Fútbol alemán

article title

La Supercopa de Ancelotti: la inauguración en Alemania

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La supercopa alemana hace ya seis temporadas que da el pistoletazo de salida de la categoría reina de lo más importante de las cosas menos importantes. Un torneo que se dejó de jugar por muchos años y que volvió con fuerza en 2010. Una copa que los ultras de los equipos no se toman en serio y por ello prefieren prescindir de ir al estadio, en una especie de boycot a la DFL (Deutsches Fußball Liga).

No por ello dejaron de sonar los pitos en el corazón del famoso “muro amarillo”. Pitos cada vez que el ex-capitán del BVB, Mats Hummels tocaba el balón, ahora vestido de rojo. En las filas del contrario Hummels vivió en la noche de Domingo lo que él mismo ya esperaba encontrar. Y es que según sus propias palabras, el Westfalenstadion es uno de los estadios más emocionales y pasionales de la Bundesliga. De eso no cabe duda. Los aficionados borussers reclamaron manos de Alonso y una roja a Ribery por un codazo a Passlack. Pero no sólo eso, en el corazón del estadio más grande de Alemania se vivió un encuentro lleno de tempo y de pasión.

El partido fue una montana rusa a la que faltaron goles durante la primera mitad de encuentro. Con unos primeros 45 minutos soberbios del Borussia Dortmund que pareció que iba a comerse al Bayern de Ancelotti. Tuchel en la banda constantemente a un Rode que se descubrió brillante saliendo desde la línea defensiva. Manuel Neuer bajo palos contra el BVB, que demostró una vez más las razones por las cuales es el número uno de Alemania. El Bayern encontró dificultades contra una ofensiva aurinegra llena de carácter. Sin embargo en los últimos compases de la primera parte se vinieron arriba los bávaros y Bürki paró un gol casi cantado de Arturo Vidal.

 

Un BVB que dominó y impresionó, pues pocos esperaban ese estado de forma del altual vicecampeón de Bundesliga, sin embargo perdonó las ocasiones que tuvo y el Bayern se llevó el gato al agua. Siendo más vertical ahora que en los últimos tres años como había prometido el nuevo entrenador del equipo minuqués, y es que a Carlo no le tembló el pulso al más estilo italiano para replegar su equipo a defender tras marcar el gol de la ventaja. Muchos aficionados bávaros seguro pensaron en Trappatoni.

Los goles llegaron después, en la segunda parte, con un Bayern más entrado en el partido, pero muy lejos de un buen juego, con Vidal y Müller como protagonistas. Un 2-0 para un Bayern que jugó poco y dejó al Dortmund de Tuchel tener más el balón.

Las buenas noticias para los aficionados neutrales de la Bundesliga es que aunque al Bayern le faltaron Boateng, Robben y Renato, se notaron los problemas en el conjunto del club Rekordmeister. Mientras que en el BVB a pesar de todas sus bajas tuvo un XI competitivo, atractivo y lleno de carácter, con un banquillo casi de lujo y con jugadores como Ginter y Bender, aún están en Rio con el conjunto germano para las Olimpiadas.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados