Atlético

article title

Levantarse, insistir y competir

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Dice Simeone que lo de anoche es como la vida: levantarse, insistir y competir. Para los colchoneros resulta placentero, ver como sus jugadores transmiten los valores del escudo que tanto unen a toda una afición que nunca ha dejado de creer. Como dice Juanan Mota, en el artículo de ayer, lo de anoche no hubiera sido posible sin sin la sobriedad de Oblak, la perseverancia de Juanfran, el descaro de Lucas, el liderazgo de Godín, las mil y una carreras de Filipe Luis, la templanza de Augusto, el corazón de Gabi, la sobriedad e inteligencia de Koke, la veteranía veinteañera de Saúl, las conducciones de Carrasco, la cabeza de Griezmann y el gol de Torres que abrió la eliminatoria. Pero uno se pregunta, ¿En que monstruo se ha convertido este Atleti? ¿Y el Calderón? ¿Hay vida más allá de Simeone?

LEVANTARSE: Empezando por el final, Simeone de momento no es un problema sino una necesidad. Dícese de un telepredicador evangélico que controla, bota y dirige con la misma ansia que los que juegan y son ordenados. En poco más de 3 años, la mentalidad ha cambiado, de ‘Pupas’ a ‘Molesto’, no en la forma pero sí en la acción. Ahora ya no duele sino causa dolor, martirio y enfermedad. Desde aquel 8 de Mayo de 2013, cuando el Atleti se aseguraba el tercer puesto y el acceso directo a la Liga de Campeones, algo que no lograba desde la temporada 1995-96, Europa ha conocido al vecino tocapelotas. Que llega a tu casa, observa y te gana la batalla y luego a la suya no te deja entrar.

INSISTIR: Milan, Barcelona, Chelsea, Bayer Leverkusen, PSV Eindhoven, Real Madrid y otra vez Barcelona. Todos estos, exceptuando el Real Madrid, son los equipos a los que el Atleti de Simeone se ha enfrentado en una eliminatoria a doble partido en la Copa de Europa. Todos ellos con vuelta en el Calderón salvo las semifinales frente al Chelsea con la vuelta en Stamford Bridge y la eliminación del año pasado en cuartos frente al Real Madrid con la vuelta en el Bernábeu. El dato es demoledor. Con la vuelta en casa, no conocemos rival que haya podido superar a Simeone a doble partido en la Copa de Europa, de locos. Y no solo eso, únicamente Zenit, Milán y Benfica pudieron anotar en el feudo colchonero, todos ellos en partidos de la fase de grupos. 

COMPETIR: Jugando, ganando, peleas como el mejor, porque siempre la afición, se estremece con pasión. Porque luchan como hermanos, defendiendo su colores, en un juego noble y sano, derrochando coraje y corazón’ así dice su himno, fiel reflejo de lo que ocurre cada noche de martes o miércoles, cuando las estrellas se juntan y se esconde el solEstar entre los cuatro primeros es importante pero no extraordinario, dice Simeone. El Atleti está hambriento, ayer lo demostraron, 12 kilómetros más que el rival. Les iba la vida en ello y así lo consiguieron. Unos hombres que le responden a la vida con respeto, esfuerzo y perseverancia. Ya nadie habla del Pupas sino de la molestia y esa se encuentra a orillas del Manzanares en el estadio Vicente Calderón.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados