Fútbol italiano

article title

La Signora busca magia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

La Juventus se presentó en el Calderón el pasado uno de octubre con una estrategia bien elaborada por Massimiliano Allegri, que es un buen técnico planteando partidos en competiciones europeas,  una defensa firme que sufrió poco (una ocasión en la primera parte) y un centro del campo (Marchisio, Pogba, Vidal) que estaba funcionando en serie A y que puede competir de tú a tú con casi cualquier mediocampo europeo. Pero en el primer gran partido de la temporada fuera de Italia los aficionados de la Juventus se volvieron a ir a casa con cierta desazón. Se perdió el partido, uno a cero con gol de Arda Turan, y el equipo, bien plantado, con mecanismos correctamente ejecutados para maniatar al Atlético fue incapaz de generar una ocasión de gol. La Juventus volvió a adolecer de un punto diferenciador en el apartado ofensivo. De creatividad. De magia.

Ofensivamente, la Juve de Allegri cuenta prácticamente con los mismos mecanismos que la dotó Conte para ganar las últimas tres ligas de manera consecutiva; algo que no pasaba en la  casa bianconera desde los años 30. El entrenador toscano, tipo inteligente, optó por lo más sencillo; no tocar algo que funciona. Y la Juventus en ese sentido cuenta con dos detalles de primer nivel. Por una parte,  tiene alguno de los mejores centrocampistas llegadores del mundo. Tipos como Marchisio, Pogba y Vidal viniendo desde segunda línea y con un disparo de calidad han resuelto más de una vez la papeleta a la Vecchia Signora. Además, las cebras tienen a Lichtsteiner que puede luchar perfectamente por el título honorífico de mejor lateral derecho de Europa y cuyas aportaciones en campo contrario son una constante pesadilla para las zagas rivales. Ese centro del campo dinámico y llegador y esa incisiva banda derecha fueron los protagonistas ofensivos de los dos primeros Scudetti. La llegada de Llorente y Tévez mejoró ostensiblemente la delantera de una Juventus que carecía de puntas de élite hasta aquel momento.

Llorente es clave no sólo porque sus cifras anotadoras han sido buenas,  con 15 goles en Serie A, sino porque gracias a su altura, su posicionamiento y su inteligencia táctica es un excelente generador de segundas jugadas y beneficia enormemente a todos su compañeros, en especial a Tévez, el que hoy por hoy es el mejor jugador de la Juventus.  El argentino está enorme. Su estilo y su carácter han casado de lujo con la Signora. Su talento, movilidad, agresividad y lucha le convierten en uno de los favoritos de la grada y en un hombre clave para el esquema de la Juventus. Entonces, con estos inmejorables mimbres ¿qué es lo que le falta a la Juventus en ataque?

La Juventus suele utilizar al gran Pirlo para liberarse de la presión y poder llegar al área rival. La visión de juego y la precisión de los pases de Andrea son ampliamente conocidos. Si no es él, ya sea porque esté siendo tapado por un defensor o por no estar en un día especialmente lúcido, suele ser  Bonucci quien intenta sacar el balón jugado. Conte decidió desde el primer día que la Juventus no abusaría del pelotazo y Allegri ha mantenido esa dinámica. Marchisio, con la lesión de Pirlo, ha venido ocupando esa posición y sorprendentemente teniendo en cuenta que Claudio es un interior, ha resuelto el entuerto más que bien. Otros experimentos como Pogba de organizador no han resultado tan bien. A sus 34 años, Pirlo sigue siendo un puntal casi imprescindible. A partir de ahí el estilo es sencillo. Vitales son las llegadas de los laterales. En especial, el ya referido Lichtsteiner aunque no se puede desmerecer a Asamoah, jugador que fichó para ser un centrocampista y ha acabado siendo un gran lateral zurdo. O incluso Evra que llegó este verano a la disciplina bianconera y está teniendo bastantes minutos.

Más allá de eso, la Juve abusa del balón directo a Llorente para que Tévez y los centrocampistas se aprovechen o tiene que vivir de un “buscarse la vida” del argentino. A la Juventus le falta creatividad entre líneas, un enlace entre el centro del campo y los delanteros que pueda conectar con Llorente y Tévez y pueda derribar defensas bien ordenadas. El juego entre líneas es la gran carencia que el ataque de la Juve arrastra durante este ciclo ganador. Tévez en ocasiones hace esa función de enganche pero lo que la Signora añora es un socio para Carlitos.

Teniendo en cuenta que en enero el equipo no suele gastar mucho y que no hay grandes oportunidades durante ese periodo de fichajes el mejor  plan alternativo para la Juventus cuando se atasque durante esta temporada puede ser Álvaro Morata. El canterano del Madrid es cualquier cosa menos un diez o un mediapunta creativo, pero aporta al ataque velocidad, desmarques de ruptura, capacidad de asociación y sabe jugar tanto de delantero nato, como de segunda punta como escorado a banda. Puede ser una nueva vía que dote de improvisación a un equipo que  abusa de la monotonía en demasiadas ocasiones. Álvaro estaba acumulando cada vez más minutos antes de su expulsión contra la Roma. Siempre empezando desde el banquillo pero cada vez entrando antes. Teniendo en cuenta que su puesta a punto no debe estar todavía completada ya que estuvo toda la pretemporada lesionado y que Llorente no acaba de ver puerta esta temporada, todo hace pensar que poco a poco Morata será cada vez más útil a la Juventus y que roza ya la titularidad. Para poder convertirse en el brujo que de chispa a la Juve tendrá que calmarse. Cierto nerviosismo que le provoca en ocasiones ser demasiado impreciso le jugó malas pasadas en la exigente plantilla del Real Madrid. En la Juventus tienen más paciencia y creen totalmente en él pero necesitan más la precisión en el último toque de su pie derecho de lo que lo necesitaba el Madrid.

Sin Morata, y con un 1-1 en el marcador que suponía el primer pinchazo en A, Allegri probó contra el Sassuolo un cambio de sistema. Utilizó por primera vez la defensa de cuatro. Delante mantuvo a Tévez que fue ayudado por Kingsley Coman y por Pereyra que consiguió enlazar algún que otro centro interesante al área. El cambio al 4-3-3 puede ser otra de las opciones. Una lástima para Allegri y el éxito de este sistema que uno de los hombres más puros de banda que tiene la Juventus como es Simone Pepe y que sería ideal para este dibujo lleve tres años de lesiones continuas que están estacando su carrera. Morata podría acoplarse a este sistema, al igual que Giovinco.  Sebastian es un enganche como los que casi ya no quedan en el fútbol italiano. El pequeño y talentoso diez no lo ha tenido nunca fácil en el club y no ha acabado de poder demostrar su calidad de manera continuada. Etiquetado como grande contra los pequeños pero pequeño contra los grandes, Giovinco lleva un par semanas jugando a ratos pero a buen nivel y tuvo 30 minutos  de gran calidad en el pasado partido clasificatorio para la Eurocopa entre Italia y Azerbayan. Es, sin duda, la opción más creativa para el señor Allegri y quizá la última oportunidad para el propio Giovinco de desterrar prejuicios y dudas.

Por último, está Kingsley Coman que debido a su juventud y a que es un recién llegado cuyo objetivo este año es poco más que aprender debe ser el que menos responsabilidades cargue. Jugó 68 minutos brillantes  en el debut liguero de la Juventus contra el Chievo. Más de una hora de movilidad, talento y frescura. Unas características que tampoco serán ignoradas por el míster juventino en próximos retos. Puede actuar, además, de segunda punta y en la banda, dotando de versatilidad al ataque.

Varios recursos que deberán ser administrados por el brujo Allegri para que la pócima juventina funcione tan bien como años atrás y pueda incluso reducir la distancia que a día de hoy separa a la Juve de los grandes europeos. Massimiliano frota la piedra en busca de la chispa ofensiva que le de magia a una Signora que desea reinar en Europa como ya lo hace en Italia.

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados