Se habla de:

Ciclismo

article title

Los 16 nombres propios del Tour de Francia 2016

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Terminó el Tour de Francia 2016 con una sensación agridulce. En París salieron premiados algunos de los mejores ciclistas durante estas tres semanas, como Froome con su tercer maillot amarillo, Peter Sagan con su quinto maillot verde y Majka con el triunfo en la montaña. Sin embargo, apenas hubo ataques entre los favoritos, la gran alternativa Quintana ni siquiera hizo acto de presencia pese a ser tercero en el podio final y solo la lucha por algunas etapas de montaña animó uno de los Tours más aburridos de los últimos años.

 

Chris Froome

Nadie le hace frente al campeón: El ciclista británico se proclamó por tercera vez campeón del Tour de Francia sin grandes dificultades. Sin estar tan dominador, tres días decentes en montaña y contrarreloj y la fantástica protección de su equipo le bastaron para superar a unos rivales que jamás le pusieron en apuros. Su valentía en el descenso del Aspin simbolizó la diferencia entre él y el resto.

 

Romain Bardet

Parece mentira, pero fue el único de los grandes favoritos, además de Chris Froome, en lanzar un ataque ‘de verdad’ durante las tres semanas de Tour. Ese único ataque le valió para ser segundo, algo que señala la escasa ambición del resto. Eso sí, fue muy bueno: en el descenso de la antepenúltima etapa camino de Saint Gervais-Mont Blanc, se escapó bajo la lluvia y, tras recibir la ayuda de su compañero Cherel, consiguió ganar y conseguir una ventaja clave en el ascenso final. Orgullo francés.

 

Nairo Quintana

El Tour del colombiano ha sido para olvidar. Criticado constantemente por su falta de ambición y excesivo conservadurismo -igual que el año pasado, cuando fue segundo-, esta vez demostró que tampoco tenía piernas, mostrando numerosos signos de debilidad en montaña, algo inaudito hasta ahora. Aun así, consiguió subirse al podio como tercer clasificado, solo por demérito de otros: el hundimiento de Bauke Mollema en los últimos días y los problemas de Adam Yates en Saint-Gervais.

 

Wout Poels

El gregario perfecto: Chris Froome no pudo tener un mejor escudero durante este Tour de Francia, tanto en los buenos días como en el único malo, camino de Saint Gervais. Fue de menos a más durante la carrera y terminó subiendo mejor que la gran mayoría de los rivales. Poels fue el último y el más destacado de los gregarios de Froome, pero el papel de Landa, Nieve, Henao, Thomas, Kiryienka, Rowe y Stannard, cada uno en su terreno, fue impecable.

 

Peter Sagan

El eslovaco sigue siendo el dueño sin discusión del maillot verde del Tour de Francia, que ha ganado por quinto año consecutivo, siempre desde su debut en la carrera. En la clasificación histórica del Tour, supera Sean Kelly y se queda a un maillot de Erick Zabel, que ganó seis entre 1996 y 2001. Además, Sagan, puro carisma sobre la bicicleta, ganó otras tres etapas, reencontrándose con el triunfo en Francia vestido de arcoíris: en el repecho de Cherburgo, en los abanicos de Montpellier y en Berna.

 

Mark Cavendish

El gran dominador de los sprints del Tour de Francia. Cuando la mayoría le daba por ‘muerto’, el hombre de Man apareció con fuerza desde el primer día, vistiendo el amarillo. Cuatro triunfos de etapa, cuatro sprints de fuerza, veteranía e inteligencia en los que se mostró superior a sus rivales y justificó la inversión realizada por su equipo Dimension Data, que también consiguió otro triunfo con Stephen Cummings. Greipel y Kittel se tuvieron que conformar con un solo triunfo.

 

Adam Yates

Ocupó la segunda posición de la general durante gran parte de la carrera, rozó el podio final en París y se llevó con merecimiento el maillot blanco de mejor joven de la carrera. El Tour de Francia de Adam Yates, que debutó el año pasado, ha sido muy completo y regular, destacando contrarreloj y manteniéndose junto a los grandes favoritos en la alta montaña todos los días salvo en el día de Saint Gervais-Mont Blanc.

 

Thomas De Gendt

A falta de ataques entre los favoritos, en las etapas de montaña la diversión vino de la mano de los mejores cazaetapas del mundo. Ciclistas valientes como Thomas De Gendt, un gusto para el espectadores por su espíritu ofensivo en carrera que le valió un gran triunfo en el ascenso a Monta Ventoux.

 

Rafal Majka

Protagonista dentro y fuera de la carrera. Su carácter libre le saca de cualquier tipo de estrategia en equipo dentro del laxo control del Tinkoff y se dedicó a hacer la guerra por su cuenta, como habitualmente hace. Por segunda vez consiguió el maillot de la montaña, protagonista de numerosas fugas, aunque esta vez no lo pudo culminar con ningún triunfo de etapa, que rondó varias veces.

 

Jarlinson Pantano

Otro de los grandes protagonistas de las fugas del Tour y uno de los preferidos entre los aficionados durante estas tres semanas. El colombiano destacó por su valentía en la montaña y especialmente por sus espectaculares bajadas. Uno de sus shows cuesta abajo en el Grand Colombier le permitió vencer brillantemente en Culoz. Otro hombre destacado en las fugas fue Ilnur Zakarin -en su caso, horrible en las bajadas-, que también consiguió ganar brillantemente una etapa en el ascenso al espectacular Finhaut Emosson.

 

Alejandro Valverde

Pese a que acudió al Tour como gregario de Nairo, demostró tener mejores piernas. Pese a su labor, terminó en sexta posición, más meritorio si cabe tras el podio en el último Giro. De lo poco salvable entre los españoles además del triunfo de Izagirre en Morzine.

 

Louis Meintjes

El joven sudafricano sigue dando grandes pasos en su carrera, en este caso hacia su consolidación entre los punteros de los grandes vueltas. Terminó su primer Tour de Francia en una meritoria octava posición que permite ilusionarse de cara al futuro. Eso sí, algo achacable también a Yates, no atacó ni un solo día, limitándose a mantenerse y sufrir a rueda de los grandes favoritos.

 

Richie Porte

Fue el único capaz de estar a la altura de Froome en la montaña cuando atacó, pero perdió sus opciones de podio con un pinchazo el segundo día -sin apoyo de su equipo- y su mala contrarreloj. Aun así, mejor que su compañero Van Garderen, que volvió a demostrar que no está a la altura del Tour

 

Tom Dumoulin

Protagonista en todos los terrenos, como ya lo fue en los últimos Giro y sobre todo Vuelta. Ganó dos etapas, la reina pirenaica en Andorra y la crono larga. También estuvo a punto de ganar la cronoescalada. La cruz, una caída que le puede hacer perderse los Juegos de Rio 2016, donde es el gran favorito contrarreloj.

 

Bauke Mollema

El bravo ciclista neerlandés sufrió la maldición que acosa a sus compatriotas últimamente. Igual que Dumoulin en la Vuelta y Kruijswijk en el Giro, perdió el podio con un hundimiento absoluto en las dos últimas etapas que le saca incluso del top-10. Muy regular, se permitió atacar y ser el mejor favorito en Mont Ventoux.

 

Thibaut Pinot

La gran esperanza francesa volvió a estrellarse en sus expectativas de su asalto al Tour el año en el que mejor parecía que llegaba a la carrera. Pese a sus mejoras en descenso y contrarreloj, desde el primer día de montaña se vislumbró el hundimiento, en ascenso al Aspin. Terminó abandonando unos días más tarde por un virus y ya se ha visto superado por Bardet, podio, en las preferencias locales por recuperar el trono que no tienen desde hace más de tres décadas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados