Se habla de:

Alavés

article title

Leganés 1-0 Alavés: lo mejor, lo peor y las notas

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Ya ha regresado, ya está aquí. El campeonato de la regularidad, la Liga, dio el pistoletazo de salida y lo hizo con un encuentro que cruzaba a dos equipos de destinos enlazados en los últimos tiempos. Y es que Leganés y Alavés ascendieron la misma temporada a Segunda División, volvieron a hacerlo hace dos temporadas a Primera y, caprichos del destino, cerraron el pasado curso enfrentándose en una última jornada en la que la contienda finalizó en tablas.

Un encuentro de un nivel futbolístico superior al esperado para el nivel físico y táctico que cabría imaginar dado el momento de la temporada, recién finalizado el período de preparación, con piernas cargadas de duras sesiones de entrenamiento y previsible falta de ritmo y conjunción. Ninguna de estas señales de alerta aparecieron en la primera mitad, en la que tras diez minutos de tanteo, ambos conjuntos mostraron sus armas. Un Alavés que de inicio trató de hacer daño a través del buen trato del balón, pronto desistió para buscar el juego directo y en el minuto 10 Sobrino disfrutaba de la primera ocasión de peligro a pase filtrado de calidad de Burgui, aunque el disparo finalizaba mansamente en las manos de Cuéllar. Fue el preludio de la más clara ocasión del conjunto visitante, en una jugada en la que el balón llegaba escorado nuevamente a Burgui y Diego Rico, que no midió bien, arrollaba al extremo del conjunto vitoriano cometiendo un penalti tan claro como absurdo. Manu García disponía de la oportunidad de adelantar a su equipo, sin embargo eligió ejecutar la pena máxima con un disparo centrado a media altura que se encontró con las manos de Pichu Cuéllar, que aguantó de pie y detuvo sin problemas el lanzamiento del capitán del Alavés.

El error pareció deprimir a los de Zubeldia y despertar al conjunto dirigido por Garitano, que liderado por Gabriel Pires comenzó a adueñarse del partido, dominando en todas las parcelas, sostenido sobre sus señas de identidad: orden, sacrificio y presión. Así, en el minuto 20 Gabriel avisaba cruzando demasiado su remate tras una dejada de cabeza de Szymanowski, y sólo dos minutos después recibía en el círculo central, maniobrando de forma magistral hasta la frontal donde Wakaso lo derribaba y se ganaba la primera cartulina amarilla del campeonato. En el lanzamiento del golpe franco, llegaría el primer gol del partido, el primero de La Liga 2017/18. El golpeo inicial de Guerrero es desviado por la barrera, despistando a Pacheco que consigue reaccionar para rechazar un balón que se había envenenado. Sin embargo, Gabriel, realmente enchufado, estuvo más vivo que nadie en el área chica para empujar el esférico a la red y poner al conjunto ‘pepinero’ en ventaja. Desde entonces y hasta el descanso, monólogo del conjunto madrileño, que acumulaba ocasiones en las botas de Guerrero en el minuto 26 o en las del omnipresente Gabriel, que siete minutos después probaba desde lejos a Pacheco. Pero sobre todo, lo que ponía de manifiesto el Leganés era superioridad  técnica y táctica, lo que unido a la cultura del esfuerzo instalada en el vestuario ‘pepinero’ por Asier Garitano terminó por dejar la sensación de que quizá el resultado al descanso quedaba corto para los méritos de ambos equipos. Únicamente una tímida ocasión de Rubén Sobrino en el minuto 44 logró inquietar levemente la tranquilidad de Butarque.

El segundo período presentó un escenario diferente, en el que el Leganés pareció acusar el esfuerzo físico y el Alavés niveló el encuentro, incluso superando en sensaciones al equipo local y disfrutando de varias ocasiones de peligro, focalizadas en la calidad de Óscar Romero, que dispuso de una ocasión meridianamente clara en un disparo que se marchó ligeramente desviado y generando una espectacular jugada en la que asistió a Burgui, que tras un quiebro, ejecutó un disparo desde la frontal que golpeó en el larguero para terminar perdiéndose por la línea de fondo. La entrada del mediapunta argentino y de Tomás Pina dieron otro aire al conjunto vitoriano, que pudo haber nivelado el marcador, especialmente en los últimos 20 minutos de partido. Sin embargo, el Leganés tiró de oficio, encontró la pausa sin renunciar a varias contras peligrosas y logró cerrar el encuentro con una victoria por la mínima que le convierte en el primer líder de la Liga Santander 2017-18, para delirio de las gradas de un Butarque entregado, una vez más, a su equipo.


LO MEJOR: el partidazo de Gabriel Pires. El brasileño, especialmente en la primera mitad, se sintió realmente cómodo, llevando el peso ofensivo de su equipo, sacrificándose en la presión y dejando detalles de enorme calidad. Puso la guinda a su excelente partido haciendo el gol que dio la victoria y el liderato momentáneo al Leganés.

LO PEOR: las dificultades en la creación de juego del Deportivo Alavés, en el que la pareja de mediocentros formada por Manu García y Wakaso aportan seguridad al mediocampo aunque debilitan su capacidad para crear juego. La entrada de Tomás Pina y Óscar Romero mejoró este aspecto y provocó que el Alavés mejorase sensaciones en el tramo final del encuentro.

JUGADOR SPHERA (MVP): Gabriel Pires

NOTAS (de aplicación en Ligas de Futmondo)

LEGANÉS:

11 INICIAL: Pichu Cuéllar (7), Zaldúa (6), Ezequiel Muñoz (6), Mantovani (7), Diego Rico (4), Rubén Pérez (7), Eraso (7), Omar (6), Gabriel (9), Szymanowski (6), Guerrero (6)
SUPLENTES: Erik Morán (5), El Zhar (6), Bustinza (5)

ALAVÉS:

11 INICIAL: Pacheco (7), Alfonso Pedraza (8), Alexis (6), Rodrigo Ely (6), Vigaray (6), Ibai (5), Wakaso (5), Manu García (5), Burgui (8), Christian Santos (5), Sobrino (7)
SUPLENTES: Pina (7), Romero (7), Héctor Hernández (5)

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados