Se habla de:

Fútbol alemán

article title

Las sanciones más elevadas del fútbol alemán

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Como en todas las ligas, existen ciertas acciones por parte de los jugadores o técnicos que son duramente castigadas y en el fútbol alemán no se quedan atrás. Varias veces se ha tenido que reunir el Comité Disciplinario de la Asociación de Futbolistas Alemanes (DFB) para dictar una sentencia.

En algunas de ellas hay que tirar de recuerdos, prácticamente la Bundesliga acababa de crearse. Otras son sanciones más recientes y por tanto más fáciles de recordar. Y por otro lado, están las más destacadas por la brutalidad del acto y el consiguiente dictamen. Seguro que la siguiente lista hace recordar a muchos aficionados bundesligueros imágenes grabadas en la memoria y además, para cualquier amante del fútbol que no las haya visualizado le servirá para entender un poquito de la historia del tan apasionante fútbol alemán:

– Timo Konietzka, el hombre que marcó el primer gol de la Bundesliga el 24 de agosto de 1963, tres años más tarde, ya en las filas del TSV 1860 München, en un partido frente al Borussia Dortmund, el delantero borusser anotó un gol con la mano y el árbitro lo dio por válido. Konietzka como protesta agredió al árbitro, le dio un puñetazo en el pecho y le dio una patada en la espinilla. Por esta acción al futbolista le cayeron 20 partidos de sanción (seis meses).

– Partido de vuelta en la fase de promoción de la temporada 2011/2012 entre el Fortuna Düsseldorf y el Hertha BSC. El encuentro apunto de terminar y hay invasión de campo. El árbitro tras el parón y el despeje de los aficionados que habían saltado al campo decide reanudar el encuentro. Levan Kobiashvili (Hertha BSC) tras esta decisión atacó al colegiado no solo de forma verbal. Por ello, fue sancionado con 60.000 euros de multa y seis meses de suspensión.

– Willi Reimann, entrenador del Eintracht Frankfurt fue sancionado con 5 partidos y una multa de 25.000 euros por propinarle un empujón al cuarto árbitro en un encuentro de la temporada 2003/2004.

– Una escena de puro teatro que pocas veces es sancionada, pero el 6 de diciembre de 2005 si lo fue. Como protagonista, Norbert Meier (técnico del MSV Duisburg), el entrenador se encaró con un jugador, discutieron de forma cercana, rozando cabeza con cabeza y a los pocos segundos Norbert Meier se tiró al suelo fingiendo una agresión. El árbitro lo vio todo y Meier fue expulsado y sancionado. 12.500 euros de multa y tres meses sin sentarse en el banquillo.

– Muchos recordaran a Grafite por ser un gran goleador, pero a veces estos no están exentos de culpa. El ariete del Wolfsburg en el encuentro frente al Hamburg el 22 de marzo de 2008 se encaró con el defensor Mathijsen empujándole al suelo y pisándole la mano. Grafite fue suspendido 5 partidos, pero peculiarmente la pena se le redujo a 4, ya que un encuentro fue suspendido por la climatología y la DFB lo mantuvo en la sanción.

– Esta historia también ocurre pocas veces. Carlos Grossmüller (en las filas del Schalke 04) saltó del banquillo al terreno de juego para agarrar del cuello a un jugador contrario. Ocurrió en el encuentro entre el Schalke 04 y el Eintracht Frankfurt de la temporada 2007/2008. Por esto, el jugador minero fue sancionado 5 partidos y tuvo que abonar una multa de 10.000 euros.

– Maximilian Beister (del Hamburger SV) tras anotar un gol contra el Augsburg protagoniza una acción bastante fea. Una entrada típica de juego peligroso por los aires entre Beister y Daniel Baier termina con la expulsión del primero. Maximilian Beister no contento con la decisión se dirige hacia el árbitro Tobias Welz y le insinúa que está loco y un par de palabras fuertes. La DFB le sancionó con 5 partidos de suspensión.

– Cuando estás tan caliente sobre el terreno de juego que se te va la pinza… eso le pasó a José Paolo Guerrero (del Hamburger SV). El 4 de abril de 2009, en el encuentro frente al Hannover, el peruano fue expulsado. Cuando se marchaba del terreno de juego no se le ocurrió otra cosa que lanzar una botella contra la cabeza de un aficionado. Por esto, el jugador del Hamburg fue sancionado 5 partidos y tuvo que pagar una multa de 20.000 euros.

– Jermaine Jones (del Schalke 04) conocido como el chico malo, el jugador que ha sido expulsado más veces, un total de 11. En el partido de segunda ronda de DFB-Pokal ante el Borussia Mönchengladbach de la temporada 2011/2012, el centrocampista americano propino una patada a Reus cuando el partido estaba parado. El árbitro no vio la acción y Jones siguió jugando. Sin embargo, la acción tuvo cola y cuando la DFB revisó el partido decidió sancionar al americano con 6 partidos de suspensión.

– Vragel da Silva, el defensa brasileño del Energie Cottbus que no tendrá en buena memoria la temporada 2007/2008, 18 partidos estuvo sin jugar. La recordará por sus golpes con el codo, hasta en tres ocasiones propinó codazos a sus rivales. El rival más damnificado fue el Hannover, en los dos encuentro que disputó esa campaña frente a los hanseáticos fue expulsado por agredir con un codazo por detrás al oponente. En la primera acción le cayeron 3 partidos, la segunda vez que lo hice le sancionaron con 7 partidos y en la tercera ya fueron 8 partidos de suspensión y 10.000 euros de multa. Sin duda, el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra…

– José Paolo Guerrero (del Hamburger SV) protagonizó la jugada que más de una vez, algunos (donde me incluyo) hemos realizado en el FIFA. Esa carrera en presión hacia el portero rival con la consiguiente confusión de botón y realizar una entrada agresiva por detrás. Eso mismo le pasó al peruano Guerrero, el 3 de marzo de 2012, en el encuentro ante el Stuttgart, Paolo corrió hacia Ulreich y se lanzó en seco por detrás para arrebatarle el balón. La entrada fue durísima y esta vez, dejando el FIFA, no fue ciencia ficción. La DFB sancionó  a Guerrero con 8 partidos de suspensión.

– Para concluir la lista, incluimos la sanción a Klaas-Jan Huntelaar (del Schalke 04), el pasado 31 de enero, en el encuentro ante el Hannover, el holandés realizó una entrada por detrás y vio la roja directa. La DFB consideró sancionarle con 6 partidos de suspensión pero finalmente rebajó la pena a 4 partidos sin jugar.

Algunas acciones parecen de película, otras se ven continuamente en todos los terrenos de juego. Lo que si es cierto, es que el fútbol es ese deporte tan impredecible como predecible, y un solo gesto o una sola acción puede cambiar el rumbo de un partido.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados