random

article title

Las 10 lesiones más terribles del fútbol

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Djibril Cissé (Liverpool, 2004 & Francia, 2006)

cisse

El francés Djibril Cissé es uno de los futbolistas que más mala suerte ha tenido con las lesiones en la historia del fútbol, sobre todo cuando nos referimos a fracturas graves, y es que Cissé se rompió ambas piernas en menos de dos años. En octubre de 2004, el delantero francés se fracturó la tibia de la pierna izquierda en un partido de Premier League que enfrentaba a Liverpool y Blackburn Rovers, tras una desafortunada jugada con Jay McEveley.

La segunda fractura tuvo lugar en junio de 2006, a las puertas del Mundial de Alemania. Djibril Cissé disputaba un amistoso con la selección francesa frente a China, pero a los diez minutos de partido el francés sufrió una fractura de tibia y peroné de su pierna derecha en una disputa del balón con Zheng Zhi.

djibril cisse france

La mala suerte se cebó con el francés en dos ocasiones, pero salió adelante y se recuperó de ambas fracturas.

Manuel Pablo (Deportivo de la Coruña, 2001)

Un derbi gallego siempre es emocionante y tenso, pero el fútbol español jamás olvidará aquel partido entre Deportivo y Celta donde Everton Giovanella partió por la mitad la tibia de Manuel Pablo. Ninguno de los que vimos aquel derbi olvidaremos la imagen de Manuel Pablo, sentado en el césped, sosteniendo su fracturada pierna con las manos. Pocos días después de la lesión, incluso Giovanella parecía más afectado que el propio Manuel Pablo: “¿Dónde iba yo a por ese balón”, repetía el brasileño entre lágrimas mientras observaba la repetición de la jugada. Manuel Pablo se perdió el Mundial de Corea y Japón tras sufrir esta lesión.

Eduardo Da Silva (Arsenal, 2008)

eduardo da silva

Eduardo Da Silva, futbolista croata de origen brasileño, sufrió una fractura de tibia y peroné de su pierna izquierda tras recibir una brutal entrada de Martin Taylor en un partido de Premier League que enfrentaba a Birmingham y Arsenal. Eduardo tuvo que ser evacuado en camilla y con una mascarilla de oxígeno.

cesc

Su compañero de equipo, Cesc Fábregas, vivió la escena a pie de campo y no pudo contener las lágrimas. Esta lesión impidió al croata disputar la Eurocopa de Austria y Suiza, que le mantuvo más de medio año fuera de los terreno de juego.

Aaron Ramsey (Arsenal, 2010)

Dos años después de la lesión de Eduardo, otro futbolista gunner sufría una espeluznante fractura. Esta vez el infortunio se cruzó con Aaron Ramsey, o siendo realistas, con Ryan Shawcross, autor de la salvaje entrada que le produjo una fractura de tibia y peroné al futbolista galés. El futbolista inglés del Stoke City fue expulsado con roja directa y se marchó del campo entre lágrimas. De nuevo, Cesc Fábregas vivía en primer plano como otro compañero era enviado de urgencia al hospital tras una dura entrada del rival.

Mateo Musacchio (Villarreal CF, 2015)

“Fractura distal del peroné y luxación en los ligamentos de su tobillo izquierdo”, así comunicaba el Villarreal la terrible lesión de su futbolista Mateo Musacchio. En un partido donde se enfrentaban al Getafe en el Coliseum Alfonso Pérez, el defensa argentino disputó un balón con Diego Castro y sin que se produjera choque entre ellos, el tobillo de Musacchio se dobló tanto que terminó rompiéndose el peroné. Tras ser operado en Madrid, el futbolista estuvo unos seis meses de baja.

Patrick Battiston (Francia, 1982)

El Mundial de España de 1982 vivió una de las lesiones más duras de la historia de los torneos internacionales. Se jugaba el Francia – Alemania Federal y ambos luchaban por un puesto en la final. El fatídico protagonista de esta escena fue el francés Patrick Battiston, quien en su intento de batir por alto al guardameta alemán Harald Schumacher, éste chocó violentamente con Battiston. El futbolista francés quedó inconsciente en el terreno de juego, se fracturó varias vértebras y perdió cuatro dientes. El árbitro no señaló la falta y, casualmente, Schumacher jugó un papel fundamental en la tanda de penaltis que acabó llevando a Alemania Federal a la final, la cual perdió ante Italia.

Filipe Luis (Deportivo de la Coruña, 2010)

Tras aquella fractura de tibia de Manuel Pablo, la tragedia se volvería a repetir en las filas del Deportivo de la Coruña años más tarde. Filipe Luis, actual jugador del Atlético de Madrid, se fracturó el peroné tras marcar un gol al Athletic de Bilbao. Una jugada fortuita donde también intervino el guardameta Gorka Iraizoz, que desde aquel momento se convirtieron en grandes amigos.

filipe luis

Desde el banquillo, la cara de Lotina lo decía todo, llevándose las manos a la cara sin querer observar la tragedia. Tras finalizar el partido, en rueda de prensa el técnico lo comentaba: “Filipe Luis es casi un hijo para mí y no se lo merecía”. El futbolista brasileño, que estuvo tres meses de baja, tuvo que ser operado de urgencia por riesgo de amputación ya que tenía la arteria tibial anterior obstruida.

David Busst (Coventry City, 1996)

La carrera profesional de David Busst terminó aquel fatídico 8 de abril de 1996, día en el que se enfrentaron Coventry City y Manchester United. A los dos minutos de entrar al campo, el defensa subió a intentar rematar un córner y chocó con Danis Irwin y Brian McClair, sufriendo una doble fractura de tibia y peroné en su pierna derecha. El hueso desgarró la piel y comenzó a sangrar por la pierna. El partido tuvo que ser suspendido durante 10 minutos para atender a Busst y posteriormente limpiar la sangre del césped con agua y arena.

El guardameta del Manchester United, Peter Schmeichel vomitó en el terreno de juego tras haber observado la lesión de su rival a escasos centímetros. En el vídeo se puede observar cómo es el guardameta danés quien detiene el juego y lanza el balón fuera del campo para, posteriormente, salir corriendo de la escena llevándose las manos a la cara. La lesión de Busst puso en riesgo la integridad de su pierna, pues corrió riesgo de amputación. Tras ser operado en 26 ocasiones, volvió a formar parte de la plantilla del Coventry pero jamás volvió a disputar un partido como futbolista profesional, anunciando su retirada ese mismo año, recomendada por los médicos.

Ewald Lienen (Arminia Bielefeld, 1981)

Ewald Lienen, actual entrenador del St.Pauli, sufrió la lesión más leve de todas las anteriores pero la escalofriante raja de 25 centímetros que Norbert Siegmann dejó sobre su muslo derecho pasaría a la historia del fútbol. Lo más surrealista es la reacción de Lienen, que tras comprobar el destrozo que le habían hecho en su muslo, salió del campo medio cojeando y se dirigió al entrenador del equipo rival para recriminarle las instrucciones que había dado a sus futbolistas para que lo lesionaran. Mientras Lienen se enzarzaba con el técnico rival, los médicos se llevaban las manos a la cabeza tras observar la espectacular raja que sufría el alemán en su muslo. Afortunadamente, Ewald Lienen fue suturado con éxito y solo estuvo de baja tres semanas.

Michael Krohn-Dehli (Sevilla FC, 2016)

Krohn-Dehli protagonizó una de las últimas graves lesiones de la temporada 2015-16 del panorama europeo. En la semifinal de la Europa League que enfrentaba a Sevilla FC y Shakhtar Donetsk, el centrocampista danés sufrió una fractura-arrancamiento del polo inferior de la rótula de su rodilla izquierda. Krohn-Dehli salió desde el banquillo y solo pudo disputar 15 minutos de partido. Se estima que estará de baja entre 7 y 8 meses, en función de su evolución, por lo que se espera que reaparezca con el club sevillista a inicios del próximo año.

BONUS: Oleg Gusev y Jaba Kankava (2014, Dnipro vs Dinamo Kiev)

Me gustaría acabar este recorrido haciendo una mención especial al susto que nos dió el futbolista ucraniano Oleg Gusev hace un par de años y que dejó helada (aún más) a toda Ucrania durante un partido de la Premier League, el cual enfrentaba a Dnipro y Dinamo de Kiev. Pero esta mención no va dedicada a Oleg Gusev en sí, sino al héroe que le salvó la vida: Jaba Kankava.

Oleg Gusev entró al área para intentar rematar una falta lateral pero el guardameta rival, Denys Boyko, golpeó fuertemente su rodilla en la cara de Gusev de manera fortuita. El futbolista del Dinamo Kiev cayó desplomado al suelo, quedando totalmente inconsciente. El defensa rival, Jaba Kankava, se percató de la situación y rápidamente introdujo sus dedos en la boca de Gusev para evitar que éste se tragara su propia lengua. Si escuchan con atención el vídeo, podrán oír los gritos de dolor de Kankava, pues Gusev estaba mordiendo sus dedos fruto de la crisis convulsiva que le produjo el fuerte golpe. Tras la llegada de los médicos, se observa cómo Kankava se arrodilla en el césped y se duele de su mano, la cual sangra levemente.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados