Asia

article title

La República de Corea ya tiene seleccionador

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hace tres semanas el Grupo A de clasificación mundialista en la zona asiática daba un vuelco inesperado. Catar vencía por 3-2 a la República de Corea y las consecuencias no tardaban en llegar. Uli Stielike era cesado días después. Y, por fin, la federación surcoreana ha llegado a un acuerdo para su sustituto.

Un novato en Corea con un objetivo mayúsculo

El sustituto del preparador alemán será un hombre “de la casa”. Shin Tae-yong es el elegido. Un entrenador con amplia experiencia en las categorías inferiores. No en vano ha dirigido tanto a la selección olímpica como al combinado U20 de los Taeguk Warriors. A nivel de clubes toda su trayectoria se reduce a Seongnam y a un brevísimo periplo en Queensland Roar, equipo que hoy es Brisbane Roar. En Seongnam desarrollo toda su carrera como prolífico media punta. Y equipo al que entrenaría durante tres temporadas ganando una FA Cup y, sobre todo, una Champions League asiática en 2010.

Ante sí se presenta un reto mayúsculo. La República de Corea está ante una de las mayores crisis deportivas de la historia. Crisis solo comparable a las semanas previas del pasado Mundial de Brasil. Restan dos encuentros de clasificación y la Corea de Shin Tae-yong está segunda con 13 puntos. A un punto, Uzbekistán. A cuatro, Siria. Los Taeguk Warriors recibirán a una Irán ya clasificada y viajarán el 5 de septiembre a Tashkent para medirse, en un partido crucial, a Uzbekistán.

Situación compleja y complicada para un país que no falta a un Mundial desde la edición de España’82. Hoy, su posible ausencia, es una realidad. Crisis de resultados, dudas en puestos clave y bajo rendimientos de jugadores, que, en sus clubes, son las estrellas. Cuando comenzó la fase de clasificación nadie esperaba esta situación. Pero que Son Heung-min, Ki Sung-yueng, Park Joo-ho o Ji Dong-won se queden sin mundial es una posibilidad que, cada día, se hace más real. La clave está en manos de un Shin Tae-yong del que todos esperan que obre el milagro que ya hiciera con Seongnam en 2010.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados