Segunda B

article title

Las claves del buen momento del Burgos C.F.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El pasado domingo se disputó en el Plantío el partido entre el Burgos C.F. y el Real Unión, encuentro que acabó con un empate a cero. Lo que puede parecer un resultado mediocre para los locales (jugaban en casa contra un rival que se encuentra por debajo en la tabla), en realidad no lo es. Y es que los burgaleses conseguían dejar su portería a cero por séptima jornada consecutiva. Si bien es cierto que perdieron el liderato en solitario del grupo, aún se mantienen en lo alto de la clasificación, acompañados del Mirandés.

Acaba de empezar la temporada, y equipo dirigido por Patxi Salinas está de dulce. Después de muchos años marcados por problemas financieros, descensos, cambios en la directiva e incluso algunos rumores sobre una posible desaparición, finalmente el club ha encontrado algo de estabilidad. Una estabilidad que se manifiesta en forma de resultados. Si bien es cierto que con la reordenación de los grupos de 2ªB, el Grupo 2 se ha quedado con menos equipos potentes, el objetivo de los blanquinegros antes de empezar la temporada no era el de encontrarse liderando la tabla. La misión primordial era, y es, evitar el descenso, y si los resultados acompañan, intentar llegar a clasificarse para la Copa del Rey y los playoffs de ascenso. Pero la realidad es que los burgaleses se mantienen imbatidos desde la primera jornada, siendo el único equipo de 1ª, 2ª y 2ªB que ostenta ese récord esta temporada.

 

Solidez defensiva:

El entramado defensivo que ha creado Patxi Salinas es la principal razón de que el conjunto burgalés sólo haya perdido cuatro puntos en las siete jornadas disputadas. Según palabras del propio entrenador, los jugadores defensivamente son “un equipo perfecto”. Un muro que prácticamente no concede ocasiones a los rivales, y las pocas que consiguen llegar a portería las solventa bajo palos un Mikel Saizar que ya ha superado el record de imbatibilidad del club que ostentaba José Andrés Duro desde la temporada 99-00.

Saber mantener el resultado:

Si hay algo que define el arranque de liga del Burgos C.F. es la cabeza fría que demuestran en cada partido. Juegan al ataque desde el principio y una vez que consiguen el gol son capaces de mantener la calma, y con ella el resultado. Así, con tan sólo 5 goles a favor en 7 partidos han sido capaces de sacarles la máxima rentabilidad posible, 17 puntos (5 victorias y dos empates). Una estrategia perfecta que ya le valió en su día una Liga al Atlético de Madrid del Cholo. Unocerismo por bandera.

Comunión Patxi-vestuario:

Comidas, reuniones y actividades en equipo todas las semanas. Los jugadores están a muerte con el entrenador, que ha conseguido crear un ambiente magnífico en un vestuario repleto de nuevos fichajes. Un buen ambiente que se pone de manifiesto también en el campo. Todos tienen muy claros los conceptos que les pide Salinas, funcionan como una máquina, como un equipo. Cada uno sabe el rol que tiene, y todos, titulares y suplentes, se sienten importantes dentro del grupo.

 

Youssef, el gol del equipo:

Es cierto que por donde más cojea el Burgos es en la faceta goleadora, puesto que no llega a promediar un gol por partido. Pero alguien está demostrando que puede tirar del carro, Youssef. El extremo marroquí lleva 3 goles, más de la mitad del total de la plantilla. Pese a su corta edad, tan solo 22 años, el jugador procedente del Bouzas se ha convertido en la pieza clave del sistema atacante de Patxi Salinas, buscando el gol en cada jugada, y encontrándolo cuando sus compañeros están más atascados.

 

Proyecto ilusionante:

El Plantío no se caracteriza por ser un campo que suela presentar sus gradas llenas, pero cada vez son más los aficionados que poco a poco se acercan a ver los partidos los fines de semana. Porque el nuevo proyecto ilusiona mucho. La tensión y el recelo de otros años han dado paso a una entrega total por parte de los fans, que son el jugador número 12 del equipo. Tanto en casa como fuera, los hinchas más acérrimos son fieles al club de su ciudad, el mismo que una vez vio cómo el mismísimo Juanito se enfundaba su camiseta años antes de partir rumbo al Bernabéu. Eran otros tiempos, pero el amor del aficionado burgalés por su equipo es el mismo.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados