Fútbol inglés

article title

La polémica llegada de Mackay a Wigan

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El fútbol inglés recoge un aura especial cuando se trata de valores y respeto, por lo que ciertos problemas sociales adquieren cierta relevancia cuando entran en lo deportivo.

El Wigan se ha visto envuelto en una polémica absoluta los últimos días por la contratación del técnico escocés Malky Mackay. La FA se encontraba estudiando y analizando una serie de mensajes de texto y correos electrónico en los que Mackay mantenía un discurso en tonos sexista, racista y homófobo, cuando el conjunto del DW Stadium oficializaba su fichaje.

La polémica está instaurada durante toda la semana en Inglaterra, criticando la decisión de los Latics por haber contratado a un entrenador que no cumple con las normas éticas no escritas que debería seguir. Al parecer, tanto él como su ayudante Iain Moody, durante la etapa de ambos en Cardiff, intercambiaron SMS que, según se ha filtrado, dejaría en mal lugar al técnico del Wigan:

Hay bastantes perros en Cardiff para todos nosotros para ir por ahí” o “Él es una serpiente, una serpiente gay. No se puede confiar” serían algunos de los mensajes que la FA está estudiando para una futura sanción.

Las críticas ahora están orientadas en dos direcciones. Por un lado, evidentemente, Mackay, por ser el supuesto protagonista, y ahora también ha entrado en la polémica el presidente del Wigan, Dave Whelan, por haber contratado a un técnico implicado en faltas tan graves, que han focalizado en la ciudad un alto grado de polémica.

El presidente de los Latics ya se ha manifestado oficialmente, y ha afirmado que en su contrato existe una cláusula que sería efectiva en caso de que el entrenador escocés sea sancionado, protegiendo al club. Incluso ha contestado a una diputada del partido laborista, Lisa Nandy, quien ponía en duda la ética de Whelan por la contratación, y éste no dudó en contestarle afirmando que está dispuesto a invitarle al estadio a ver un partido del equipo y a, si ella lo desea, conocer en persona a Mackay, facilitando que conozca la situación de cerca.

Pero no queda ahí, ya que Dave Whelan ha declarado en The Guardian que “los judíos persiguen el dinero más que todos los demás”, lo que ha hecho que ciertos sectores se hayan manifestado contra su persona y contra el club. Incluso uno de sus patrocinadores esta temporada, Premier Range, ha decidido romper su contrato comercial, desvinculándose del club y posicionándose, así, contra el presidente del Wigan.

El fútbol inglés suele tener mucha relevancia en casos de racismo, homofobia y ámbitos sociales que falten al respeto o la ética. El mundo del deporte en el Reino Unido no acepta acciones de este tipo, y casos como el mordisco de Luis Suárez en el pasado, o el que el propio charrúa tuvo con Evra por racismo, no pasan desapercibidos.

Es por ello que desde los medios ingleses la polémica está servida con todo tipo de descalificativos y comentarios por una de las semanas más tensas del Wigan, primero por la contratación del técnico Mackay (investigado por la FA) y luego por la defensa del presidente hacia sus acusaciones.

En lo deportivo los Latics siguen inmersos en su búsqueda y lucha por volver a la máxima competición del fútbol inglés, pero las cosas no van demasiado bien, puesto que se encuentran clasificados en la 22ª posición de la tabla con 16 puntos de 51 puntos disputados en la Championship, en puestos de descenso y con sólo 3 victorias en 17 partidos.

Por ello, Mackay llegaba al DW Stadium, donde ya sabe que su situación no va a ser cómoda, tanto a nivel deportivo como personal.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados