Real Sociedad

article title

La Real recuerda sus mejores tiempos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Arconada, Celayeta, Olaizola, Alonso, Górriz, Kortabarría, Idigoras, Diego, Satrústegui, Zamora y López Ufarte … Inolvidable equipo e inolvidable entre ellos su guardameta, Arconada, ídolo de todos los niños de la época. Es la alineación de aquella Real Sociedad que fue capaz de conseguir proclamarse campeón de liga la temporada 1980-81. La hazaña se repetiría la siguiente temporada. Fue una época, la de los 80, dorada para el club ‘txuri-urdin’. En la entrada al siglo XXI han prevalecido las sombras sobre las luces a nivel deportivo a orillas de ‘La Concha’, salvando temporadas esporádicas en las que obtiene un subcampeonato de liga a inicios de siglo o como aquella 2012-2013 en el que la irrupción de los jóvenes Illarra, Iñigo Martínez o Agirretxe unidos a la calidad de los también jovencísimos Carlos Vela y, sobre todo, Antoine Griezmann permitió a los ‘txuri-urdin’ alcanzar posiciones de Champions League.

La excelente afición del equipo de San Sebastián ha tenido que esperar varias temporadas para volver a ilusionarse con su equipo. Salvando las distancias, y de la mano de Eusebio Sacristán, el equipo vuelve a encandilar a Anoeta. No fueron precisamente sencillos los primeros pasos del técnico vallisoletano al frente de la Real. Sin embargo, el club ha sabido depositar su confianza en él y entregarle el margen de tiempo necesario para que el técnico logre engrasar la maquinaria ‘txuri-urdin’.

La Real alcanza la cuarta posición en la clasificación liguera al finalizar el presente 2016 y no lo hace por casualidad. Alcanza posiciones de acceso a la Champions League y lo hace por méritos propios. No parece tratarse de una fugaz etapa, sino más bien reflejo de un gran trabajo realizado que ahora está dando sus frutos. No sólo los números lo demuestran, existen diversos factores que explican el buen momento que atraviesa el conjunto donostiarra.

De aquella Real que alcanzó la gloria liguera durante dos temporadas consecutivas, se puede recitar perfectamente de memoria su alineación de gala. Algo a lo que también nos ha acostumbrado la actual: Rulli, Yuri, Iñigo Martínez, Navas, Carlos Martínez, Illarra, Zurutuza, Xabi Prieto, Oyarzábal, Vela y Willian José. Una máquina perfectamente engranada y cuyas piezas comienzan a conocer a la perfección el funcionamiento de cada uno de sus compañeros. Una Real que sabe a lo que juega y, quizá más importante, que sabe a lo que quiere jugar y no abandona su idea de juego. Una idea, además, vistosa, de juego alegre y combinativo, aunque a la vez compacto en la que el conjunto ‘txuri-urdin’ pretende (y casi siempre consigue) buscar la victoria a través de la posesión de balón y de sentirse protagonista en cada uno de los encuentros.

Desde la portería, bien cubierta con el joven y espectacular Rulli, pasando por una defensa en la que perdura Iñigo Martínez de aquella Real subcampeona de 2013 reforzada por un seguro y sobrio Raúl Navas tras superar una inoportuna lesión y con la intachable ayuda en los laterales de una de las revelaciones de la temporada, Yuri. Un centro del campo en el que Illarra vuelve a ser el que fue, tras un frustrante paso por el Real Madrid, abarcando grandes espacios, haciéndose fuerte en la medular a base de lucha, pundonor y grandes dosis de calidad. Con un Xabi Prieto que parece atravesar una segunda juventud y la irrupción de un jovencísimo pero a la vez atrevido Mikel Oyarzábal dando profundidad en la posición de interior.

Muy destacado Zurutuza, ese pelirrojo que en muchas ocasiones parece pasar inadvertido, pero que es vital para el juego del conjunto donostiarra. Toque, apoyo, desplazamiento de balón, colocación… en un jugador que abarca grandes espacios y destaca en todas las facetas del juego en la medular. Importantísima la vuelta a su nivel de Carlitos Vela. El extremo mexicano parece haber regresado de su lapsus de juego y cada semana va a más, siendo de nuevo ese jugador desequilibrante que puede decidir partidos. Y finalmente con el gran acierto para la punta de ataque que fue la incorporación de Willian José el pasado verano. El jugador formado en la cantera del Real Madrid ha confirmado en San Sebastián las buenas sensaciones que ya generó la pasada temporada en la U.D. Las Palmas.

En definitiva, nos encontramos con una Real Sociedad que es, hasta el momento, el equipo más llamativo de la temporada en la Liga Santander. No sólo por su posición en la tabla (que también), sino por el modelo de fútbol que propone y consigue desplegar en el césped debido principalmente a la conjunción y asimilación de conceptos adquiridos por un once en el que todos se conocen perfectamente.

Probablemente, esta Real Sociedad no pueda aspirar a conseguir un nuevo título de Liga como los logrados en la década de los 80. Las distancias con los grandes se han aumentado y cada vez se hace más difícil que se produzca una hazaña similar. Sin embargo, esta generación de futbolistas sí puede aspirar a consolidarse como un sólido aspirante a alcanzar posiciones europeas durante varias temporadas. Mimbres se vislumbran para ello. El nuevo año debe confirmarnos si la Real tiene la capacidad para lograrlo.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados