article title

La suerte cambia de cara para Falcao en el Mónaco

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Christian DÍEZ – El delantero colombiano no pasa por su mejor momento desde que arribara el pasado verano a Mónaco. Mucho se ha hablado de Radamel Falcao en las últimas semanas. Sus posibles desavenencias con Ranieri, su salida del equipo en el partido contra el Nantes en los primeros minutos de la segunda parte y su última lesión le ponen en el candelero.

El buen inicio de temporada de Falcao y su Mónaco ha quedado eclipsado. El equipo monegasco sufrió este viernes su tercera derrota de la temporada, la segunda en Liga. Tras perder hace mes y medio con un sorprendente Lille en el Stade Pierre-Mauroy por 2-0, el conjunto del principado cayó este viernes ante el modesto Valenciennes, jugando como local, por 1-2, en el partido que significaba la vuelta de Radamel Falcao al equipo tras un mes fuera tras una contractura en el muslo sufrida en el partido amistoso de Colombia ante Bélgica del pasado 14 de noviembre.

El delantero cafetero regresaba a una convocatoria del Mónaco tras las dudas de sus últimos partidos defendiendo la camiseta rojiblanca. Su lesión con la selección, coincidió con su cambio antes de tiempo ante el Nantes. Hacia el minuto 60 del encuentro ante el equipo del Loria, Ranieri decidió sustituir al colombiano. Su negación ante el marco rival, sus pocas ocasiones, hacía que el técnico italiano optara por dar entrada al joven Anthony Martial. El gran líder del equipo, su referencia en punta, veía como le sentaban en el banco, algo que no sentó nada bien al ex atlético. Falcao se marchó contrariado al banquillo, con una mala mueca hacia su técnico, al que se negó a saludar. La tensión era evidente. El gesto de Falcao había cambiado.

Tras un arranque demoledor, con siete goles en los primeros siete partidos del Mónaco. Falcao había frenado en seco su racha, síntoma que sufrió en demasía el equipo, que encadenó dos derrotas, tres empates en los siguientes ocho encuentros, incluida la eliminación de la Copa de la Liga a manos del Reims. En esos encuentros la aportación de Falcao menguó. Pese a sus importantes tantos ante el Lyon y el Evian, el cafetero no era el mismo. Dos goles en ocho partidos, y cuatro cartulinas, demostraban que Falcao no estaba.

Ante el Valenciennes, en su vuelta a los terrenos de juego tras un mes de lesión, se esperaba que Falcao hubiese aprovechado el tiempo para intentar dar un giro a su situación. El colombiano entró al terreno de juego en el descanso sustituyendo a Rivière, con el marcador en contra, 0-1, tras el tanto de Abidal en propia puerta en la primera mitad. Las miradas recaían en sus botas. Él tenía que ser pieza clave de la remontada del equipo, pero no hubo suerte, esta estaba en contra. Un gol de Ducourtioux en los primeros minutos de la segunda mitad ponían las cosas aún más en contra. Se seguía esperando a Falcao. La ocasión del colombiano llegó en el minuto 80, con un penalti provocado por el mismo. Ante él los fantasmas del volver a ser. Lo erró, o más bien lo detuvo Pennetau. Falcao no sonreía. Tarde, muy tarde llegaría el tanto de James Rodríguez, que de poco sirvió. La primera derrota en Ligue 1 en el Stade Louis II estaba servida en su vuelta a la élite gala.


Falcao en el momento del penalti vs Valenciennes | Getty Images

Falcao no erraba un penalti desde el 18 de marzo de 2012, cuando el por entonces jugador del Atlético de Madrid falló una pena máxima en Mallorca, cediendo los tres puntos en favor de los bermellones. Un 2-1 en el que el gol rojiblanco también llevó su sello.

El gesto de Falcao ha cambiado. Pese a sus 9 tantos en 14 encuentros con los monegascos, las cifras han empeorado de un año para acá. El pasado curso a estas alturas, el colombiano firmaba 20 goles en 17 encuentros con el Atlético. Era el gran estandarte de los rojiblancos. Inmaculado, nadie se atrevía a dudar de él. En Mónaco Ranieri le ha puesto las primeras piedras en el camino. Se volvió a lesionar, algo que no sucedía desde hacía casi tres años, cuando dejó al Oporto sin gol en los meses de enero-febrero por una lesión de rodilla. Su omnipresencia ya no es tal.

La suerte ha cambiado el gesto de Falcao, por quién sigue suspirando media Europa. El colombiano tendrá ahora unas semanas para intentar cambiar su dinámica negativa y volver con más fuerzas en 2014, donde a la vuelta le esperará el Montpellier (10 de enero).

[Sigue la actualidad de la Ligue 1 en @LigueSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados