Se habla de:

Fútbol italiano

article title

Las flechas de la Roma

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Con cuatro victorias consecutivas, la última en casa del líder con Salah y Gervinho cómo protagonistas, la Roma presenta su candidatura a la Serie A. Mientras en Europa no convence, en la liga local la ‘loba’ se encarama a lo más alto de la tabla. Por primera vez desde el inicio de temporada, el equipo de Rudi Garcia se muestra cómo el más fuerte y mete distancia a sus rivales.

Tras dos meses y algunas dudas, el equipo de la capital ha demostrado tener la mejor plantilla del momento ofensivamente hablando. Parece que sólo una defensa insegura puede alejarles del título esta vez. Con la Juventus en reconstrucción, el Inter buscando su identidad de juego y un Milan perdido, en esta parte de la temporada solo el Napoli evidencia un mejor estado de forma. El centro-sud de Italia vuelve a estar de moda.

El gran mérito del momentáneo liderato parte del ataque: con Salah como hombre más en forma, viendo puerta con facilidad en las últimas fechas (cinco goles en los últimos seis partidos de campeonato), Gervinho recuperado tras un periodo negativo y exhibiéndose en acciones al contragolpe y Dzeko recuperado de la lesión aportando la calidad y altura. Pero además, Iago Falque ha tenido grandes intervenciones e Iturbe y Totti también han sumado logrando anotar. De esta manera, la ‘loba’ sustenta el mejor ataque de Italia con 22 dianas utilizando a 11 jugadores diversos (ningún equipo supera esta estadística). Por si esto fuera poco, entre la temporada pasada y la actual, los giallorossi suman 20 jornadas consecutivas marcando.

 

Un aspecto clave para conquistar el primado ofensivo de la Serie A ha sido recuperar el gol en jugadas a balón parado. Con ocho goles nacidos en jugadas de estrategia (tres de falta directa) son los líderes también en este aspecto del juego. Una parte fundamental que se había perdido la temporada anterior con solo nueve tantos en toda la temporada y que Garcia ha sabido recuperar.

El técnico francés tiene calidad y alternativas arriba, pero también en el centro del campo. Pjanic está a un nivel altísimo marcando cuatro goles de falta espectaculares en apenas dos meses, Florenzi es un pulmón en cualquiera de las posiciones que ocupa, De Rossi ha vuelto a ser el coloso en las acciones a balón parado firmando tres goles y Nainggolan, por contra, está siendo uno de los jugadores que más balones recupera de la Serie A.

En el lado negativo aparece la defensa. Sin todavía poder recuperar a Castan, Rudiger no está al nivel que se le espera y solo la buena colocación de Manolas y el orden de Digne se suelen salvar del despropósito. Las desatenciones atrás han costado más de un punto y el ridículo en Europa ante BATE y Bayer Leverkusen. Igualmente negativas han sido algunas de las actuaciones del polaco Szczesny, dejando las ‘manos blandas’ ante algunos disparos lejanos. Una prueba de que el talón de Aquilés de la Roma es la defensa es que sólo han podido mantener la portería a cero en un sólo partido desde que comenzó la temporada (0-2 ante Frosinone). Especialmente dañino es el dato en Champions League con ocho goles recibidos en tres encuentros: una media de 2,6 dianas recibidas por 90 minutos.

 

Si se analiza el juego, las buenas actuaciones hasta ahora ganando a Juventus, Fiorentina y empatando contra el Barcelona, han tenido un componente en común: un equipo compacto con posibilidad de salir con los extremos rápido a la contra. Con espacio, las flechas de la Garcia se vuelve imparables, la defensa tiene menos opciones de equivocarse y crece el equipo. La salida de balón pasa porque el gigante Dzeko aguante balones y haga pasar el tiempo. Y todo ello mientras Florenzi va cogiendo peso en el equipo para convertirse en un futuro capitán participando  cómo volante o cómo lateral. A veces hay que arriesgar lo menos posible y en Italia casi siempre el campeonato lo gana la mejor defensa y no el mejor ataque.

Rudi ha sentado las bases para intentar conquistar el deseado cuarto Scudetto pero debe tener cuidado con las rotaciones, algo que ya le ocurrió contra el Sassuolo. Las elecciones erróneas del francés hacen calentar un ambiente ya de por sí volátil. Por si fuera poco este año hay continuas protestas de la curva por las nuevas medidas de seguridad, es decir, más difícil todavía. Y es que de nuevo la pasión de la afición jugará un papel importante en la temporada giallorossa, cada punto remontado por la Juventus se verá como una amenaza y saber gestionar esa presión será la clave para mantenerse arriba.

Por el momento se han colocado en solitario en la clasificación de la Serie A tras dos años sin hacerlo (no ocurría desde la 12ª jornada de la temporada 13/14). En aquella ocasión luego llegaron cuatro empates consecutivos que les hicieron caer de lo más alto. A su favor, Garcia esta temporada cuenta con haber ganado ya dos partidos contra rivales directos, mostrando la Roma más agresiva. Pero dos buenos partidos no quieren decir nada, ya que el pelotón formado por Napoli, Lazio, Inter y Fiorentina no dejarán pasar el mínimo fallo y en el Olímpico no aceptan excusas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados