Fútbol inglés

article title

Las 5 razones para creer en el Manchester City

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Seis días para que arranque la Premier League, para el espectáculo, los goles, los partidos de ritmo vertiginoso, el ida y vuelta, sin descanso, para ver estadios llenos, aficiones respetuosas gritando sin parar y cerveza, sobre todo mucha cerveza.

La pasada campaña en las islas británicas presenciamos un milagro de esos difíciles de explicar, casi imposibles, una gesta de épicas proporciones en la liga donde los ricos son más ricos. Robin Hood -el Leicester- se rebeló contra los poderosos y sin ser el más alto, ni el más rico, ni el más fuerte conquistó un campeonato histórico que ahora tratará de defender con todo el alma que empeñó para hacerse con él. Uno de sus principales rivales será el renovado Manchester City de Pep Guardiola y estas son las 5 razones para creer en los citicens.

1.- Pep Guardiola

El técnico de Sampedor es una razón por sí misma, y de peso, mucho peso. Su forma de entender, perdón, de vivir el fútbol es única y no descansa hasta solucionar el problema que le atormente la cabeza en cada momento. Una combinación de jogo bonito, efectividad, inteligencia y jugadores de primer nivel mundial son garantía de éxito en manos de Pep. Como entrenador ha disputado 8 campeonatos ligueros y los resultados han sido: 1º, 1º, 1º, 1º, 2º, 1º, 1º, 1º. Habrá que ver como adapta su filosofía a un equipo sin la calidad de Barcelona o Bayern en una liga con una identidad tan definida. El reto es mayúsculo, de los que le gustan a Pep.

2.- Una chequera sin fondo

Si algo caracteriza al Manchester City es su poderío económico. Desde la adquisición del club por parte del jeque árabe Al-Fahim en el año 2008 miles de millones de libras han sido invertidos en confeccionar una plantilla competitiva. En la mayoría de sus intentos fracasó, pero Pep no tendrá problema para afrontar las incorporaciones que considere óptimas en el desarrollo de su estilo. No podrá fichar a Messi, como le pedían algunos de sus aficionados, pero todo futbolista en mercado que Guardiola quiera, acabará jugando en el City. Si el amor es recíproco, claro.

3.- El centro, siempre el centro

Pase, control, dominio, posesión. En esos pilares se sustenta el edificio de Pep. Querer la pelota, jugarla con paciencia, atacar, volver a jugarla y jugarla otra vez. Y así durante 90 minutos con un único objetivo: el arco contrario. El centro del campo es vital para Guardiola y sus refuerzos han ido a parar a ese lugar, principalmente. Los skyblues querrán ganar los partidos desde la posesión de la pelota y la presión de arrebatar ésta cuando se pierde en campo enemigo inmediatamente, como a Pep le gusta. Y para ello no le faltarán armas y variantes: la magia de Silva y De Bruyne, la velocidad de Sané y Sterling, la calidad de Gundogan, la potencia de Touré Yaya, el criterio de Delph y Fernandinho o el músculo de Fernando. Si el centro del campo no funciona, el equipo tampoco lo hará. Primer mandamiento según Guardiola.

4.- Soluciones donde se deciden los partidos, en el área

El Kun Agüero es un delantero de primera talla mundial y asegura 20 goles siempre que las lesiones lo respeten, e incluso cuando éstas no lo han hecho, el límite del Kun está por definir. Uno de los mejores arietes del panorama futbolístico al que Pep tratará de pulir y convertir en su Lionel Messi particular. Pero si el argentino necesita ayuda, se le será solicitada. Una de las mayores promesas brasileñas, Gabriel Jesús, ha elegido al City frente al interés de Barcelona o Real Madrid entre otros. Y la combinación de sangre latinoamericana entre estos dos atacantes puede ser devastadora. Además, desde el banquillo esperará su oportunidad Wilfried Bony, una opción diferente de mucho más poderío físico para buscar un juego más directo con gran amplitud de variantes y recursos.

5.- Ser diferente, la clave del éxito

El grueso de equipos de la Premier desempeña un tipo de juego muy similar basado en la velocidad de sus salidas a la contra, el derroche físico y la defensa, ¿cómo podríamos definirlo suavemente…? Generosa. La cultura del entrenador británico es así y no va a cambiar nunca. Por eso los últimos grandes triunfadores han tenido técnicos extranjeros con ideas y estilos diferentes. Wenger, Mourinho… Sin ir más lejos el Leicester del viejo zorro Ranieri. Con un sistema basado en la defensa, el compromiso, jugar como un bloque, cerrarse atrás y defender el 1-0 han ganado la Premier. La idea de Pep contrasta abruptamente con el estilo inglés; un hándicap pero a la vez una ventaja pues ser diferente te hace único y a excepción de Sir Alex Ferguson, el tópico se ha convertido en: a entrenador extranjero, victoria segura.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados