Se habla de:

Real Madrid

article title

‘La mente en blanco’ – CR¿7?

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cristiano Ronaldo dos Santos Aveiro, 30 años, portugués, juega en el Real Madrid en la posición de extremo. Esa es la definición más básica que podemos ver de Cristiano en cualquier página que consultemos, pero la pregunta es la siguiente: ¿es realmente extremo?

Si por algo se ha caracterizado siempre el de Madeira ha sido por su potente disparo, su gran velocidad y su habilidad para el regate, especialmente en carrera. Esos aspectos son los que hicieron que Sir Alex Ferguson se fijase en él y se lo llevase a Manchester con tan sólo 18 años. Desde entonces, no ha parado de crecer y sus números así lo reflejan. Pero cuando analizamos esa evolución en su juego, e incluso en sus goles, es cuando surge la duda.
 

 

Si pienso en un gol de Cristiano, lo primero que se me viene a la cabeza es una jugada en banda izquierda donde el portugués está encarando a un rival, hace varias fintas saliendo por su lado derecho a toda velocidad, busca su perfil bueno desde la frontal, y se saca un zapatazo que quita las telarañas de la escuadra con el portero poco menos que disfrutando de la escena. O al menos, eso es lo que se me venía hasta ahora.

Ya en las últimas temporadas, y sobre todo desde la lesión en su rodilla izquierda, es difícil verlo hacer esas jugadas a las que nos tenía acostumbrados. Esa explosividad con la que salía del regate o cambiaba de ritmo ya no está, y teniendo en cuenta sus 30 años y que el problema en la rodilla parece ser crónico, tampoco va a volver.

Sin embargo, Cristiano sigue metiendo goles, sigue rompiendo récords y sigue ganando pichichis y botas de Oro. No es que haya dejado de ser bueno, simplemente es diferente. Ahora la mayoría de los tantos los anota desde dentro del área, ya sea rematando un centro, llegando desde segunda línea, soltando un zarpazo, o siendo el más listo de la clase. Lo que está claro que no perderá es su capacidad goleadora.
 

 

Parece que esto no ha pasado desapercibido para sus entrenadores. Ya el año pasado con Ancelotti se le vio en punta en más de una ocasión y parece que con Benítez, empieza a ser algo más común. La sensación es que acabará siendo delantero centro a todos los efectos. O, al menos, esa es la que yo tengo.

Así que, aunque lo sigamos viendo pegado a la banda, Ronaldo ha dejado de ser extremo para convertirse en un “nueve”, y pese a que él prefiera estar cerca de la cal porque es donde se siente más cómodo, donde de verdad hace daño ahora es en el área.

Hasta siempre CR7, bienvenido CR9.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados