Fútbol italiano

article title

Las plumas más brillantes del Grifone hablan español

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Gabriel Serfaty | El Ferraris cerró sus puertas hasta la próxima temporada, y aunque su última función fue una derrota del Genoa ante Atalanta, el Grifone revirtió un pésimo inicio de campaña y logró no solo la salvezza, sino también ubicarse en la parte izquierda de la tabla de clasificación. Este resurgimiento fue concretado en gran medida por los suramericanos que defienden la camiseta del club más antiguo de Italia.

Un capitán argentino y un ‘general’ venezolano integran un cuartel que se ha sostenido en la eficacia de los nacidos al sur del continente americano para culminar una campaña si se quiere aceptable, tomando en cuenta el coqueteo que tuvo el grifón con la zona roja. Nicolás Burdisso a sus 35 años sigue siendo garantía en la zaga defensiva, lamentablemente las lesiones interrumpieron su participación y dejó en 28 partidos y 2.596 minutos sus presencias con la cinta de capitano. Desde su tierra, medios locales aseguran que Boca Juniors estaría interesado en repatriar a “Nico” para ser un referente de los xeneizes.

 

Por otro lado, Tomás Rincón superó las estadísticas que dejó en la pasada temporada donde disputó 29 encuentros y no consiguió anotaciones; los números en la 2015-2016 para el capitán de la selección venezolana fueron notables, sumando 3.102 minutos en 33 partidos y anotando 3 goles y asistiendo en 6 oportunidades, cifras bastante positivas si consideramos que el Vinotinto se desempeña más como volante de recuperación con tareas, en su mayoría, defensivas. Genoa le ha puesto precio al venezolano: 16 millones de euros (el Milan lo intentó fichar en enero por 15 millones, oferta que fue rechazada por la sociedad rossoblú). Burdisso y Rincón han sido pilares fundamentales en el once del técnico Gasperini.

Otro que contribuyó de gran manera con las aspiraciones rossoblú fue el uruguayo Diego Laxalt; sus estadísticas, las mejores de manera individual (35 partidos, 3.261 minutos, 3 goles y 9 asistencias), le valieron la primera convocatoria con la selección charrúa para las pasadas fechas de eliminatorias hacia Rusia 2018. Aunque el nativo de Montevideo no debutó con La Celeste, con su garra característica se afianzó en la banda izquierda de los genoani.

 

Cedido desde Rusia pero con un desempeño admirable, también fue clave Cristian Ansaldi; el argentino llegó a Génova tras proclamarse campeón de la Supercopa de Rusia con el Zenit de San Petersburgo. Villas-Boas solo contó con el rosarino en el último minuto de aquella final, pero se labró un puesto en el equipo de Gasperini siendo titular en 24 de 38 partidos (2.132 minutos) y habilitando en seis ocasiones para que algún compañera mandara la esférica al fondo del arco rival. Un lateral izquierdo como pocos se ven actualmente en Italia.

Más allá de los 14 goles del Leonardo Pavoletti (máximo anotador italiano en la Serie A), los cinco del español Suso o las grandes atajadas de Mattia Perín, el redimiento de los suramericanos en el club más antiguo de Italia colaboraron en gran medida a la salvezza y el resurgimiento en la segunda mitad del torneo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados