Portada

article title

La maldición de la Copa Confederaciones

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Desde que la FIFA instaurase la Copa Confederaciones allá por el año 1992, ningún equipo que se haya erigido campeón ha logrado vencer el Mundial posterior. ¿Logrará la Alemania de Löw, ganadora de la décima edición en Rusia y sexta selección que vence el torneo en su corta historia, imponerse a la supuesta maldición que pesa sobre el ganador de la Confederaciones?

1992 | ARGENTINA

Foto | fifa.com

La albiceleste llegó a la primera Copa Confederaciones -llamada Copa Rey Fahd en sus dos primeras experimentales ediciones y disputada en Arabia Saudí hasta 1997- como finalista del Mundial de 1990 y como flamante campeona de la Copa América de 1991. Con el ‘Coco’ Basile como técnico, liderada por Batistuta y con jugadores como Caniggia, Simeone o Redondo en sus filas; Argentina no tuvo rival. Venció por 4-0 a Costa de Marfil en semifinales y se impuso por 3-1 a la anfitriona en la final. Dos años después, con Maradona de vuelta al equipo y en medio de la vorágine de su nuevo positivo en Estados Unidos, Argentina caería en octavos de final del Mundial de 1994 por 3-2 ante la Rumanía de Hagi.

1995 | DINAMARCA

Foto | fifa.com

Los daneses participaron en la segunda edición debido a su sorprendente condición de campeones de Europa conquistada en 1992, aunque no había estado presentes en la Copa del Mundo de un año antes, y esta vez sí contaron con el gran Michael Laudrup en sus filas. Dinamarca batió a Arabia Saudí por 0-2 en el primer choque, se llevó en la tanda de penaltis el siguiente duelo ante México y batió también por 2-0 en la final a una Argentina con Passarella a los mandos técnicos, bastante alternativa en cuanto a nombres, pero con el demoledor Batistuta otra vez como punta de lanza y nombres como Ayala, Zanetti u Ortega. Tres años después, tras firmar un notable Mundial de Francia, Dinamarca fue apeada en cuartos de final tras perder 3-2 ante Brasil.

1997 | BRASIL

Catorce goles a favor y solamente dos en contra. Este fue el balance y la superioridad manifiesta de la ‘canarinha’ en la tercera Copa Confederaciones, apenas seis meses después de proclamarse campeona de la Copa América. Con una dupla de ensueño formada por Ronaldo y Romario -máximo goleador del torneo- y con un Denílson nombrado MVP y en su efímero mejor momento, Brasil venció 0-3 a Arabia Saudí, empató sin goles ante Australia y superó por 3-2 a México en la fase de grupos. Ya en semifinales, un doblete de Romario ajustició a la República Checa de Nedved. ‘O Baixinho’ repitiría la sobresaliente actuación en la final ante Australia con un hat-trick, que Ronaldo se encargó de replicar para el 6-0 final. Medio año después, la selección entrenada por Zagallo perdería la final ante Francia en París por 3-0 ante un inconmensurable Zidane.

1999 | MÉXICO

Desde 1997 y hasta el año 2005 incluido, la Copa Confederaciones se disputó de forma bianual. México fue el primer anfitrión lejos de Arabia Saudí, lo que sirvió como acicate para el equipo azteca, liderado sobre el césped por Rafa Márquez -presente 18 años después en la última edición en Rusia- y por un Cuauhtémoc Blanco que fue elegido a la postre Balón de Plata del torneo, solo por detrás de un joven y eléctrico Ronaldinho. Tras superar a los saudíes, empatar con Egipto y vencer a Bolivia; México eliminó en semifinales al rival del norte, Estados Unidos, con un gol de oro de Cuauhtémoc y fue capaz de imponerse por 4-3 en la final a una selección ‘verdeamarela’ que había vencido por 8-2 en la otra semifinal. Tres años después, en Corea y Japón, ‘El Tri’ vería como EEUU se tomaba la revancha para dejarlo fuera en octavos de final del Mundial tras haber liderado un grupo que contaba con Italia, Croacia y Ecuador, mientras que Brasil -la perdedora de aquella final en la que sorteó el gafe- se proclamaba pentacampeona del mundo.

2001 | FRANCIA

Después de haber declinado su participación en 1999, el combinado galo llegaba a la quinta edición de la Copa Confederaciones como vigente campeón del mundo y de Europa. Un estatus que refrendaría en el torneo desde su inicio, batiendo por 0-5 a Corea del Sur -uno de los anfitriones-, e imponiéndose por 4-0 a México para cerrar la fase de grupos después de haber cosechado una sorprendente derrota ante Australia en la segunda jornada. Ya en semifinales, Francia se deshizo de Brasil -su víctima predilecta por aquel entonces, pero mermada por una convocatoria muy alternativa que incluía a Rochemback como titular asiduo- antes de imponerse en el partido por el título al otro anfitrión, Japón, con un solitario gol de Patrick Vieira. Al verano siguiente, la selección de Lemerre se convertiría en el peor defensor del cetro mundial hasta la fecha, con un solo punto, sin haber marcado goles y última de un grupo conformado por Dinamarca, Senegal y Uruguay.

2003 | FRANCIA

Francia, con Jacques Santini al frente del combinado nacional, repetiría título en una edición marcada trágicamente por la muerte del camerunés Marc-Vivien Foé en el partido de semifinales que enfrentó a los africanos con la selección colombiana. Después de batir a Colombia, a Japón y a Nueva Zelanda en la fase de grupos, ‘Les Bleus’ se impusieron a Turquía en semifinales y vencieron -gracias a un gol de oro de Thierry Henry– por 1-0 en la final a una Camerún plagada de nombres de relieve como Eto’o, Emaná, Kameni, Geremi, Djemba-Djemba o Rigobert Song, pero muy tocada por el fallecimiento de su compañero apenas tres días antes. Por su parte, Francia, al Mundial siguiente en 2006, perdería en la tanda de penaltis la final ante Italia. La mala consecuencia y el mal karma de proclamarse campeón de la Confederaciones elevado a su máxima potencia.

2005 | BRASIL

Brasil, Argentina y la anfitriona Alemania, presentes en una de las mejores Copa Confederaciones a tenor del nivel de sus equipos. La ‘canarinha’ llegaba a la cita lanzada a por la conquista de su sexto título mundial y del segundo consecutivo con el talismán Parreira en el banquillo y con una nueva generación de cracks como líderes del equipo, con nombres como Ronaldinho, Kaká, Robinho y Adriano. Pese a todo, Brasil no realizó una fase de grupos positiva, ya que perdió ante México y empató ante Japón después de haber ganado por 3-0 a Grecia en el primer partido. Sin embargo, Adriano y Ronaldinho se remangaron en semifinales y en la final para, con cuatro goles del interista y dos del azulgrana, eliminar a Alemania y batir en el duelo por el título a la Argentina de Riquelme, Tévez, Saviola o Aimar por un contundente 4-1. Un año después, de vuelta en Alemania con el mismo grupo de jugadores aunque reforzado con Roberto Carlos, Cafú o Ronaldo; Brasil caería por 1-0 en cuartos de final ante Francia en un torneo gris.

2009 | BRASIL

Dunga lideró la transición, fue dejando de lado a los ya veteranos pesos pesados vencedores en 2002 y Brasil revalidó el título de la Confederaciones a la que acudió como campeón de América y en la que Kaká se proclamó MVP del torneo y Luis Fabiano, máximo goleador. La pentacampeona ganó cómodamente los tres encuentros de la fase de grupos (4-3 a Egipto, 3-0 a Estados Unidos y 3-0 a Italia), venció a la anfitriona Sudáfrica en semifinales con un tardío gol de Dani Alves y volvió a imponerse al conjunto estadounidense -que había batido por 2-0 a España en la primera participación del por entonces vigente campeón de Europa- por 2-3 en la final. Para no romper la maldición del ganador de la Copa Confederaciones y envuelto en críticas al estilo carente del célebre ‘jogo bonito’, Brasil no refrendaría ese buen papel un año después en el Mundial de 2010, cayendo de nuevo en cuartos de final, esta vez ante Países Bajos, finalista del torneo.

2013 | BRASIL

Dunga fracasó en su primera etapa en la selección, a la que volvería tras otro fiasco protagonizado por Scolari también en su segunda etapa al frente de Brasil, aunque por entonces, con un Mundial en casa a las puertas, nadie podía imaginar el estruendo que ello iba a ocasionar. Y menos aún, tras vencer su tercera Copa Confederaciones en un torneo en el que participaron selección de gran nivel como Italia, Uruguay, o la campeona del mundo España, a quien la nueva Brasil de Neymar -MVP del torneo- arrasó en la final por un contundente 3-0, con un doblete de Fred, máximo goleador del torneo junto a Fernando Torres. Antes, había pasado sin mácula la fase de grupos (3-0 a Japón, 2-0 a México y 4-2 ante Italia) y eliminado a los charrúas en semifinales. Exactamente un año y ocho días más tarde, se producía el histórico 1-7 de Alemania en Belo Horizonte. El último e inolvidable pasaje de la maldición que pesa en los Mundiales sobre los ganadores de la Copa Confederaciones que le sirve de telonero.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados