Ciclismo

article title

La lucha de Anna González #PorUnaLeyJusta

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Anna González perdió a su marido Óscar el 21 de octubre de 2013. Mientras circulaba en bicicleta por la carretera, fue atropellado por un camionero, que posteriormente se dio a la fuga. Desde entonces, Anna ha luchado por reformar la ley para evitar que estos homicidios queden impunes.

 

Mi marido Óscar Bautista García falleció el 21 de octubre de 2013. Iba de camino a su trabajo en bici. Salió de Yeles, un pueblo toledano. Iba con un maillot rojo y reflectantes hasta que un camión le atropelló. Murió en el acto. Se dio a la fuga hasta que fue detenido cuando iba a reparar el parachoques de su camión, tres o cuatro horas más tarde.

Ni su familia ni él me llamaron. No puede ser juzgado porque al morir mi marido en el acto no es necesario el deber de socorro según el Código Penal. Eso es lo que yo quiero reformar. Que tras un accidente mortal no se quede impune. El camionero declara que estaba sintonizando la radio y no sabe contra qué choca. Está considerado como una imprudencia leve, ya que al morir en el acto a un cadáver no se le puede socorrer. Es injusto.

El código penal está como está, es un hecho. A mí me han arrebatado la vida. Yo llevo tres años que sobrevivo. Mi marido ha muerto, es una lucha continua. Entramos en una cadena perpetua de por vida. En cambio, aquellas personas culpables que han producido esa muerte siguen con su vida normal. El Estado les protege tanto con ayuda como con abogados desde el primer minuto. El Estado a las víctimas no nos protege, empezando por el código penal. Siempre se aplica la ley más favorable al acusado. El día que entregue las firmas por la tarde, iré acompañado por familias que han vivido situaciones similares.

Ya no sé qué más se puede hacer. A lo mejor, si los profesionales hicieran un llamamiento les harían más caso a ellos.

Una vez que entregue las firmas, la lucha se acaba. He hecho todo lo que podía. He hablado con el Ministro de Justicia, con el Vicepresidente de la Comisión de Justicia, me he reunido con el director de la DGT. Mi objetivo era hacer ver a los políticos la realidad que se vive en los juzgados.

Desde el primer momento, nos planteamos la situación como una meta deportiva. Mis dos abogados, una psicóloga deportiva y las dos hermanas de Óscar queríamos llegar al Congreso. Yo no he fracasado porque he llegado donde tenía que llegar. Ya no depende de la sociedad, es su turno, si no lo hacen es porque no quieren.

Acción en Change.org

Ya conocía esta plataforma, había firmado muchas de sus peticiones y sabía que muchas habían salido victoriosas. Decido recurrir a ellos cuando la juez decide archivar la causa. Lanzo una carta expresando lo que siento, como si yo hubiese atropellado a un ciclista (añadir carta o parte de ella). Decido crear la petición en la plataforma cuando a las pocas horas de compartir dicha carta veo la gran acogida que tiene en redes sociales, más de cien mil personas la comparten.

El juicio

Yo recurrí a la sentencia del Juzgado de Instrucción. Llegué hasta la Audiencia Provincial y la juez me da la razón por el homicidio por imprudencia pero no por la omisión del deber de socorro. Ya que al morir en el acto, según el código penal deja de existir el delito. Estoy a la espera de juicio, hace 9-10 meses que espero fecha, saldrá en unos meses. Ese juicio será únicamente por homicidio por imprudencia.

He recurrido en total dos veces. A nivel judicial desde el primer momento me planteé dejarlo. Para la familia es muy duro el proceso de recurrir y tener que leer los documentos que me pasa el abogado. Mi abogado me animó a seguir y llegamos hasta la Audiencia Provincial. Estoy segura que muchas familias habrían llegado a un acuerdo con la aseguradora. En cuanto a la petición, me llegaban frases lapidarias, me decían que si merecía la pena tanto esfuerzo. Quise llegar hasta el final, mi lucha terminará el 2 de marzo cuando entregue las 200.000 firmas, porque creo que como ciudadana ya poco más puedo hacer.

En la justicia como tal sí creo. En el Código Penal no creo en cuanto a siniestros reales. A la vista queda.

El individuo que mató a Óscar

Nunca he vuelto a saber de él. Ni él ni nadie de su familia me han llamado. Los sentimientos de rabia, dolor y odio siguen ahí. Nadie puede salir impune de un acto así. Se deben asumir una serie de consecuencias. El código penal de nuestro país protege más a los autores de las imprudencias que a las víctimas que sufren esta cadena de por vida.

La reunión con el Ministro de Justicia

El pasado mes de diciembre me reúno con él y yo le planteo un problema que quizás desconocía, tanto como el de mi marido Óscar como el de otras familias. Él se compromete a estudiar el caso, a intentar cambiar el Código Penal pero a largo plazo. Saco en claro que le doy a conocer a una persona que vive en otra esfera un problema real que ocurre en el juzgado. Son palabras de políticos, lo que tiene valor son los hechos, no las palabras.

La reunión con el director general de la DGT

Gregorio Serrano me ha recibido esta semana. Él quiere lanzar una campaña de sensibilización en torno al mundo del ciclismo. Quería que yo fuera partícipe en esas campañas. Mi condición para yo participar es que en esas campañas tiene que haber normativa, que todo el mundo conozca una serie de normas viales tanto para los conductores como para los ciclistas. Si solo se quiere mostrar la cara de la víctima y mostrar lo que ocurre después de una fatalidad así, yo no participaría.

La entrega de las firmas, el 2 de marzo

Si soy ingenua y con todo el trabajo que llevo a la espalda, tantas reuniones y tantos viajes costeados por mí, espero que reformen el código penal. Desde el punto ingenuo, habiéndoles puesto el tema sobre la mesa espero que sea una reacción inmediata por parte de ellos. Si pienso con la cabeza fría, veo que no es una prioridad para ellos porque no lo han vivido en primera persona. Es una opción a largo plazo. Siento frustración por miedo a que tanto trabajo no se mueven. ¿Qué más podemos hacer para que se produzca el cambio?

Es un cambio tanto natural como necesario. Vas por la Castellana andando y te atropellan, y el conductor se puede marchar tan tranquilo, no le pasaría nada.

Apoyo de los medios de comunicación y profesionales del ciclismo

Desde el primer momento el mundo del periodismo se ha volcado al cien por cien. Eso me llena y me reconforta. Este acontecimiento ha salido en todas las cadenas de televisión, ya sea de manera puntual o con reportajes. Alrededor de ocho entrevistas mensuales he tenido. Los periodistas en torno al ciclismo me han ayudado mucho también, al igual que MotorPress Ibérica.

Pedro Delgado, Luis Pasamontes y Fran Ventoso han sido los tres deportistas que han dado la cara sin dudarlo. No han hecho tan solo un retuit, se han encargado personalmente de compartir y unirse a la causa. Por ejemplo, Pedro Delgado en la Vuelta España en la llegada a Madrid dedicó un minuto a mi marido y a hablar de #PorUnaLeyJusta. A mí se me saltaron las lágrimas.

Entrevista realizada por Raúl González

Foto principal: Diario MARCA 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados