EURO 2016

article title

Los 10 detalles de la Eurocopa 2016

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Iba a ser un verano especial por los grandes eventos deportivos que íbamos a tener ante nuestros ojos. Uno de ellos, sin duda, la Eurocopa 2016 que se disputaría en Francia. Un torneo marcado por, entre otras cosas, por el nuevo formato de la UEFA, que incluía a numerosas selecciones de nivel menor, o por debajo de las omnipresentes potencias europeas.

Un campeonato de selecciones que volvería a reunir a muchas de las grandes estrellas del fútbol en el viejo continente, y varias islas que acabarían siendo protagonistas. Críticos, románticos. Como siempre, como en todo, gente a favor, gente que ha disfrutado, y gente en contra, gente a quienes les ha parecido un torneo de nivel bajo.

Se acabó, para bien o para mal. La Eurocopa de Francia 2016 puso su fin, bajó el telón. Y tras ello, en calma, descubrimos esos detalles que van más allá de lo puramente táctico y deportivo. Hubo vida más allá de los favoritos, de los grandes goles.

 

1. Kiraly, sus 40 años y sus pantalones largos.

Ser portero de una selección menor, debutar con 40 años en un gran torneo de selecciones y vestir, contra los tópicos impuestos, pantalones largos durante los partidos. Es la romántica historia de Kiraly, el portero húngaro que se ganó a millones de aficionados en toda Europa por su historia. Además, Hungría llegó a Octavos de Final, haciendo que su historia se hiciera un poco más romántica, más bonita. Uno de los protagonistas secundarios de un torneo que le permitió encontrar un gran foco mediático, pese a su edad, pese a estar en el ocaso de su carrera. Y a todo esto, con paradas de mucho mérito, con grandes intervenciones que hicieron soñar a todo un país. El fútbol, como el amor, no tiene edad.

 

2. Islandia y el cuento de hadas vikingas.

Si ser un país pequeño, de apenas 330.000 habitantes, ya no fuera un argumento para seguirles de cerca, además, se empeñaron en escribir páginas doradas para su fútbol. Sí. Islandia fue, seguramente, la historia más bonita del torneo. Una selección menor que se clasificaba por primera vez en su historia para un torneo de grandes focos, que reunía en los estadios, en cada partido, a cerca de un 8-10% de su país, con el resto siguiendo su andadura en las diurnas rutinas que ahora están instaladas en el Norte de Europa. Un combinado sencillo, humilde, con historias preciosas, como la profesión dental de su seleccionador, que agradece de forma épica a sus aficionados después de cada partido. Muchos lo han asemejado al año del Leicester en Inglaterra. Sea como sea, han hecho historia para los suyos y se han ganado el corazón de los seguidores foráneos, que llegaron a apoyarles como si de su propio país se tratara.

 

3. Will Grigg’s on Fire. El héroe irlandés.

Si en Brasil 2014, Argentina fue protagonista por el “Decíme qué se siente”, en esta ocasión fue, sin lugar a dudas, Irlanda del Norte con el ya famoso “Will Grigg’s on Fire”. Will Grigg, delantero del Wigan, saltaba a la fama por una buena temporada, pero sobre todo por un cántico nacido de la nada, por un aficionado en su casa, quien al principio fue considerado de friki, pero que semanas después se ha convertido en el “autor” de una de las canciones míticas del torneo. Allá donde estuvieran los norirlandeses, allí estaba esa pegadiza melodía con el ambiente británico presente. Y lo mejor de todo, el delantero, Will Grigg, no pudo estar on fire con su selección, ya que no disputó ni un sólo minuto en la Eurocopa 2016. Sin embargo, entró en la historia por convertirse en la canción viral del torneo. Tras caer eliminados, fue recibido como un héroe y el cántico rugió más que nunca.

 

4. Gareth Bale, Gales y el orgullo británico.

El nuevo formato UEFA abrió la puerta, entre otras selecciones, a Gales. Un combinado nacional liderado por Gareth Bale que se consagró, finalmente, como una de las revelaciones y como la mejor selección de las Islas Británicas. La estrella del Real Madrid tiró del carro, como hizo en la Fase de Clasificación y, más allá de la sorpresa de superar la Fase de Grupos por delante de sus vecinos ingleses

 

5. Antonio Conte y el fútbol italiano, premiados a nivel continental.

Históricamente, el fútbol italiano ha convivido entre los grandes, entre las potencias. Temidos por la gran mayoría por su eficiencia, criticados por un gran porcentaje por sus cuestionados métodos para conseguir resultados. Lo cierto es que el calcio vive etiquetado al término catenaccio casi de por vida, pero Francia les guardaba una sorpresa. Conte y sus jugadores firmaron un gran torneo, cayendo en Cuartos de Final ante Alemania en un gran duelo de potencias, pero sus métodos firmaron una ovación continental casi inesperada. Con un estilo no del todo ofensivo, pero eficiente. Con unos métodos no del todo artísticos según los canones de belleza, pero que acabaron enamorando. Es cierto. Italia, pese a no ganar, se ganó a miles de aficionados por dar un paso adelante. Su línea de tres atrás con dos laterales, pese a ser concretamente cinco defensas, convirtieron a Italia en un equipo sólido, serio, eficiente, regular, que acabó por quitar una máscara con la que llegan año tras año los transalpinos. Muchos quieren ver ahora los métodos de Conte en su nueva etapa con el Chelsea.

 

6. Suiza, los agarrones y las múltiples camisetas rotas.

Una de las anécdotas más surrealistas. En medio de un mundo del fútbol de negocio absoluto, donde se llegan a pagar 130 euros por una camiseta, Suiza protagonizaría uno de los momentos más inesperados durante su partido contra Francia, la anfitriona, cuando hasta cuatro camisetas acabaron desgarradas, rotas, sin motivos aparentes más allá de un agarrón. Una situación que inundó las redes, que provocó alguna broma incluso de jugadores, como Shaqiri, quien aseguró que “ojalá no hagan condones”, provocando incluso que la marca Puma hiciera un comunicado oficial sobre la situación. Al parecer, se trataba de un pack de camisetas defectuosas, pero la anécdota fue una de las cosas más surrealistas vistas en el torneo.

 

7. La violencia llegó, desde dentro.

Iba a ser la Eurocopa de la seguridad, la de los casi cien mil miembros de seguridad ante una alarma terrorista que había hecho atemorizar al mundo entero y que, en consecuencia, iba a amurallar el campeonato para evitar tragedias. Bueno, se olvidaron de los que no son terroristas y sí deciden que, por gusto, deben atemorizar a personas. Sí, así fue. Por suerte, se controló toda la situación respecto a ataques terroristas, pero las primeras jornadas de la Eurocopa 2016 fueron caóticas, con aficionados rusos e ingleses, sobre todo, como grandes protagonistas. Luego, también aparecieron los croatas. Una Eurocopa que iba a ser la más segura de la Historia acogiendo a gente sin escrúpulos, capaces de pegarse, destrozar pequeños comercios a su paso y desatando el pánico. Sí, ellos ganaron. Pese a toda la seguridad, ocurrió. Por suerte para esta situación, Rusia cayó eliminada en la Fase de Grupos y, parece, con ellos se marcharon los tintes violentos del comienzo. Pero no, no fue el torneo más seguro jamás visto, lamentablemente.

 

8. Perisic y sus peinados patriotas.

Paul Pogba tuvo competencia. Sí, el centrocampista francés siguió luciendo su interminable historial de peinados, pero desde la selección croata tuvo un duro competidor. Perisic, protagonista del dardo envenenado que marcó el destino de España en el torneo, ofreció varios looks y peinados de lo más curiosos, por catalogarlos suavemente. El jugador del Inter de Milán sorprendía, primero, a todos los presentes cuando decidió tintarse en el pelo el mapa de Croacia y el dorsal que lucía en el campeonato, para días después sorprender a todos tintándose la bandera croata en la cabeza. Sí, curioso y foco de miradas, pero ¿bonito? Para gustos los colores. Por suerte para los suyos, sus titulares estéticos fueron acompañados, además, de goles importantes.

 

9. Las polillas, invitadas sorpresa en la Final.

Era la gran cita. El Stade de France recibía a Francia y Portugal en la gran Final, pero nadie esperaba tener a unos invitados sorpresa que, quizás por el calor, se convirtieron en protagonistas durante la previa y algunos tramos del encuentro. Una gran cantidad de polillas hicieron acto de presencia sobre el césped, sobre la publicidad del estadio e incluso encima de los protagonistas, que se lo digan a Cristiano quien, mientras no podía reprimir sus lágrimas tras lesionarse, vio cómo una polilla se le colocaba sobre el rostro.


 

10. Nainngolan y las habitaciones para fumadores.

Fue una simple anécdota que llamó la atención del torneo. Sí, vivimos en una época en la que el fútbol está lleno de deportistas de primer nivel, preparados como pocos para el rendimiento al máximo escalón futbolístico, con vidas supuestamente saludables, pero Nainngolan parece que quiere vivir a su ritmo. Es por ello que saltó la noticia, confirmada por el propio seleccionador belga, Wilmots, de que el futbolista de la Roma tuvo durante la concentración una habitación para fumadores para que pudiese fumarse sus pitillos diarios. Sin ningún problema, sinceros, e incluso con algún vídeo de Snapchat en el que aparecería junto a un paquete de tabaco. Sí, Nainngolan no ha matado a nadie (que sepamos), pero llamó la atención que un futbolista de primer nivel, en un torneo de primerísimo escalafón europeo, fume, y además su seleccionador se lo permitiese.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados