Se habla de:

Fútbol inglés

article title

Londres, ciudad de fútbol

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Londres ha sido la ciudad más visitada en el año 2015. Un estudio realizado por la empresa MasterCard así lo demuestra, más de 18 millones de personas disfrutaron de tan bellos pasajes. Otras investigaciones, sin embargo, difieren en cuanto a la validez de dicha cifra; según Euromonitor International sería el cuarto destino más visitado y el primero en Europa. Fuente de cultura, historia, belleza. Rebosante de barrios donde se respira fútbol. Equipos para toda clase social y personalidad. Una ciudad influyente a nivel mundial que, entre otras muchas cosas, es eso; fútbol.

En el radio de la ciudad de Londres cohabitan, nada más y nada menos, que 14 equipos entre las cuatro máximas categorías del fútbol inglés. Chelsea, Arsenal, Tottenham, West Ham y Crystal Palace, lo hacen en la Premier League. Fulham, QPR, Brentford y Charlton Athletic en la Championship (2ª división). El Millwall, recién descendido a League One (3ª división) y AFC Wimbledon, Dagenham and Redbridge, Leyton Orient y Barnet en League Two (4ª división). Un conglomerado de hinchadas, estilos y rivalidades que convergen desde hace décadas. Incluso siglos.

El club más poderoso de la urbe, aunque no así el más laureado en cuanto a títulos se refiere, es el Chelsea FC. Situado en el sofisticado barrio de Chelsea, en el oeste de Londres, ha mantenido un enfrentamiento con otros equipos occidentales como el Fulham y el QPR. Una rivalidad venida a menos con el paso de los años. El Chelsea se ha ido haciendo poderoso mientras que el Fulham, por cierto, club profesional más antiguo de Londres fundado en 1879, y el QPR han conservado su situación de equipos modestos. Tanto que, en esta temporada 15-16, ambos militan en segunda.

 

El derbi por excelencia es el del norte de Londres: Arsenal-Tottenham. Rivalidad antiquísima, desde que Highbury se convirtiese en la sede del Arsenal FC a principios de siglo XX. El Arsenal es el club más exitoso de Londres aunque el Chelsea está pugnando por la hegemonía en los últimos años. Desde que dejase Highbury el Arsenal no es el mismo. El Tottenham Hotspur también es un club histórico. Fue el primer club inglés en ganar un título europeo, aunque en la actualidad tampoco pasa por su mejor momento y está fuera de la lucha por los campeonatos. The North-London derbis siempre son partidos de alta tensión.

En la parte sur de Londres enamora el juego que realiza el Crystal Palace, una de las revelaciones de la Premier. Si rival histórico es el Charlton Athletic, actualmente en segunda, por lo que los derbis brillan por su ausencia. Ambos equipos pugnaron con el Wimbledon, hasta que se trasladó, e incluso compartieron el coqueto estadio de Selhurst Park los tres combinados. Ahora, la cancha ya es propiedad del Crystal Palace. El sur (sureste, técnicamente) de Londres pertenece a “las águilas”.

 

El derbi más conflictivo y peligroso siempre ha sido el del este de Londres: West Ham-Millwall. El West Ham se ha asentado en la Premier League en los últimos años mientras que el Millwall ha permanecido a la sombra en segunda, e incluso ha descendido a tercera división la pasada campaña. Aunque su cruce es cada vez menos habitual, el odio que se procesan ambas aficiones no cesa y los altercados, por desgracia, tampoco. (Para entenderlo ver película: Hooligans).

Los éxitos recientes del Chelsea, en el siglo XXI, han favorecido la proliferación de una rivalidad entre blues y Arsenal por ver qué equipo es el más potente de la capital británica. El Gran Derbi de Londres es como se conoce. Aunque, si bien es verdad, no son enemigos históricos y no se puede comparar a los derbis surgidos décadas atrás. Cuántas tardes de lluvia en Londres, cuántas para pasar en familia y disfrutar del espectáculo como solo ellos saben; con respeto y solidaridad, siempre pensando en el aficionado, en fin, cuántas tardes de fútbol en Londres, y por suerte, las que nos quedan.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados