Fútbol inglés

article title

Liverpool, el fútbol y viajar en el tiempo

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Este año se cumplen 125 años de la fundación del Liverpool Football Club y 40 desde que conquistó la primera de sus cinco Copas de Europa. Este club ha significado mucho para el fútbol por su irrupción en cuanto a estilo y por la leyenda que lo ha rodeado durante toda su existencia. Surgido como consecuencia de las diferencias creadas entre el dueño del estadio de Anfield y los directivos del Everton, la trayectoria del conjunto red ha sido una secuencia marcada por la tradición.

Vivimos un fútbol mercantil, más deseoso de clientes que de aficionados, global y de fácil acceso. Sin embargo, no siempre ha sido así. Un hipotético viaje al pasado nos presentaría a un Liverpool como ejemplo de que una entidad se puede hacer enorme desde el sentimiento a unos colores y el respeto por la costumbre.

Hace cuatro décadas, Bill Shankly ya había dirigido sus casi 800 partidos y su sustituto, Bob Paisley, ya llevaba algunos de los más de 500 en que fue su entrenador. El Liverpool en aquellos días enseñaba a los recién llegados que el de Shankly era el primer nombre que debían aprender al fichar por el club dado que se trataba de alguien que, pese al transcurso de los años, había diseñado su funcionamiento. El éxito en aquellos días remotos estribaba en que el entrenador y los jugadores eran los primeros fanáticos del Liverpool, condición innegociable para la institución.

Estatua a Bill Shankly en Anfield (Clive Mason / Getty)

Otro aspecto necesario que se ha mantenido con el paso de los años es el de la disciplina, primordial, tal y como el jugador israelí Ronnie Rosenthal manifestó años después, cuando fue contratado. Las sanciones por mal comportamiento fueron una quimera en el camerino del Liverpool durante muchas temporadas y en los días de su primera Copa de Europa la marcha interna del vestuario intentaba ser imitada por sus rivales en el campeonato inglés. La mala conducta no solo afectaba al desempeño con los compañeros sino también en cómo actuaban con los contrincantes.

En los años 70 se trasladaba la idea a los jugadores de que pertenecer al Liverpool era muy meritorio y que su misión consistía en honrar su camiseta y su puesto de trabajo. La vida privada debía ceñirse a la mínima ostentación y los fichajes, sin importar de qué lugar de las Islas Británicas procedieran, estaban obligados a observar esta norma. Precisamente, cuando el fútbol no tenía profesionalizadas casi ninguna de sus estructuras, el Liverpool tenía muy claro su sistema antes de contratar a un nuevo futbolista: desplazaba a un ojeador a presenciar seis partidos del objetivo en su campo y otros seis en campo contrario. De sus actuaciones en los doce encuentros dependía su futuro en Anfield. El Liverpool consiguió de este modo grandes futbolistas a precios muy razonables, de los que obtuvo rendimiento deportivo y económico.

Paul Ellis / AFP / Getty

El método Shankly garantizaba la intimidad de los contratos, incluida la duración de los mismos. No estaban permitidos los grupos o camarillas en el vestuario, ni tampoco los jefes, sin excluir al único capitán que figuraba en la nómina y cuya misión era meramente futbolística. La novata establecida era cantar una canción en una fiesta de disfraces organizada por el club, a la que los futbolistas solteros estaban autorizados a llevar a un amigo. En esa fiesta también estaban presentes los miembros del equipo reserva. En la pretemporada, los nuevos fichajes ofrecían un breve discurso ante todo el equipo y cuerpo técnico en el que debían explicar sus impresiones desde su contratación.

Los entrenamientos eran otra sucesión de normas: primer equipo, reserva y júniors coincidían en las instalaciones de Anfield, donde se cambiaban de ropa y subían a un autocar que les trasladaba a Melwood, recinto rodeado de muros de cemento y al que accedían a través de una estrecha puerta, que debía ser abierta por el segundo entrenador. El secretismo se ha mantenido desde entonces, mitad superstición, mitad estrategia. Ahora no sorprende ver a un portero golpear bien el balón con el pie, pero hace 40 años no era una práctica habitual, excepto en el Liverpool, donde sus guardametas ejercían la mayor parte de la sesión como jugadores de campo, incluso en los partidillos previos a la jornada de liga.

La vestimenta que utilizaban los futbolistas no se podía perder o entregar a un tercero, entre otras cosas, porque era la misma que utilizaban durante toda la semana. Solo la dejaban secar después de la actividad para volver a usarla el día siguiente y únicamente se lavaba los fines de semana cuando había partido. De igual modo, independientemente de la temperatura, el pantalón corto era preceptivo, así como optativo un chubasquero para el torso en los días de lluvia. Esta tradición encerraba varias explicaciones: evitar cualquier acomodamiento o divismo y acostumbrar al jugador a ir sucio por lo que se pudiera topar durante los encuentros.

Resulta obvio decir que la ducha se tomaba en Anfield y no en Melwood, por lo que el trayecto de vuelta se realizaba con la misma ropa de la práctica. Esta proceder se extendía incluso a los desplazamientos, en los que el equipo salía vestido de corto del hotel y volvía a este para la higiene.

Cada jugador del primer equipo tenía asignado un júnior que le limpiaba y preparaba las botas, y al que le daba un poco de dinero de su bolsillo por el trabajo. Un par de estos jóvenes eran los encargados de llegar antes al entrenamiento para disponer la ropa y recoger y limpiar el camerino cuando todos se habían marchado. Era la manera que tenían de transmitir el valor de llegar a la élite en el Liverpool. Todos, titulares y suplentes, hacían el mismo calentamiento antes de los partidos con el fin de aunar todavía más al equipo.

Estas eran las reglas del Liverpool cuando el fútbol era otro. Hoy día parece impensable que un club se ciña a las tradiciones para su gestión, pero tampoco parece comprensible que este deporte les dé la espalda a todas ellas. Seguro que existe un punto intermedio en el que todos, afición, clubes y periodistas puedan sentirse identificados con los sentimientos que genera el balón.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies