Tenis

article title

La última esperanza rusa

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Un vistazo al “top ten” de los tenistas nacidos a partir de 1996 deja una conclusión clara: Rusia tiene mucho talento joven. Y es Karen Khachanov, rival mañana de Rafael Nadal en Wimbledon, el abanderado y líder de esa generación que pretende devolver al país más grande del mundo a los primeros planos del deporte de la raqueta.

Rusia ha contado con dos números uno a lo largo de su historia, Yevgeny Kafelnikov (campeón de Roland Garros 1996 y Australia 1999) y Marat Safin (US Open 2000 y Australia 2005) y desde entonces tuvo a dos jugadores cerca de la cima, pero Nikolai Davydenko y Mijail Youzhny no consiguieron dar el último paso.

Davydenko se retiró y Youzhny está el puesto 82 del ranking a sus 35 años. El presente y el futuro pertenece a otros nombres, a un grupo de jugadores, amigos entre sí y que crecieron juntos. Son Khachanov, Daniil Medvedev y Andrey Rublev, 21 años los dos primeros y 19 el tercero.

“Nos conocemos desde pequeños porque jugamos todas las categorías inferiores a la vez y siempre que podemos entrenamos juntos. Estamos muy unidos“, indicó en Wimbledon Khachanov, de 1,98 metros de altura y número 34 del ranking mundial.

Medvedev, que tumbó a Stan Wawrinka en la primera ronda de Wimbledon, ocupa el puesto 49 del escalafón, mientras que Rublev, el más joven de todos, aparece en la posición 95.

Los tres jóvenes pertenecen a lo que la ATP bautizó como la “Next Gen“, la generación del futuro. Según la clasificación actual, el alemán Alexander Zverev es el número uno de esa camada. Khachanov es el segundo, Medvedev el cuarto y Rublev el sexto.

Rusia está haciendo un trabajo muy bueno”, cuenta el español Galo Blanco, entrenador de Kahachanov. “Es una generación de jugadores que están todo el día juntos. Se ayudan unos a otros, no hay envidias, es un placer trabajar con ellos porque se vienen a ver unos a otros, se ayudan en todos los sentidos. Cuando no hay envididas y se ayudan, es un ganar o ganar“.

Khachanov aparece como el jugador con más proyección de ese trío. el tenista nacido en Moscú el 12 de mayo de 1996, irrumpió en el “top 100” el 6 de junio de 2016 y celebró poco después, en octubre, su primer título. Fue en Chengdu, donde había jugadores de la talla de Dominic Thiem, Nick Kyrgios, Grigor Dimitrov o Feliciano López.

“Los rankings muestran que estoy progresando y creciendo como jugador. Para mí el ranking es muy justo y muestra exactamente dónde estás”, señaló el propio Khachanov, que creció con su compatriota Safin y el argentino Juan Martín del Potro como ídolos. Dos torres, como él.

A pesar de sus escasos 21 años, Khachanov se casó en noviembre en Barcelona. En la ciudad española es donde entrena la mayor parte del tiempo a las órdenes de Galo Blanco, que trabajó en el pasado con jugadores como Milos Raonic, Jürgen Melzer o Elias Ymer.

Es cabezota en todos los sentidos, le gusta llevar la contraria“, apunta el técnico español. “Es un chaval (joven) muy trabajador, un poco cabezota y muy suyo. Hay que estar muy encima de él para repetirle las cosas, pero es normal en chicos de su edad, que son muy jóvenes e inmaduros. Es lo que toca. Aunque sí es cierto que no tiene ningún problema para hacer todo lo que le pedimos”.

Galo Blanco, que llegó a ser número 40 del ranking en su época de tenista, cree que la única posibilidad de Khachanov mañana es que Nadal no juegue a su mejor nivel.

Sin embargo, el campeón español no se fía para nada del ruso. “Es un gran jugador en todos los aspectos: buen saque, buena derecha, buen revés y mucha potencia. Es muy fuerte, como todos los jugadores jóvenes. Y es gran trabajador“, indicó Nadal, ex número uno y campeón de 15 Grand Slam. “A Khachanov le gusta este deporte y tiene un gran futuro. Pero esperemos que no el viernes”.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados