Leganés

article title

Las claves de un Leganés de Primera

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El Leganés jugará en Primera División por primera vez la próxima temporada. El sueño que parecía inalcanzable se ha hecho realidad para toda una ciudad. Estas son las claves del ascenso de los pepineros:

De Segunda B a Primera en tres años. Históricamente, el Leganés, de 87 años de vida, nunca había hecho ni aspirado a algo relevante. Su primer ascenso a Segunda División fue en 1993, y volvió a descender a Segunda B en 2004. Una década después volvió a la categoría de plata del fútbol español quedando segundo de su grupo y eliminando en el play-off a Guijuelo, Lleida y Hospitalet. Dos años después ascendía a Primera División.

leganes celebracion

Asier Garitano, el hombre. Pasó mucho tiempo desde que decidió ser entrenador hasta que recibió una oportunidad de verdad. En el Alicante duró un mes como primer entrenador, en el Castellón suplió una destitución hasta final de temporada y duró una temporada en Orihuela y otra en el Alcoyano. Cuando por fin salió de la Comunidad Valenciana con destino a Leganés (28 de junio de 2013) su vida cambió para siempre. Ese mismo año ascendía al club a Segunda, al siguiente lograba la permanencia sin apuros y en la siguiente lo ascendía a la máxima categoría. Ahora le llueven las oportunidades.

Una plantilla nueva. Cuando la temporada pasada el equipo pepinero se salvó con facilidad, muchos abandonaron el barco. Javi Eraso, Erik Morán, Chuli… y así hasta un total de 20 futbolistas que acababan contrato o volvían tras cesión a su club. Sergio Postigo fue el único por el que percibió dinero de traspaso (300.000 €, al Spezia italiano). La fórmula fue exactamente la misma: fichar jugadores libres o cedidos. Szymanowski llegó a coste cero procedente del Brondy danés y ha sido clave con 12 goles y 11 asistencias. Lo mismo pueden decir Gabriel (propiedad de la Juventus), Omar (libre del Valladolid), el portero Jon Ander (a coste cero del Lugo) o Pablo Insua, cedido por el Deportivo y autor del histórico gol del ascenso en Anduva.

insua

La fortaleza de Butarque. En su pequeño estadio, el Leganés solo ha perdido dos partidos en toda la temporada. El empuje de su afición (más de 5200 abonados) ha sido clave para lograr el ansiado ascenso. Un ascenso que va a permitir ampliar las gradas a 11.500 espectadores. La ciudad se ha volcado tanto que Butarque pareció trasladarse a Oviedo, Hospitalet o Miranda de Ebro con miles de pepineros al frente. Serán la afición del tercer equipo madrileño de la Liga.

 

Un equipo unido. Si hay algo que destaca en el Leganés, por encima de las individualidades, es el grupo. Un grupo que permanece unido en el campo y fuera de él. Juntos han logrado ser el segundo equipo menos goleado de Segunda, la gran sorpresa del torneo, ser líder durante meses y ascender a Primera. Se lo deben, en parte, a discursos como este de su capitán, Martín Mantovani, antes de saltar al césped de Anduva: “Si perdemos, seguiremos siendo los mejores, pero si ganamos vamos a hacer historia, carajo”.

Fotos: Dani Mullor / CD Leganés

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados