Selección

article title

La RFEF y Del Bosque se darán el “sí, quiero” hasta 2016

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Manu MAÑERO – Pese a que en no pocas ocasiones Vicente Del Bosque ha dejado caer que su ciclo al frente de la selección española acabaría tras la cita mundialista de 2014 –la última vez en abril del presente año-, el técnico siempre se resistió a pronunciarse categóricamente al respecto y dejó entreabierta la ventana a su continuidad incluso para después de Brasil, ocasión que hoy tiene más a tiro que nunca.

Del Bosque siempre ha emplazado a periodistas y aficionados a esperar a la clasificación para el Mundial para hablar del futuro, y una vez conseguida –en la última jornada y gracias a la victoria ante Georgia por 2-0 en Albacete-, ha abierto de par en par esa ventana entreabierta declarando, ya sin medias tintas: “Si quieren, renovaré”. Y en efecto, la RFEF quiere: no en vano, la oferta está preparada aunque todavía no se le ha comunicado oficialmente, y prorrogaría su contrato hasta después de la Eurocopa de 2016, independientemente de lo que ocurra en el Mundial de Brasil.

Para entonces, Del Bosque tendría ya 65 años (haría los 66 en diciembre, supuestamente ya fuera de cargo de seleccionador) y, si la suerte y los resultados le acompañan, se convertiría en el segundo entrenador que más años seguidos ha dirigido a la selección, únicamente tras Ladislao Kubala, quien dirigió a España durante once años entre 1969 y 1980. Ampliar su contrato le permitiría superar, por ejemplo, a Miguel Muñoz (que entrenó a España siete años, seis de ellos seguidos entre 1982 y 1988) y a Javier Clemente (1992-1998), los siguientes hoy día en la lista tras Kubala.

La decisión de la RFEF de atar a Del Bosque hasta 2016 responde por descontado a los méritos del seleccionador al frente de España (campeón del mundo en 2010, de Europa en 2012, finalista en la Confederaciones 2013 y tercero en la de 2009, siendo además el técnico con mejor porcentaje de victorias de la historia), pero también a la dificultad para encontrarle un sustituto que tome su testigo: y es que la idea de la RFEF es que el sucesor sea un hombre ‘de la casa’, de perfil bajo, que recoja una selección joven pero rodada –la inclusión de los Koke, Isco, De Gea, Thiago o Íñigo Martínez va en esa dirección-, a fin de hacer el traspaso de poderes lo menos traumático posible. La idea es intentar evitar en la medida de lo posible batacazos como el de Iñaki Sáez en su día, cuando promocionó a la absoluta en 2002 para relevar a Camacho y se dio de bruces con una selección que prácticamente empezaba de cero y que naufragó en la Eurocopa de 2004.

[Sigue la actualidad de la selección española en @LigaSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados