Se habla de:

Fútbol Escandinavo

article title

La penúltima rebelión de Ei∂ur Smári Gudjohnsen

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Víctor CERVANTES.- A qué tipo se le ocurre usar el trofeo de la Premier League para afeitarse? Pues a uno al que, simple y llanamente, le resbala todo. Con este aire de chicarrón norteño un tanto despistado llegó la temporada 99-00 el joven Ei∂ur Smári Gudjohnsen al Bolton Wanderers para marcar 21 goles. Quince años más tarde, Gudy volvió a ser noticia esta semana al disputar un partido amistoso con los chavales de la U-21 del Bolton ante el Middlesbrough. La prueba convenció a Neil Lennon y todo indica que formará pareja atacante en la Championship junto a otro mito como Emile Heskey. Según confiesa el propio Eidur, el islandés cierra el círculo de la élite en la que fue su primera casa.

Ver a todo un campeón de la Champions League disputar balones con unos imberbes a los que prácticamente doblaba en edad debió de ser una estampa harto curiosa. Sin embargo, Isbjörn (“oso polar” en islandés) está acostumbrado a las situaciones más estrambóticas en su vida futbolística. Nada en él es común, empezando por ser el máximo estandarte nacional en un país aficionado al balonmano y a la Glima, una disciplina ancestral parecida a la lucha grecorromana.

Gudjohnsen02

El pasado 3 de diciembre, Gudjohnsen jugó con el Bolton Wanderers sub-21

Tampoco el debut con su selección fue algo normal, el 24 de Abril del 1996 jugó contra Estonia sus primeros minutos sustituyendo a Arnór Gudjohnsen ¡su propio padre! Un referente del fútbol belga que triunfó en el Anderlecht en los años 80.

Durante su dilatada trayectoria Gudjohnsen siempre ha tenido que demostrar algo y vencer la sombra de las dudas, tanto las propias como las ajenas. Cuando parecía que la carrera de niño prodigio se truncaba por algún que otro exceso con el juego y el alcohol, Eidur supo reconducir su situación a tiempo demostrando una madurez insólita para su edad. También en Londres tuvo que convencer a un recién llegado Roman Abramovich que era lo suficientemente galáctico como para permanecer en el nuevo Chelsea de Mourinho. Quizás por ello, a pesar de su semblante pasota y disperso, sus celebraciones siempre han tenido un punto reivindicativo.

Y en Can Barça más de lo mismo; en este caso la losa se llamaba Henrik Larsson. Como ambos eran atacantes y procedían de países escandinavos alguien pensó que el islandés podía ser ‘el nuevo Henke’, con un razonamiento parecido al que hizo creer que Alex Song podía jugar como central porque era alto y africano como Touré Yayá. Rápidamente se vio que Gudy y Larsson se parecían como un huevo y una castaña. Sin embargo, en esos tres años Isbjörn hizo todo lo posible para adaptarse a un ecosistema tan distinto como el azulgrana. Y aunque es cierto que fue un periodo irregular, también lo es que dejó algunos goles que por el contexto del equipo no llegaron a tener la importancia que se merecían. Pienso en el 2-3 ante el Celta, batiendo a Pinto en el último minuto en Balaídos en el día de su debut en Liga, o en el gol que dio la victoria al Barça en Anfield pero que no sirvió para pasar de octavos.

Sin embargo, el gol que representa a la perfección su espíritu rebelde es el que marcó el 24 de Septiembre de 2008 en el Camp Nou. El incipiente proyecto de Guardiola andaba aún con paso dubitativo y los azulgrana se habían dejado empatar un partido que tenían controlado ante el Betis. Minuto 80 y el islandés remató desde el suelo un centro larguísimo de Alves para poner el 2 a 3. Acto seguido se levantó del suelo y empezó a correr enloquecido golpeándose el pecho con el puño y sacando espuma por la boca.

Gudjohnsen

Gudjohnsen jugó con el FC Barcelona entre 2006 y 2009

Siempre me ha parecido divertido imaginar lo que estaba pensando durante esa rabiosa carrera. Algo así como: “entre tanto fino estilista, un rudo fajador de piernas gruesas como yo os está salvando el culo!” más o menos, en islandés, claro. Después de este gol, sus compañeros no dudaron en destacar la importancia de su rol en el equipo. Y es que, pese al tópico frio y distante que persigue a todo islandés, lo cierto es que Gudy ha hecho muy buenas migas siempre donde ha estado gracias a su carácter cercano y afable. Quién sino, se dejaría grabar vestido de Superman haciendo el cabra en el jardín de su casa? Un futbolista anormalmente normal, y un poco loco:

Después de esto empezó su declive en el fútbol de primer nivel. ¡Bendito declive! ¿Cuantos firmarían poder viajar durante años por clubes históricos de Europa como el Mónaco, el Tottenham, el Fulham o el AEK, entre otros? Durante todos estos años además, Gudjohnsen ha ejercido como baluarte de una joven selección islandesa que fue creciendo bajo su capitanía hasta quedarse a las puertas del Mundial de Brasil. La derrota en la repesca ante Croacia fue uno de los varapalos más duros en la carrera del islandés. Justo al acabar el partido Eidur admitió con lágrimas en los ojos y la voz entrecortada que seguramente aquél había sido su último partido con Islandia(2:29).

No sé a ustedes pero a mi ver a un hombre de 36 años hecho y derecho llorar porque se queda a las puertas del sueño de su vida me parte el alma. No obstante, ya hemos visto la eterna rebeldía de este jugador y en Islandia ya hay quien lee este retorno al Bolton como un último intento por volver a la Selección y quitarse la espina con la Euro 2016. Si es así, ojalá Eidur Gudjohnsen lo consiga. Jugar una Eurocopa con 38 años sería una forma extraordinaria de acabar una carrera poco común. Insisto, ojalá llegue, pero alcance o no ese sueño espero que después de lo visto entiendan por qué Isbjörn será para siempre un ídolo underground.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados