Tenis

article title

Lleyton Hewitt, el último guerrero

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El australiano Lleyton Hewitt se ha despedido del tenis profesional a nivel individual perdiendo en segunda ronda del Open de Australia ante David Ferrer. El de Adelaida sigue vivo en el cuadro de dobles junto a Samuel Groth y, aunque parece difícil, no se puede descartar un regreso puntual especialmente en esta modalidad.

Junior

La carrera junior de Hewitt fue muy breve. Debutó en Grand Slam con quince años ganando un partido en Australia y siguió en esta categoría durante todo el año 1997 con un título (Manila) y los cuartos de final en Australia como mejor resultado en los grandes.

Genio precoz

El motivo de tan corta carrera como junior fue su sorprendente estreno como profesional en enero de 1998 en el torneo de su ciudad natal, aunque Hewitt tenía ya un gran partido a sus espaldas, la derrota en primera ronda del Open de Australia de 1997 ante Sergi Bruguera.

En el torneo de Adelaida, Hewitt ganó cinco partidos, tres de ellos a tres sets, logrando superar incluso a Andre Agassi en semifinales. Tras vencer a Stoltenberg en la final, Hewitt, de 16 años y 315 días, se convirtió en el tercer campeón más joven de la historia en cualquier torneo ATP por detrás de Krickstein (16 años en Tel Aviv 1983) y Michael Chang (16 años en San Francisco 1988). Este título le hace conservar un récord al ganarlo siendo el número 550 del mundo, el campeón con peor ranking en la historia del circuito.

Los grandes éxitos

La mejor época de Hewitt discurrió entre 2000 y 2003, periodo donde ganó Grand Slams hasta en dobles y jugó finales hasta en mixtos, fue número uno del mundo y conquistó la Copa Davis.

Lo primero que logró fue llegar a la final del doble mixto de Wimbledon 2000 junto a Kim Clijsters y ganar su único Grand Slam en dobles, el US Open de 2000 junto a Max Mirnyi.

Su año con más títulos fue 2001 rematado con el US Open (ganado por 3-0 ante Sampras en una final disputada el día antes de los atentados contra las Torres Gemelas) y el Masters, celebrado por primera vez en 37 años en Australia (Hewitt batió a Grosjean también por 3-0). Estos éxitos le permitieron ser en noviembre de 2001, con 20 años y 268 días, el número uno más joven de la historia (récord en vigor).

Su otro gran año fue 2002. Ganó Wimbledon arrasando a David Nalbandian en la final (6-1,6-3,6-2, la mayor paliza en la final del torneo desde 1984) en el que sigue siendo el último grande logrado por un australiano, consiguió en Indian Wells su primer Masters 1000, revalidó su título del Masters superando en cinco sets a Ferrero y fue, las 52 semanas del año, el número uno del mundo.

Uno más

Cuando parecía en el mejor momento de su carrera la irrupción de Roger Federer le apartó de la lucha por el número uno del mundo y aunque se mantuvo en la élite, los títulos y las finales escasearon. Alcanzó el último partido de dos Grand Slams más (US Open 2004 perdiendo ante Federer tras sufrir dos roscos y Australia 2005 cayendo ante Safin) y otros dos Masters Series (sin ganar sets ni a Agassi en Cincinnati 2004 ni a Federer en Indian Wells 2005) y, desde que perdiese el número uno en verano de 2003, ganó once títulos ATP más, el último en la hierba de Newport en 2014, donde, por única vez en su carrera, ganó un mismo torneo en individual y dobles.

Hewitt se retira con un récord histórico de los Grand Slams en Era Open al haber disputado 45 partidos a cinco sets (26 victorias, solo superado por las 29 de Sampras, y 19 derrotas).

Maldición olímpica

Hewitt fue olímpico en las tres categorías pero su rendimiento fue bastante malo. En Sydney 2000, jugando en casa, perdió en primera ronda ante Max Mirnyi. Renunció a Atenas 2004 para preparar mejor el US Open y en ese verano ganó dos títulos ATP (Washington y Long Island) y perdió las finales de Cincinnati y del mencionado Grand Slam. Volvió en 2008 para caer en el segundo partido ante Nadal en individuales y en cuartos de dobles ante los Bryan. Y en Londres 2012 se atrevió a doblar ganando dos partidos individuales (cayó ante Đoković) y uno en mixto junto a Samantha Stosur.

Copa Davis

Lleyton Hewitt desapareció del Top Ten en verano de 2006 pero siempre asumió su nuevo rol y encontró un gran refugio en la Copa Davis donde posee varios récords de uno de los países con más historia en la competición.

Hewitt debutó en la Davis en cuartos de final de 1999 ganando dos individuales a Estados Unidos. Ese año llegó a la final, y aunque sufrió dos derrotas, el buen hacer de Philippoussis y de los Woodies le permitieron levantar su primer título.

Al año siguiente, ya como líder del equipo por encima de Rafter, volvió a meter a su país en una final imposible de ganar por ser en tierra ante España, aun así Hewitt ganó el primer partido a Albert Costa y obligó a Ferrero a derrotarle en cuatro sets para dejar el título en España.

En 2001, pleno de victorias (7-0) hasta que llegó la final en Melbourne ante Francia, donde una extravagante decisión del capitán australiano (jugó el doble con Rafter/Hewitt descartando a un especialista como Arthurs, Rafter se lesionó y Arthurs tuvo que jugar el quinto punto decisivo y lo perdió) les apartó del título.

La revancha llegaría en 2003. Hewitt certificó el pase a la final con un milagro, remontar dos sets a Federer, algo que nunca le había pasado y que solo le ha sucedido otras tres veces en toda carrera. Y en la final saldó otra deuda pendiente al abrir la eliminatoria ganando a Ferrero en cinco sets.

Ahí comenzó el declive de Australia que nunca ha vuelto a una final y que incluso descendió a segunda categoría en 2007. Pero Hewitt nunca se borró y fue capaz de ganar un partido como mínimo durante 17 años consecutivos (1999-2015) para ser actualmente el jugador australiano con más eliminatorias disputadas (41), victorias (58) y victorias individuales (42) en la historia de la competición.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados