Fútbol inglés

article title

La triste sensación de no poder cumplir los sueños

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

REDACCIÓN.– Las malas noticias son tal cuando, a parte de la gravedad, llegan de forma inesperada, sin esperarlo. Auténticos jarros de agua fría sobre unos protagonistas que se ven superado ante la adversidad.

La visita del Liverpool a Selhurst Park supuso un auténtico bombazo para la Premier League. No sólo por el empate final 3-3, que supuso una enorme sorpresa, sino por la impactante forma con la que se produjo. Diez minutos letales que (parece) sentenciaron las limitadas opciones Reds hacia el título.

El conjunto de Brendan Rodgers visitaba Londres conociendo las opciones del Manchester City (con un partido menos en la tabla), conociendo también que sus opciones pasaban por el tropiezo Citizen en uno de los dos partidos que les resta. Sin embargo, pese a ello, debían ganar, debían sumar tres puntos frente a un Crystal Palace que no tenía nada en juego, y esperar la sorpresa en los próximos días.

Todo indicaba a ello. Más todavía cuando el Liverpool llegó a colocarse con un holgado 0-3 a favor, que incluso había transmitido el mensaje de su hambre de cara a recortar las distancias goleadoras con los del Etihad Stadium. Los futbolistas Reds no celebraban sus goles. La imagen de Gerrard avisando a sus compañeros que debían marcar el máximo de goles posible hacía que sus goles no tuviesen la protocolaria y esperada celebración.

Sin embargo, lo que era un aura de positivismo y ambición, se vino abajo en apenas diez minutos. Justo el periodo de tiempo marcado entre el minuto 78 y el 88, cuando todo se fue al traste, cuando lo que eran tres puntos casi cerrados, y que incluso sabían a poco por la diferencia de goles favorable al Manchester City, se tradujeron en un épico empate del Crystal Palace que dejó imágenes imborrables para muchos.

Brendan Rodgers quedó inmóvil en la banda cuando Gayle, quien 6 minutos antes había conseguido el 2-3,  ponía un doloroso y casi escalofriante empate 3-3 en el videomarcador. Era un gol que les quitaba una ventaja de 0-3, un gol que les privaba de 3 puntos vitales para mantenerse con vida en Premier League, un gol que complicaba muy mucho su estancia liguera.

Estado de shock. Decepción absoluta. Jugadores de la talla mundial como Steven Gerrard, capitán y líder absoluto, o Luis Suárez llorando sobre el césped tras el pitido del colegiado. El rostro de Brendan Rodgers reflejaba perplejidad, como si todo no fuera real, como si todo aquello no estaba pasando.

Lágrimas que reflejaban la pérdida de una oportunidad que, por mínima que era, les privababa casi por completo de ser Campeones. Hace unas semanas el propio Steven Gerrard se emocionaba junto a sus compañeros tras ganar al Manchester City, en un triunfo que para muchos supuso la consecución virtual del campeonato. Aquellas lágrimas contrastan de forma absoluta con las que no pudo reprimir en Londres tras perder. Antagonía pura de sentimientos en apenas un mes.

Parecía hecho. Lo tenían en su mano, pero todo se ha vuelto en su contra de forma sorprendente y como pocas veces se recuerda. Queda una sola jornada. Sin embargo, el Manchester City tiene un partido menos, aplazado, por lo que si gana sus dos partidos cualquier resultado de Liverpool o Chelsea no tendrá relevancia alguna.

El conjunto de Anfield ha perdido 5 de los últimos 6 puntos posibles. La derrota frente al Chelsea en casa por 0-2 supuso el gran paso hacia atrás. De haber ganado, la historia sería ahora mismo bien diferente. Esos 3 puntos sumados a los 2 perdidos del empate en Selhurst Park hacen que el cuento acabe con final feliz, a priori, en la ciudad de Manchester, que de ganar sus 2 últimos partidos serán campeones.

Sobre la bocina, cuando más duele. De forma sorprendente, casi espectacular, el Liverpool perdió 2 puntos que tenía en el bolsillo, y la reacción duró segundos en aparecer. Decepción absoluta, lágrimas que reflejaban impotencia. Han perdido los puntos cuando menos debían hacerlo, en el momento de la verdad, en los últimos metros de una maratón a la que le no han tenido el físico suficiente.

[Sigue toda la actualidad de la Champions League en @LFCsphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados