Se habla de:

FC Barcelona

article title

Los 10 fichajes de la vergüenza culé

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Fútbol Club Barcelona es el club más destacado del breve periodo de siglo XXI que hemos presenciado. Dos tripletes, una cantidad de títulos que cuesta hasta contar y un juego de ensueño difícilmente repetible lo avalan. Además la figura de Leo Messi, quien sin haber cumplido siquiera la treintena ya es considerado por muchos el mejor jugador de la historia.

Mas no solo de Messi vive el Barça. Andrés Iniesta y Xavi Hernández han sido el timón de la mejor selección española de la historia -que consiguió lo que nadie antes-, Neymar está llamado a ser el nuevo rey del fútbol y también Luis Suárez, Ronaldinho, Eto’o, Thierry Henry… todas grandes estrellas. Pero es la hora de sacar los trapos sucios; no todas las incorporaciones fueron acertadas, este es el TOP 10 de peores fichajes hechos por el club azulgrana.

Douglas

El curioso caso de Douglas. En las postrimerías del mercado estival del año 2014 llegó procedente del Sao Paulo por 5 millones de euros. No era excesivamente joven, no sonaba como posible refuerzo, ya había dos laterales en el primer equipo -Dani Alves y Montoya- y sus actuaciones en el Brasileirao vislumbraban un jugador mediocre. Pero se equivocaban, era peor. Apenas ha disputado tres partidos en dos años y ni está ni se le espera. ¿Lo mejor? Solo perdimos cinco millones, pensará Bartomeu.

Dmitro Chygrynskiy

El ucraniano fue una petición expresa de Guardiola y con todo lo que había logrado el de Sampedor cómo para no concedérselo. Pero se equivocó, sí, hasta Pep lo hace a veces, es humano. El Barça desembolsó 25 ‘kilos’ en busca del central que tanto necesitaba y tuvo que salir un año después por 15 de nuevo al Shaktar Donetsk, club de origen, en una operación nefasta. Algo habitual, por otro lado, en la operación central culé.

Henrique

Fichado en julio de 2008 de cara al nuevo proyecto que iniciaría Guardiola pero salió cedido al Bayer Leverkusen para ganar experiencia. La pretemporada posterior sí que la realizó con el Barcelona pero no convenció a Pep y de nuevo salió en forma de préstamo. Así continuó hasta el 2012 cuando se desvinculó totalmente del Barça para regresar a Brasil. 10 millones de euros tirados a la basura. Luego se convirtió en internacional con la canarinha y un central válido para el Nápoles.

Keirrison

Contratado en julio de 2009 como uno de los máximos goleadores del Brasileirao y una promesa por pulir. Los 14 millones que fueron a parar al Palmeiras no pudieron malgastarse de peor forma. Ni un simple amistoso, ni una pretemporada pudo disfrutar en la Ciudad Condal y las cesiones que el Barcelona le buscó no surtieron efecto. Europa no estaba hecha para Keirrison. Cuando su contrato expiró, regresó a Brasil sin coste alguno, como la mayoría de los jugadores que el Barça deja salir últimamente…

Winston Bogarde

El defensor holandés firmó por el Barcelona en 1998 procedente del Milán y salió libre al Chelsea en el año 2000. De lo malo a malo, “solo” fueron 3.7 millones de euros los que el club azulgrana perdió con esta operación. Sus poco ortodoxas entradas y el peligro que la grada del Camp Nou sentía cada vez que Bogarde entraba a un rival eran dignas de admiración. O pasaba el balón o el jugador, pero ambos no.

Philippe Christanval

El prometedor defensa francés le costó al Barça unos 17 millones de euros. Llegó en 2001 y se fue en 2003. Tenía todo un futuro esperanzador por delante pero la falta de continuidad y la plaga de lesiones que sufrió no le permitieron demostrar su calidad. Regresó a Francia, al Olympique de Marsella, en busca de esa continuidad que le dejara recuperar la confianza en sí mismo y en su cuerpo pero las lesiones no tienen compasión y solo pudo jugar 13 partidos en dos años.

Christophe Dugarry

Un campeón del mundo que pasó por Barcelona sin pena ni gloria. Lo ficharon procedente del AC Milán por 4.6 millones. Solo estuvo una temporada, la 97-98, y jugó solamente siete partidos con la elástica blaurgrana. Sería difícil destacar algún momento o alguna acción concreta pero es que apenas tuvo minutos ni siquiera para hacerlo mal. Un paso totalmente inexistente.

Emmanuel Amunike

El carisma de Amunike es difícil de olvidar. Aterrizó en Barcelona en 1996 como consecuencia de su gran Mundial y Copa de África con Nigeria. Costó aproximadamente 3 millones de euros y duró cuatro temporadas en ‘Can Barça’ pero solamente se desempeñó en 19 partidos. Sus saques de banda, un anuncio de Renault y los cánticos contra Luis Enrique utilizándole a él, poco más se puede destacar del paso de Amunike por el FC Barcelona.

Dragan Ciric

El centrocampista serbio dejó el Partizán para ser jugador del Barcelona en 1997, una época complicada en lo que a fichajes se refiere en ‘Can Barça’. Su temporada fue decepcionante, tuvo oportunidades en sus 26 partidos pero nunca cumplió con las expectativas puestas con su fichaje. Si le sirve como consuelo al aficionado blaugrana, apenas perdieron un millón de euros con su pase.

Frèdèric Dèhu

Defensa y Francia no es una combinación que haya provisto de alegrías precisamente a ninguna de las dos partes. Eric Abidal salvó los muebles de sus compatriotas y la afición culé espera que Samuel Umtiti haga lo propio. Pero el final de la década de los ’90 fue terrible y los 5.5 ´kilos´por Dèhu acabaron también en la basura. Una temporada y once encuentros después, partió rumbo al Paris Saint-Germain.

¿Quién es el peor?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados