Se habla de:

Getafe

article title

Leganes 1-2 Getafe: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Regresó la competición de la regularidad en el ámbito doméstico y lo hizo con el derbi del Sur de Madrid, por primera vez en Primera División. Un duelo que se ha vivido en prácticamente la totalidad de las categorías pero que jamás se había desarrollado en la élite. Tras 53 derbis en las diferentes categorías, con balance positivo para el CD Leganés, llegaba un enfrentamiento esperado, de rivalidad, declarado de alto riesgo pese a los esfuerzos de las directivas de ambos clubes por normalizar la situación y llamar a la calma en la grada.


Y el duelo tuvo un ambiente festivo en la grada, gran expectación. Este tipo de ambientes suelen trasladar responsabilidad a los protagonistas, a los que se desenvuelven sobre el verde. Esto pareció ocurrir, y es que el encuentro era trabado en la primera mitad, de máxima igualdad acompañada de la intensidad que se presupone a dos equipos dirigidos en los banquillos por Asier Garitano y José Bordalás. Un primer acto marcado por el juego en la parcela central, con tímidos acercamientos en ambas porterías. El Leganés trataba de llevar el peso del partido, monopolizar la posesión, aunque no lograba encontrar fisuras en el entramado defensivo dispuesto por el Getafe, conjunto que ha demostrado en las tres jornadas disputadas hasta la fecha ser un equipo conjuntado, de ideas interiorizadas e idea de juego muy clara. No fueron minutos en los que brillara el talento, no aparecieron los Gaku o Gabriel, no tuvieron protagonismo los extremos eléctricos como Szymanowski o Amath. Entre la igualdad, apareció un invitado sorpresa, Arambarri, para recoger un balón a 30 metros de la portería y conectar un disparo inapelable, con efecto hacia fuera, que hizo inútil la estirada de Cuéllar. El conjunto azulón, hoy de rojo, lograba adelantarse necesitando para ello pocas armas más que el orden.


Asier Garitano debió cambiar el sino del partido en el descanso. El Lega saltó al terreno de juego consciente de que el único camino para lograr sacar algo positivo ante un equipo tan intenso como el de Bordalás, era igualando, incluso superando, en dicha faceta a su rival. Y lo ejecutó. El equipo ‘pepinero’ dominó en la renaudación completamente el partido, en todos los aspectos, pero especialmente en garra, en intensidad, en alma. Y así, tras la entrada de Erik Morán y El Zhar en sustitución de Eraso y Omar, llegó el empate, en una jugada fraguada desde la presión, un balón desplazado de derecha a izquierda para la incorporación del lateral Diego Rico, que se encontraba en dos ocasiones con Guaita. El guardameta salvó dos remates realmente peligrosos nacidos de las botas del ex del Real Zaragoza, pero el tercero llegó a Guerrero que, a bocajarro, fusiló la portería del guardameta del Getafe y llevó el delirio a la grada. Una grada que desde entonces volvió a comprender que debía ser vital para llevar en volandas a su equipo. Y así fue. Corría el minuto 65 cuando llegó el empate y sólo cinco después, Gabriel Pires realizaba un control mágico en el área sobre un centro nuevamente de Diego Rico y Juan Cala era castigado con un penalti realmente dudoso. Guerrero quería ser protagonista del derbi del Sur de Madrid, pero Guaita adivinó la intención del delantero y logró blocar el lanzamiento del punta. El guardameta volvió a resultar providencial sólo dos minutos después, volviendo a evitar que los locales se adelantaran en el marcador por mediación de El Zhar. El ‘Lega’ era un vendaval y el Getafe sólo podía tratar de achicar agua. El derbi había mutado en un ejercicio de pasión en el segundo acto. Tardaron los visitantes en percatarse, aunque finalmente, tras casi media hora de juego, lo hicieron. Encontró la suerte el conjunto azulón como lo hizo hace 15 días el Sevilla en el Coliseum. Prácticamente sin merecerlo. Así, y tras un lanzamiento a balón parado, el esférico llegó a Álvaro Jiménez en la frontal que logró que su disparo seco, potente y colocado junto a la cepa del palo sobrepasara la nube de piernas para poner nuevamente a su equipo por delante. Éxtasis azulón y mazazo para los pepineros, que trataron de reaccionar, especialmente en los últimos cinco minutos, sin suerte.


Un derbi del Sur de Madrid que no decepcionó, repleto de pasión, cargado de emoción, vivido con intensidad. Un encuentro de máxima igualdad en la primera mitad, en el que la balanza del juego se desniveló del lado local en la segunda mitad, aunque finalmente la victoria cayó del lado visitante. Un derbi que el profesor, Bordalás, ganó al alumno, Garitano, pero en el que las fuerzas estuvieron realmente igualadas y en el que un jugador como el uruguayo Arambarri dejó su carta de presentación con un partido completísimo con la guinda del gol.

 

LO MEJOR: El gran ambiente vivido en Butarque, festivo y pacífico, que engrandeció el derbi del Sur de Madrid. Y el partidazo de Arambarri, que dejó su carta de presentación en La Liga con un encuentro descomunal que enalteció con un gol de bellísima factura que cambió el signo del encuentro.

 

LO PEOR: : la falta de ideas durante gran parte del partido por parte de ambos equipos, ricos tácticamente aunque carentes de mordiente e incapaces en grandes fases del encuentro de sobrepasar las defensas rivales.

 

JUGADOR SPHERA (MVP): Guaita

NOTAS (de aplicación en Ligas de Futmondo)

LEGANÉS:

11 INICIAL: Pichu Cuéllar (6), Zaldúa (6), Ezequiel Muñoz (5), Mantovani (5), Diego Rico (7), Rubén Pérez (6), Eraso (5), Omar (5), Gabriel (6), Szymanowski (5), Guerrero (6)
SUPLENTES: Erik Morán (5), El Zhar (5), Beauvue (5)

GETAFE:

11 INICIAL: Guaita (9), Damián Suárez (7), Cala (5), Djené (6), Antunes (5), Bergara (6), Arambarri (8), Shibasaki (5), Amath (5), Fajr (7), Jorge Molina (5)
SUPLENTES: Álvaro Jiménez (7), Sergio Mora (5), Bruno (s.c.)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados