Fútbol Europeo

article title

Las 5 claves para la presidencia de la UEFA

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Después de la FIFA, la UEFA elegirá también a un nuevo presidente para salir de la crisis en la que se vio sumida tras la suspensión de su líder, Michel Platini, por sospechas de corrupción.

Estas son las claves que explican la situación en la que se encuentra el ente rector del fútbol europeo y los motivos que le llevaron al congreso electoral de Atenas, en el que el miércoles se conocerá al nuevo jefe.

– ¿Por qué tiene que votar la UEFA un nuevo presidente?

Michel Platini peleó durante mucho tiempo por mantener su posición. Pero cuando la Corte Arbitral del Deporte ratificó la sanción de la Comisión de Ética de la FIFA, aunque la redujera de seis a cuatro años, el francés vio que no podía seguir más como jefe de la UEFA. El cargo contra él es el dudoso pago de dos millones de francos suizos que recibió en 2011 del ex presidente de la FIFA Joseph Blatter. Platini sigue insistiendo en que todo fue correcto, aunque varias instancias jurídicas deportivas lo ven diferente. La UEFA también tiene dificultades para aceptar los hechos. Hasta hoy, la web de la entidad sigue mencionando a Platini como presidente. En Atenas, como deseaba, podrá dar un discurso de despedida.

– ¿Quiénes son los candidatos?

El duelo electoral es entre el holandés Michael van Praag y el esloveno Aleksander Ceferin. El español Ángel María Villar también presentó su candidatura, pero la retiró la pasada semana. Van Praag es miembro desde hace años del Comité Ejecutivo de la UEFA y ya quiso en 2015 suceder a Blatter. Sin embargo, cuando hasta sus aliados europeos le negaron el apoyo, retiró su candidatura a jefe de la FIFA. Como tiene 68 años, el holandés sólo podría dirigir la UEFA hasta 2019 a causa del límite de edad de 70 años. Esa es una ventaja para Ceferin, de 48. El abogado esloveno, que al igual que Van Praag dirige la federación de su país, es todavía una hoja en blanco en el máximo círculo dirigencial de la UEFA. Sin embargo, cuenta con el importante respaldo de Rusia.

FBL-EGYPT-CAF-CONGRESS

– ¿Quién es el favorito?

Van Praag fue considerado durante mucho tiempo como el sucesor lógico de Platini. Pero entonces Ceferin salió a escena en junio. Muchas federaciones pequeñas y medianas, como las escandinavas y la irlandesa, le tendieron la mano, temerosas de perder las prebendas logradas con Platini. En las bambalinas de la política futbolista se rumorean muchas cosas. Existen indicios de que el polémico jefe del fútbol ruso y ministro de Deportes del país, Vitali Mutko, quiere colocar en el trono a Ceferin. Van Praag asegura que la carrera está totalmente abierta, pero el esloveno parece tener una ventaja. Sobre todo después de que la Federación Alemana (DFB), una de las más potentes del mundo, anunciara recientemente que está a su lado.

– ¿Qué indica el voto alemán?

Van Praag contaba con el voto alemán. Pero la DFB decidió finalmente otra cosa. Ceferin es ahora el hombre adecuado, asegura el presidente del fútbol germano, Reinhard Grindel. ¿Por qué? Según los alemanes porque es más joven que Van Praag y aboga por estructuras transparentes. ¿Y la Eurocopa de 2024? La DFB dice que no tiene un papel crucial en la decisión. Pero la intención de Alemania de ser sede del evento tiene sin duda importancia. Ceferin era considerado partidiario de la candidatura de los países escandinavos, que quieren organizar el torneo conjuntamente. Y no sería bueno no estar del lado del probable ganador, como en 2007, cuando Platini se impuso sin el apoyo de la DFB.

– ¿Cómo se votará?

El mandato durará hasta 2019, ya que Platini fue reelegido en 2015 y, según los estatutos, cuando un cargo queda vacante se elige a un reemplazante para lo que queda de mandato. Las 55 federaciones miembro tienen un voto cada una, independientemente de su tamaño. Holanda y Eslovenia también tienen derecho a votar. Como sólo hay dos candidatos, el sistema es fácil: quien consiga más de la mitad de los votos válidos gana. En caso de un empate (por ejemplo un 27-27 con una abstención), se realiza una segunda vuelta y, si fuera necesario, una tercera. Si persiste la igualdad, decide un sorteo. El voto es secreto, siempre y cuando el Congreso no exija una votación abierta.

(DPA)

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados