Fútbol italiano

article title

La rebeldía de Keita Baldé en la Lazio

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Hay lío en la Lazio. Y el problema es con Keita Baldé. A lo largo del verano, no ha habido día en que no se haya hablado de su posible salida del club biancoceleste, llegando incluso a forzarla el propio jugador. Relacionado con la Juventus, el Napoli y el Barcelona, entre otros, en el mes de Julio se retrasó en incorporarse a la pretemporada del conjunto de la Capital para forzar una salida que finalmente no se produjo.

A disgusto, ha seguido entrenándose bajo la disciplina laziale mientras su representante le ha estado buscando destino. Todo al mismo tiempo que Keita ha lanzado continuas declaraciones en las que ha criticado a la Lazio y a sus directivos. Y con insistencia parece haber encontrado un interesado. Y es que en los últimos días ha salido el interés del Mónaco, una oportunidad que el futbolista hispano-senegalés parece no querer dejar escapar, por lo que ha vuelto a forzar su salida en la víspera del debut de la Lazio en la Serie A fingiendo una lesión que le impidiera estar disponible.

La Lazio ha hablado

La decisión del jugador de “abandonar el primer partido del campeonato con la excusa de una lesión en la rodilla izquierda” ha sido catalogada por el club como “inaceptable“, pues están seguros de que es mentira después de haberlo comprobado realizándole “repetidas pruebas médicas y ortopédicas por parte de los responsables sanitarios del club, el Dr. Fabio Rodia, Especialista en Ortopedia y Traumatología en el C.T.O. de Roma en colaboración con Inail“.

A pesar de los problemas causados por Keita, en el comunicado de la Lazio se puede comprobar que el club entiendo el deseo de que “un joven futbolista (como él) con talento aspire a quemar etapas en su carrera” y busque cambiar de club si así lo cree conveniente. Pero “en ningún caso esta ambición puede convertirse en un acto de falta de profesionalismo en contra del club al que está vinculado por un contrato que expira en dos años (2018)”. Es por ello que el equipo presidido por Claudio Lotito ha visto en esto “un gesto de desconfianza y arrogancia hacia sus compañeros de equipo y una manifestación de deslealtad a afición que tiene el derecho de contar con profesionales altamente motivados para representar los valores y colores“.

Sea como sea, hay lío servido en Roma con el ‘caso Keita’ pues si la Lazio se mantiene firme y evita su salida deberá soportar un año a un jugador que no está comprometido con el proyecto. Y estaría por ver si lo dejaría apartado del equipo o si intentaría recuperarlo. Por otra parte, si lo dejase marchar se mostraría endeble ante la situación y daría una imagen muy mala ante sus aficionados. Decisiones complicadas para la Lazio.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados