Fútbol italiano

article title

Las 20 ventas más nefastas de la Serie A

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El fútbol es de los futbolistas. Lejos de la obviedad, el trasvase de ciertos jugadores de unos equipos a otros a lo largo de los años, ha sido la mayor fuerza motriz para el cambio hacia mejor de la hoja de ruta de los clubes receptores, la posibilidad de comenzar a escribir con su llegada, capítulos brillantes de historia con el no frecuente arrepentimiento de los equipos que los dejaron ir. Y es justo ahí adonde enfoca este artículo. Hacia aquellos clubes que desaprovecharon la oportunidad de poder contar con el talento innegable que esos nombres malvendidos o poco valorados en su momento, dibujaron con esmero tras fichar por otra entidad, escribiendo al mismo tiempo una realidad revalorizada y dejando de escribir la historia de lo que pudo ser y nunca fue. No estamos hablando de traspasos necesariamente millonarios siempre justificados por el poder del dinero por parte del vendedor, generalmente de un club de menor entidad a otro considerada más grande, si no de inapelables decisiones erróneas tanto económica como, sobre todo, futbolísticamente. Estos son los 20 jugadores protagonistas de las transacciones más desastrosas de los últimos veinte años en la Serie A, algunas de ellas merecedoras de calificarse directamente como clamorosos errores históricos. Para tirarse de los pelos.

20 Antonio CANDREVA (Juventus → Udinese, 0€, 2010) Propiedad de Udinese -sólo jugó tres partidos- la Juventus se hizo en enero de 2010 con la cesión con derecho de compra del 50% del romano que provenía, a su vez, de otro préstamo en Livorno. Candreva participó mucho en la segunda mitad de la discreta temporada de la Vecchia Signora, sin embargo, el club decidió no pujar por él cuando podría haberse convertido en pieza importante para el posterior ciclo triunfal de Conte. El mismo error cometieron Parma y Cesena en las dos campañas siguientes. Finalmente fue la Lazio quien se hizo con la totalidad de sus derechos en 2014, tras dos años ya como biancoceleste, por un total cercano a los 11 millones. Un dinero bien invertido por un referente para equipo y afición.

19 Matteo DARMIAN (Milan → Palermo, 0’5€, 2012) Con el jugador ya cedido en el Torino desde un año antes, el Palermo, donde había jugado en la 2010/11, se hizo con la segunda mitad de Darmian, todavía perteneciente al Milan, para acabar vendiendo al lateral al Toro por un millón y medio de euros. Como granata, Darmian encontró confianza y creció desde Serie B para convertirse en el mejor italiano en su puesto y ser vendido al Manchester United por una cifra cercana a los 20 millones. El Milan ingresó del Palermo poco más de medio kilo y perdió, de paso, a un lateral de la casa hoy totalmente hecho y consagrado. Mientras Abate se ha estancado en la mediocridad y De Sciglio sigue sin despegar.

18 Graziano PELLÈ (Parma → Feyenoord, 3M€, 2013) En el verano de 2011, el Parma se hizo con Pellè, proveniente del AZ, tras una temporada positiva pero sin alardes por apenas un millón. Con Crespo todavía activo, el italiano no tuvo oportunidades y únicamente marcó un gol antes de partir de nuevo a Holanda, esta vez al Feyenoord, donde estalló con 50 goles en dos campañas. En Parma y en la Serie A, donde nunca obtuvo confianza, se quedaron con las ganas de ver una hipotética dupla con su paisano pugliese Cassano. 11 millones le sirvieron al Southampton para hacer que siguiese marcando goles en la Premier, de nuevo con Koeman.

 

17 Ezequiel LAVEZZI (Genoa → San Lorenzo, 1’2M€, 2005) Fue comprado a Estudiantes de Buenos Aires en 2004, cedido ese mismo año a San Lorenzo y vendido de forma definitiva al club de Boedo al año siguiente por un beneficio de 200.000 euros. Es cierto que el descenso administrativo del club genovés a Serie C propició una decisión precipitada pero también lo es que Preziosi, espasmódico vendedor, quizá podría haber retenido a la entonces joven promesa argentina proponiendo una cesión y no un traspaso. Dos años después, el Napoli se hizo con sus servicios y ‘El Pocho’ triunfó con rotundidad antes de ser vendido al PSG por 30 millones.

16 Giuseppe SIGNORI (Sampdoria → Bologna, 0€, 1998) La Sampdoria se hizo en el invierno de la temporada 97/98 con todo un referente de la Lazio, aunque venido a menos debido a la alta competencia en un equipo plagado de delanteros como Boksic, Casiraghi o Mancini y que ficharía al año siguiente a Salas y Vieri. Signori no cuajó y los blucerchiati lo cedieron en verano al Bologna, quien lo compró al año siguiente dentro del traspaso de Kenneth Anderson a Génova. ‘Beppe’, tres veces capocannoniere en Roma, no bajó de los 15 goles en sus tres primeras temporadas en Bologna, al tiempo que a la Samp se le quedaron cortos los goles de Montella y terminó en Serie B.

15 Francesco TOLDO (Milan → Fiorentina, 2M€, 1995) “En Milanello nunca creyeron en mí, me enviaron de gira por Italia sin darme nunca una oportunidad”. Así fue como el Milan perdió la opción de tener al sustituto ideal y duradero de un Sebastiano Rossi en declive. Recambio que no encontraron hasta el asentamiento de Dida en 2002. Cedido a Verona, Trento y Ravenna, Toldo llegó finalmente a la Fiorentina en copropiedad en 1993 y fue comprada la totalidad de su pase en 1995 por aproximadamente unos 2 millones de euros al cambio. Referente en Florencia, Francesco también quiso serlo en Milán y se tomó su propia venganza años después, siendo el 1 de uno de los mejores Inter de siempre.

 

14 Giorgio CHIELLINI (Roma → Livorno → Juventus, 3M€, 2004) Surgido en el mismo sitio en el que creció, Livorno, el 50% de los derechos de Chiellini fueron vendidos en 2003 a la Roma por parte de la entidad amaranto. Sin embargo, un año después, la Juventus metió sus inteligentes manos de por medio y apoyó al Livorno en la sombra para que éstos consiguiesen de nuevo el 100% de Giorgio en la subasta y que se lo vendiesen posteriormente. Por falta de ambición, los giallorossi perdieron a un defensor superdotado que ha marcado una época vistiendo las vitrinas bianconeras de títulos.

13 Leonardo BONUCCI (Inter → Genoa, 4M€, 2009) Llegado a la disciplina de la Primavera nerazzurra en 2005, Bonucci jugó cedido en Treviso y Pisa antes de ser contratado por el Genoa dentro de la operación que llevó a Motta y Milito al Inter de Mourinho en 2009. Con un solo partido como interista y pese a ser valorado en 4 millones, ni siquiera llegó a debutar con el Grifone. Enviado ese mismo verano a Bari en copropiedad, la Juventus volvió a realizar la misma jugada que con Chiellini y Bonucci acabó en Turín por algo más de 15 millones. Quizá en el Inter hoy se preguntan por qué no incluyeron a otro juvenil en aquella operación.

12 Filippo INZAGHI (Parma → Atalanta, 3M€, 1996) Tras haber marcado 15 goles en el Piacenza siendo un veinteañero, el dinero lácteo de la Parmalat le llevó al conjunto crociato. Una inoportuna lesión fue definitiva para su salida al Atalanta, tras un inicio dubitativo en Parma, por una cantidad prácticamente idéntica a la que habían desembolsado por él. En Bérgamo, ‘Pippo’ sacó todo lo que tenía dentro y se convirtió, nada más y nada menos, que en el capocannoniere de la Serie A. De ahí a la Juventus y al Milan para confirmarse como uno de los últimos grandes nueves transalpinos y para nunca dejar de marcar goles.

11 Luca TONI (Fiorentina → Verona, 0€, 2013) Tras salir del Bayern, Toni entró en un bajo rendimiento que se antojaba irreversible. Después de su discreto paso por la Roma, Genoa y Juve, el bomber de Módena acabó en Dubai para pasar de nuevo a la Fiorentina en 2012, donde retomó mínimamente el vuelo. Sin embargo, el club viola decidió no apostar por él y Toni firmó su cuarto contrato consecutivo en Italia como desvinculado con el recién ascendido Verona para volver a ser lo que era y es: el último gran nueve italiano (42 goles en dos campañas y actual capocannoniere). En ese tiempo, su sustituto en Florencia, Mario Gómez, que costó 20 millones, ha marcado 7 goles en Serie A.

 

10 Roberto Fabián AYALA (Milan → Valencia, 5’5M€, 2000) Tres notables temporadas en el Napoli, le valieron a Ayala el traspaso a la galaxia Milan, donde el argentino podría haber formado un dúo inexpugnable junto a Maldini, previo a la llegada de Nesta y, sin embargo, se convirtió en una aparición circunstancial. Por ello, los rossoneri vendieron sus derechos al Valencia perdiendo por el camino unos seis millones de euros con respecto a lo que habían pagado por él. El conjunto ché se benefició de la falta de visión milanista y se hizo, a precio de saldo, con uno de los mejores centrales de la década.

9 Fabio CANNAVARO (Inter → Juventus, 0€, 2004) 23 millones de euros pagó el Inter en 2002 por el gran central del Parma que nunca alcanzó su nivel real en Milán de la mano del siempre complicado Héctor Cúper. Los nerazzurri, en una decisión incomprensible, lo cambiaron a pelo por el meta uruguayo Fabián Carini, inédito hasta entonces. Cannavaro alcanzó su mejor rendimiento en el centro de la zaga junto a Thuram en Turín, ganó dos Scudetti consecutivos (después revocados) y sentó las sobresalientes bases del nivel que le valió, primero, levantar la Copa del Mundo en Berlín y, meses más tarde, el Balón de Oro, siendo el único defensor que lo ha ganado en veinte años.

8 Dennis BERGKAMP (Inter → Arsenal, 9’8M€ 1996) El mago holandés fue firmado desde el Ajax junto a su compatriota Wim Jonk por un valor de unos 9 millones de euros actuales. Bergkamp pasó dos años complicados como interista y, pese a ser decisivo en la Copa de la UEFA ganada en 1994, un año después partió dirección Londres por una cifra ligeramente superior a la desembolsada. Los nerazzurri, una vez más, dejaban escapar a un futbolista excepcional para que lo disfrutaran otros, en este caso el Arsenal, que pronto repetiría la jugada con otros dos jugadores llegados desde la Serie A.

7 Roberto BAGGIO (Milan → Bologna, 1’8M€, 1999) Ni con Capello ni con Tabárez ni, por supuesto, con Sacchi, Baggio logró ser en Milán el espléndido jugador que había sido en la Juventus. Definitivamente relegado al banquillo en su segundo año, desastroso a nivel grupal, Berlusconi se lo sacó de encima. Rechazado por Ancelotti para el Parma, Baggio aterrizó en Bologna por un precio ridículo para seguir destilando clase, marcar 22 goles y demostrar a todos, que no eran pocos, cuán equivocados estaban ya que el ‘Divino Codino’ seguía siendo una estrella.

6 Patrick VIEIRA (Milan → Arsenal, 6M€, 1996) El segundo “robo” de Wenger en Italia. Vieira llegó al Milan en 1995 como joven gran promesa proveniente del Cannes por un traspaso de unos 3’5 millones de euros pero se pasó el año jugando con el equipo Primavera y únicamente disputó dos partidos con el primer equipo antes de que el Arsenal le echara las redes y lo convirtiese en gran figura mundial. El Milan perdió un centrocampista que marcó una época aunque a este, al menos, le sacó un ligero beneficio económico que, no obstante, la historia ha demostrado que no ha compensado.

 

5 Edgar DAVIDS (Milan → Juventus, 4’6M€, 1997) Davids aprovechó la ley Bosman para llegar a la corte de Berlusconi como agente libre desde el gran Ajax de Van Gaal. Un año y medio de escasa presencia en San Siro bastó para que al Milan no le importara venderlo a un rival directo como la Juventus. En Turín, el ‘Pitbull’ ganó tres títulos de Serie A y regaló seis años de máximo rendimiento deportivo en los que los bianconeri exprimieron al máximo el siempre esforzado fútbol del holandés hasta convertirlo, gafas de por medio, en icono de su época. Un absoluto acierto por parte de unos y un craso error por parte de los otros.

4 Thierry HENRY (Juventus → Arsenal, 13,6M€, 1999) Esta vez le tocó a la Juventus probar de su propia medicina y ver como otros se llevaban a un pelotero legendario que ellos no habían sabido valorar en su justa medida. La Juve pagó al Mónaco, en enero de 1999, 11’5 millones de euros, el traspaso más caro entonces por un jugador francés, sin embargo, el inmenso Henry no vistió más de medio año la bianconera, con la que no llegó a rendir a su infinito nivel, entre otras cosas porque Ancelotti lo utilizaba como wing. Wenger, que ya lo había tenido en Montecarlo, volvió a ser más listo que nadie y el elegante talento de ‘Tití’ se fue volando a Londres para hacer historia como máximo goleador de siempre y mito del Arsenal para siempre.

3 Clarence SEEDORF (Inter → Milan, 0€, 1999) Calidad técnica superior y un físico privilegiado convertían a Seedorf en el perfecto centrocampista contemporáneo. El Inter realizó un gran golpe en el mercado invernal de la 1999/2000 consiguiendo su pase desde el Real Madrid, sin embargo, dos años y medio después -en los que Seedorf nunca se asentó como indiscutible con nombres como Di Biagio, Cauet o Farinós por delante suyo- consideraron que Francesco Coco valía lo mismo que el de Surinam y se lo cambiaron sin plusvalías al Milan, donde Clarence se convirtió en indiscutible baluarte de un equipo de leyenda.

2 ROBERTO CARLOS (Inter → Real Madrid, 3’6M€, 1996) Penúltima gran pifia del Inter en esta clasificación. Moratti fichó a Roberto Carlos en 1995 por unos 5 millones de euros al cambio de entonces y el brasileño, ya internacional en aquel momento, cuajó una buena temporada a título individual, dejando su inconfundible sello en los lanzamientos de falta, sin embargo Roy Hodgson, en modo visionario, decidió prescindir de él al verano siguiente y apostar por Pistone por ser “más disciplinado tácticamente”. Gracias a la sapiencia del inglés, el Madrid disfrutó por un coste irrisorio del mejor lateral izquierdo del fútbol moderno durante más de una década.

1 Andrea PIRLO (Inter → Milan, 2’8M€, 2001 / Milan → Juventus, 0€, 2011) Formado en Brescia, el Inter fichó al joven fantasista en 1998. Dos cesiones al mismo Brescia y a la Reggina intercaladas con un año y media en la disciplina nerazzura que no bastaron para que en el club interista les convenciese el talento de Andrea, intercambiado por algo menos de 3 millones además del “fino estilista” argentino Andrés Guglielminpierto. En el Milan, Ancelotti le dio la batuta volviendo a situarlo delante de la defensa, siempre bien escoltado, y creó una obra maestra. Tras diez años, sin embargo, a Pirlo se le dio por acabado en Milanello y, con su contrato expirado, partió hacía Turín a coste cero para ser el cerebro de la Juventus tetracampeona. Dos de los grandes errores históricos del Calcio con un mismo protagonista y el sello de los dos equipos de Milán. Directamente imperdonable.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados