeno al deporte rey y entretienen a los aficionados mientras lloran, debajo de la sombrilla, por la falta de goles. En este texto se recopilan, de forma subjetiva, los mejores veinticinco fichajes de otras ligas europeas (Rusia, Portugal, Turquía, Bélgica, Grecia, Escocia, Holanda). Por supuesto hay espacio para la discrepancia y la discusión. Solo aclarar que en ella no aparecen aquellos jugadores que regresan tras cesión a su club de origen al considerarse que ya pertenecían al mismo.

25. John Guidetti (Celtic): Desde que sorprendiera en el Feyenoord, cerca de un par de temporadas se ha pasado en barbecho el delantero sueco. Entre las lesiones de gravedad y la falta de oportunidades en el Manchester City y el Stoke, muchos temen que su talento se haya apagado y ya no vuelva a ser el mismo. Se enfundará la camiseta del Celtic para llevar la contraria a los que no creen.

24. Ibrahim Afelay (Olympiakos): Difícil evaluar su paso por el Barcelona en la medida en que ha estado mucho más tiempo en la enfermería que entrenándose. Tampoco se pueden sacar muchas conclusiones de su préstamo al Schalke 04, donde se perdió la mitad de la campaña también por problemas físicos. La idea es que en Atenas todo quede atrás y pueda empezar de cero hasta alcanzar el nivel que le hizo despuntar en el PSV.

23. Jérémy Perbet (Istambul Basaksehir): Puede que deportivamente nunca se valorara demasiado en Villarreal el rendimiento de un delantero que, por contra, se ganó con sus goles y su trabajo el cariño de la afición. Llegó para dar un empujón al equipo hacia Primera y, ya en la máxima categoría, cumplió cuando le dejaban. Se marcha a Turquía con veintidós tantos en cuarenta y siete partidos, una cifra más que interesante.

22. Luuk de Jong (PSV): El atacante holandés parecía llamado a comerse el mundo cuando explotó con la camiseta del Twente en la 2011-2012. Desde entonces lucha por demostrar que aquello no fue un efecto gaseosa. Sin suerte en el Möenchengladbach ni en el Newcastle, de momento su etapa en Eindhoven ha empezado de manera muy prometedora.

21. Óliver Torres (Porto): Pese al mimo con el que se cuida su evolución desde el Atlético de Madrid, a nadie se le escapa que el centrocampista es un elegido y quizás por eso se le ha pedido demasiado para su corta edad. La estancia en el Oporto debería venirle bien para desviar la presión y, en un vestuario donde estará bien arropado, sentirse libre para ser él mismo.

20. Steven Defour (Anderlecht): El rendimiento que ha ofrecido en el Oporto puede haber decepcionado a todos aquellos que le siguieron de cerca cuando militaba en el Standard de Lieja. Aún así, nunca ha dejado de viajar con una selección donde la competencia es atroz. Eso ilustra bastante su importancia y su cartel. Ahora vuelve a su país natal para encontrarse consigo mismo.

19. Blerim Dzemaili (Galatasaray): Todo pulmones, el suizo es uno de esos jugadores a los que les gusta vivir entre dos áreas. Sin embargo aporta algo más. Muy seguro en el pase, lo que le hace diferente al resto es su golpeo en carrera desde la media luna. Donde otros mandan el balón a las gradas, él suele encontrar portería. A buen seguro dejará algún gol para las parabólicas durante su estancia en Estambul.

18. José Sosa (Besiktas): Cuando Simeone pidió que se lo trajeran en invierno tenía bien claro lo que buscaba, un futbolista con un guante en el pie a cuyos centros pudieran darle lustre los excelentes rematadores del conjunto rojiblanco. Sosa fue habitualmente reserva, pero cumplió de forma sobresaliente con la labor de especialista que le había sido encomendada. Ahora llega cedido a Turquía huyendo de la crisis ucraniana.

17. Goran Pandev (Galatasaray): Después de toda una vida rindiendo a óptimo nivel en Italia, país donde ha dejado más de trescientos partidos a sus espaldas, el macedonio ha optado por bajar el pistón y concederse un pequeño lujo en su carrera de trabajador abnegado. Llega a Turquía sin nada que demostrar pero con la ambición que siempre le ha hecho salir adelante.

16. Roman Shirokov (Spartak de Moscú): El destino ha sido cruel con el centrocampista ruso. Tras marcar el tanto que dio la clasificación para el Mundial a su selección, sufrió una lesión en el tendón de Aquiles que le dejó fuera de la cita. Aún sigue recuperándose y la esperanza es que en pocos meses pueda estar de vuelta. Eso sí, cómo retornará a la actividad a sus treinta y tres años es una incógnita.

15. Stefan Scepovic (Celtic): En Gijón, ciudad de grandes delanteros, el serbio no ha pasado desapercibido. Ha sido un idilio breve que terminó con muchos goles cantados por las gargantas de El Molinón pero sin el ansiado ascenso. Ahora se marcha a Escocia para sacar de la crisis a un grande en horas bajas.

14. Adrián López (Porto): Atacante de excelentes condiciones que todavía no parece haber alcanzado su pico máximo de rendimiento. La competencia en el Atlético le relegó a un segundo plano y allí, oculto entre las sombras del banquillo, ha ido apagándose su luz. Se pone ahora en manos de Lopetegui, un técnico que le conoce muy bien y que puede sacar de él todo lo que tiene.

13. Óscar Cardozo (Trabzonspor): Será difícil acostumbrarse a una Primeira Liga sin Cardozo, punta paraguayo que desde las alturas ha marcado goles de todos los modos imaginables para regocijo de la afición del Benfica. Más de ciento cincuenta deja atrás, los que le convierten en el mayor anotador extranjero de la historia del club. Su única cuenta pendiente, tener que doblar la rodilla ante la maldición de  Béla Guttman.

12. Andreas Samaris (Benfica): Uno de los grandes descubrimientos del fútbol heleno durante el último curso. Cedido por el Olympiakos en el Panionios, Míchel decidió empezar a contar con él tras la salida de Fejsa al Benfica. Apareció para quedarse, creció y ahora en Lisboa se frotan las manos al importar a un centrocampista capaz de puntuar con notable en casi todas las facetas del juego que se le exigen a alguien de su puesto.

11. Nani (Sporting de Portugal): Siete años después, el extremo regresa al lugar del que salió. Un fichaje del gusto de los aficionados capitalinos, que sueñan con refrescar en sus retinas la imagen de aquél chico que incendiaba la banda sorteando contrarios. La operación no tiene además riesgo alguno ya que el conjunto inglés asume íntegramente su ficha.

10. Diego Ribas (Fenerbahçe): La obsesión del Atlético de Madrid con el jugador brasileño le llevó a pelear en más de una ocasión para llevarle al Manzanares. La última, el pasado invierno. No rindió cómo se esperaba pero su gol al Barcelona en Champions sirvió para pagar con creces tanta obstinación. Ahora firma libre por el conjunto turco con la satisfacción de haber contribuido en pequeña medida a la histórica campaña del equipo que tanto le quiso.

9. Vincent Aboubakar (Porto): Le ha bastado una temporada a pleno rendimiento en el Lorient para emular los registros totales que había conseguido durante su etapa anterior en el Valenciennes. Y lo ha hecho en la Ligue 1 con veintidós años. El punta camerunés parece haber madurado y eso se ha notado en su juego. Perdona poco, golpea fuerte y tiene recursos para inventar goles en jugadas sin aparente peligro.

8. Cristian Tello (Porto): Jugar en un equipo como el Barcelona no es fácil para nadie. Mucho menos para Tello, que cada fin de semana se veía obligado a competir por el puesto con algunos de los mejores futbolistas del mundo aceptando al mismo tiempo un rol de gregario. Dentro de él hay un diamante por pulir pero hace falta paciencia. Un año en Portugal le hará mucho bien.

7. Quincy Promes (Spartak de Moscú): Su ascenso, con una breve parada en el Go Ahead Eagles para foguearse, ha sido meteórico desde que empezara a destacar en la cantera del Twente. Al final, ya en el primer equipo, se convirtió en una de las sorpresas más gratas en la última edición de la Eredivisie. Está por ver cómo se acopla a un campeonato tan complicado como el ruso después de que el Spartak haya tirado la casa por la ventana.

6. Konstantinos Mitroglou (Olympiakos): Se marchó al Fulham en invierno como uno de los delanteros más interesantes entre los que eran susceptibles de ser adquiridos. Las lesiones hicieron que solo disputara tres partidos con el primer equipo, todos ellos fuera de casa. Nadie, pues, le ha visto correr por Craven Cottage. Aún así se ha salvado del problema que supone jugar en la categoría de plata y ha conseguido volver a Atenas. Es un hijo pródigo cualificado que, a pesar de todo, sigue manteniendo el olfato y la pegada. Hay cosas que no se olvidan.

5. Demba Ba (Besiktas): El senegalés abandona la Premier League con cuarenta y tres goles en noventa y nueve partidos. Cifras más que dignas teniendo en cuenta el rol residual que le guardaban en el Chelsea. Su traslado a Londres le hizo más mal que bien. Tenía capacidad para seguir en Inglaterra pero ha preferido romper con todo y marcharse a Turquía para disfrutar de una experiencia diferente.

4. Bruno Martins Indi (Porto): Cambio de fichas en el conjunto portugués. Se marcha un central joven y con una enorme proyección para dar paso a otro que atesora las mismas características. Bien es cierto que a día de hoy Mangala está por encima del holandés pero este último ha crecido mucho con la experiencia que le ha dado el Mundial. Físicamente un portento aunque en ocasiones excesivamente impetuoso, si atiende a los precedentes de gran parte de aquellos que visten de blanquiazul, su valor se multiplicará por tres en un par de años.

3. Javi García (Zenit): Su paso por el Manchester City ha estado marcado por la irregularidad, alternando varias jornadas consecutivas en las que disputaba los noventa minutos con rachas de inactividad por decisión técnica. Demasiado para alguien que costó bastante dinero y al que se ha podido vender casi al mismo precio. Con un modo de juego riguroso y serio que se adapta casi a cualquier competición, no debería tener problemas para destacar en Rusia.

2. Mathieu Valbuena (Dinamo de Moscú): Jugador franquicia del Olympique de Marsella, tras el Mundial se dio por sentado que abandonaría la entidad rumbo a otro lugar. Sonó para numerosos equipos pero bien porque las negociaciones no llegaron a buen puerto o porque el futbolista tenía otras intenciones, se ha convertido en uno de los fichajes de campanillas en la competición rusa. Sus primeras jornadas allí han confirmado que se encuentra en un momento de forma espectacular.

1. Ezequiel Garay (Zenit): Que acabaría vistiendo los colores del United se pagó durante mucho tiempo uno a uno. Sin embargo las cosas no son siempre como se esperan y el tonteo que ambas partes han mantenido durante los últimos mercados no ha llegado a consumarse. Despechado, uno de los mejores centrales de Europa, pone tierra de por medio y se marcha a Rusia para alejarse del mundanal ruido y embarcarse en un interesante proyecto que sigue sumando estrellas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados