Segunda B

article title

La UD Melilla se queda con la miel en los labios

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

El domingo 14 de mayo terminó la edición número 40 de la Segunda División B del fútbol español. Cada final de temporada deja unos apasionantes y apretados encuentros, donde cualquier equipo puede aspirar por el ascenso, Albacete Balompié CF Villanovense; o perder, de forma inesperada, la categoría como el Real Jaén CD Mensajero. También, clubes, como la UD Melilla, que se quedan con la miel en los labios.

La campaña comienza con gran ilusión: Carlos Granero  trae a un laureado Iosu Uribe, solo le falta el ascenso a Segunda División, como su sustituto en el banquillo azulino; Luisma Rincón toma la directiva del club; cesiones de jugadores prometedores, como Santi Luque o Jilmar; y manteniendo a los protagonistas de la permanencia, Dani Barrio o Borja Prieto. La afición no tarda a subirse al barco de ‘siente la corazonada‘, lema y campaña de abonados del equipo norteafricano, y la directiva responde con abonos a cinco euros en la semana de la feria, campaña muy sonada en la redes sociales de los equipos modestas y de su categoría.

La liga comienza de la mejor forma: victoria, portería a cero y sin posibilidad de generar peligro por parte del CD El Ejido (2-0). La corazonada logra su mejor posición en la tabla en la jornada cuatro (segunda posición). Tras esto, entra en una racha de seis partidos sin ganar, e inaugura su casillero de derrotas hasta la jornada nueve, en la que cae por la mínima (1-o) en el Municipal de Marbella ante el Marbella CF, encuentro condicionado por dudosa doble amarilla en menos de cinco minutos del lateral visitante, Jilmar, y también expulsan al entrenador Uribe por protestar la doble amarilla.

El desarrollo de sus partidos se caracteriza por solidez defensiva, esfuerzo en el campo y falta de definición de cara al gol, en el que concluye los partidos con empates, a cero o uno, y victorias por la mínima. El club y los aficionados tienen la ambición del play off de ascenso, meta casi eliminada con la derrota ante el RB Linense en casa por la mínima (0-1); no cae desde la ida en casa de la balona (2-1). Los azulinos despertaron del sueño tras empatar a 2 ante el Córdoba B y  quedarse matemáticamente fuera de la pelea en penúltima jornada.

La UD Melilla y la ciudad lucharán otro año más por el ansiado ascenso a la Liga 123, en la que no se quedará con la miel en los labios.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados