La Liga

article title

La nueva era de Luis Enrique queda bautizada con éxito

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Oriol CARTRÓ – Ilusión. Ganas. Intensidad. Presión. Juego. FÚTBOL. Éstos son algunos calificativos que se le puede añadir al bautizo del nuevo Barça de Luis Enrique. Con el pitido inicial del árbitro arrancó la Liga BBVA en el Camp Nou, donde los aficionados culés tienen mucha ilusión en la renovación producida tras las marejadas acaecidas el curso anterior. Enfrente estaba el Elche, un equipo que quería sorprender desde la primera jornada al subcampeón de Liga. Un Messi revitalizado en la chispa y en la entrega, acompañado de un Iniesta clarividente y un Munir eléctrico fue lo más destacado de un partido de trámite para un Barça muy superior al cuadro ilicitano que entrena Fran Escribá.

En el primer minuto de partido pasó un hecho insólito: apareció un gato negro en el Camp Nou. Estuvo allí un par de minutos hasta que alguien de seguridad lo quitó del campo. ¿Un augurio? pensaron algunos.

El Barça tenía la pelota  y el Elche esperaba para contraatacar -sin éxito-. Lo intentaba con determinación el conjunto culé pero la defensa del Elche era sólida y no cometía casi ningún error. Munir, el debutante de 18 años en el Barça, lo intentaba con un disparo potente tras un jugadón de Iniesta, pero se topaba con el palo, al igual que el propio Iniesta unos minutos más tarde, en el que su disparo desde fuera del área se lo quitaba de encima el larguero. No fue hasta el minuto 42’ de la primera parte en el que un buen robo de Busquets y un pase a Messi servía para que el argentino hiciese una de sus jugadas favoritas, se fuera de dos defensas y con un disparo cruzado batiera al guardameta del Elche. El Camp Nou gritaba el retorno de Messi a la Liga pero la alegría se iba a esfumar pronto, ya que un error de Busquets dejaba solo a Rodrigues delante de Bravo. Mascherano, el central junto a Mathieu esta noche, intentó frenar a Rodrigues con disimulo pero el árbitro se dio cuenta y le enseñó la tarjeta roja, merecida al defensa argentino. Acababa así la primera parte con un sabor agridulce por parte de la afición culé y de los propios jugadores tras la expulsión de Mascherano.

Justo arrancaba la segunda parte y Bartra había entrado para ocupar el sitio del recién expulsado Mascherano, dejando en el banquillo a Rafinha, quien no pudo destacar en la banda derecha de la improvisada delantera que presentó Lucho. En el primer minuto de la segunda parte, un gran pase del destacado Rakitic y un error de un defensa del Elche en cabecear la pelota dejó solo a Munir. El madrileño no perdonó, sacó su magia y con el exterior puso el 2-0 en el marcador entre los aplausos de todo el Camp Nou rendido al jugador del Barcelona B, quien la temporada pasada militaba en el juvenil. Tenía pinta de que el Elche, tras la expulsión del Jefecito tendría que atacar más para intentar acercarse en el marcador, pero no fue así, ya que el Barça siguió con el mismo juego que con 11 jugadores en el campo y siguió tocando y presionando al rival. Hasta que apareció de nuevo Leo, que con un gran jugada dentro del área acabó haciendo tres fintas para marcar el tercer gol de los locales y el segundo en su cuenta particular. Claudio Bravo seguía sin trabajo ya que los delanteros del Elche no podían llegar a la portería azulgrana por la gran defensa del equipo culé, con Bartra y Mathieu sólidos como centrales y Alves y Alba como grandes carrileros que recuperaban bien su posición.

Apacible sesión de baño y masaje en el Camp Nou. El Barcelona ha empezado con buen pie la temporada en la Liga BBVA. De momento Luis Enrique promete ilusión y entrega a partes iguales, el aficionado culé recoge con gusto el testigo que ofrece el asturiano.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados