Fichajes España

article title

La guerra Barça-Madrid en los despachos

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Dentro del raciocinio humano, uno puede llegar a entender la rivalidad que genera un Barça-Madrid en el ámbito meramente deportivo. La expectación de un clásico, los días de enfrentamiento y las comparaciones que sufren cada año jugadores de uno y otro equipo. Ahora bien, en estos meses de mercado, la rivalidad alcanza otro nivel. Sin balón de por medio, el espectáculo sube y llega hasta los despachos donde uno y otro equipo compiten por hacerse con los mejores productos del mercado. Sea o no en beneplácito del equipo, la incorporación de un jugador, deseo del rival, alimenta y genera una rivalidad que traspasa fronteras.

Portada del Diario Sport del sábado, 2 de Julio.

Portada del Diario Sport del sábado, 2 de Julio.

Con la estrella del Palmeiras, Gabriel Jesús y el centrocampista campeón de la Eurocopa, André Gomes, este verano ya se ha generado una disputa entre los dos colosos del campeonato español. Y a falta de conocer el desenlace, se presenta apasionante, quién y cómo acabará llevándose el gato al agua. Ésta vez son un brasileño y un portugués, Josep María Bartomeu y Florentino Pérez, Barcelona y Real Madrid pero tiempo atrás fueron otros protagonistas, entre los casos que despertaron una rivalidad en los despachos también, creciente con el paso de los años.

 

Kubala y Di Stéfano, la primera revuelta

kubaladi

 

Por aquellos tiempos, tanto el húngaro como el argentino eran referencias mundiales en el arte del gol. Con el nacimiento de la Copa de Eruopa al acecho, madridistas y culés debían reforzar sus equipos con las mejores piezas del mercado y los deseos iniciales de unos y otros se vieron enfrentados con el resultado final: El Barcelona pretendía a Di Stéfano mientras que el Madrid suspiraba por Kuala. Cuando solo quedaba estampar la rubrica del húngaro en el contrato de los blancos, el Barcelona se metió por medio y acabó llevándose al jugador. Ante la sorpresa del rápido movimiento culé en los despachos, los blancos tuvieron que cambiar de objetivo rápidamente y La Saeta rubia apareció por el Bernabéu casi de casualidad. En 1952, el Millonarios de Bogotá acudió al Santiago Bernabéu a disputar un amistoso, con Di Stéfano como líder. El Barça cedió y el Madrid acabó disfrutando de los servicios del jugador. La historia pudo ser bien muy distinta para el devenir de ambos clubes. De todos modos, España disfrutó de dos de los mejores jugadores del momento.

Karembeu y las fotografías

En 1996, Christian Karembeu firmó con el Real Madrid procedente de la Sampdoria. El internacional francés se había dejado querer hasta el final por ambos equipos. Lo curioso de este fichaje es que el jugador sin ningún tipo de reparos, se fotografió con la camiseta de unos y de otros. Siendo el Real Madrid finalmente el elegido. La llegada de Clarence Seedorf por el conjunto blanco acabó siendo la señal definitiva para convencer a Karembeu de fichar por el conjunto de la capital.

karembeu

 

El último galáctico, David Beckham

El jugador inglés estaba en la agenda de Barça y Madrid en verano de 2003. De hecho, su nombre era una de las principales cartas electorales de Joan Laporta en las elecciones a la presidencia azulgrana. Durante la campaña el entonces candidato llegó a presentar el acuerdo firmado con el Manchester United, un documento que también hizo público el club inglés según reveló el Diario Sport. “Directivos del club se han reunido con Laporta y han dado como resultado una oferta por el traspaso de Beckham al Barça, con una serie de condiciones, que Laporta sea elegido presidente y que el Barça llegue a un acuerdo con el jugador“, explicó el Manchester en su web. Pero, el segundo condicionante no se produjo, puesto que Florentino Pérez convenció a los representantes del jugador y consiguió el compromiso del futbolista.

 

Henry, de Londres a Barcelona pasando por París

El interés del Real Madrid por el delantero francés fue duradero por muchos años. Desde la presidencia de Lorenzo Sanz en 1997, el Madrid ya mostraba interés en el jugador que por aquel entonces militaba en el Mónaco. El propio Sanz explicó a EL MUNDO la situación actual de este nuevo fichaje: «Henry será jugador del Real Madrid a todos los efectos a partir del próximo 1 de julio, dado que el 30 de junio quedará desvinculado del Mónaco». El máximo mandatario ya se temía una mano negra desde CanBarça por aquel entonces y no fue ahí, cuando el jugador acabó fichando por el Arsenal, sino en 2006 después de varios años de máximo rendimiento en la ciudad de Londres cuando Henry decidió recalar en Barcelona para proseguir con su exitosa carrera. El Barça consiguió firmar un preacuerdo en 2006 por el que el jugador se comprometía a firmar por los azulgranas bajo una penalización.

 

El carácter de Benzema y la insistencia del Madrid

Allá por 2009 cuando Karim era un joven prometedor que ya apuntaba maneras en Lyon. El diario deportivo L’Equipe reconoció el interés del Barcelona en el jugador. Según dicho rotativo, el club dirigido por Jean Michel Aulas pudo aceptar una oferta del Barça por Benzema de 40 millones de euros más el lateral zurdo Eric Abidal. El club catalán acabaría descartando su fichaje por recomendación de Txiki Begiristain, al considerar que el caracter de Benzema desaconsejaba su incorporación. Con Florentino y su vuelta a la presidencia fue el tercer fichaje de la nueva era tras Ronaldo y Kaká. 35 millones de euros fue la cifra que acabó desembolsando el Real Madrid por los servicios del jugador.

florentino-perez-y-karim-benzema--en-la-presentacion-como-nuevo-jugador-del-real-madrid-de-este-ultimo--alla-por-2009--twitter

 

Andrés Iniesta y su deseo de pequeño pudo ser realidad

Durante las elecciones a la presidencia del Real Madrid celebradas en el verano de 2006, el candidato Juan Palacios llegó a un acuerdo con Andrés Iniesta para que el futbolista manchego firmase por el Real Madrid, previo pago de la cláusula de 60 millones que le ataba al Fútbol Club Barcelona; pero fue Ramón Calderón (anulación del voto por correo mediante) quien consiguió el triunfo en las elecciones, e Iniesta permaneció en el Barça, club del que hoy en día parece imposible imaginar su salida. Así lo cuenta Edgar Arroyo en Káiser Magazine sobre lo que pudo y no fue. Cuándo Iniesta destacó en el Trofeo Burlete, el joven manchego declaraba su admiración al Real Madrid a todo poder. “Yo era del Real Madrid a todo poder” declaraba el jugador.

 

Ronaldinho y los Galácticos

Tras la acometida de Beckham y su llegada al club blanco, el siguiente objetivo de Florentino Pérez era Ronaldinho Gaucho, jugador por aquel entonces del PSG. Según llegó a asegurar L’Equipe, Florentino Pérez y Jorge Valdano viajaron a París para reunirse con el jugador y su agente, teniendo al jugador como un proyecto de futuro dentro de la etapa de los Galácticos. Del mismo modo, el rotativo francés aseguraba que el brasileño prefería las condiciones del F.C.Barcelona pese a no jugar la próxima temporada la Liga de Campeones y así acabó siendo, el jugador brasileño acabó fichando por el conjunto catalán siendo uno de los jugadores más importantes de la historia en Can Barça.

 

Neymar, el último gran gallo

El delantero brasileño protagonizó la última gran batalla de los despachos entre Barcelona y Madrid. El Barça consiguió un preacuerdo con el jugador allá por 2013 cuando poco o nada se conocía del jugador más que su abusiva calidad. El Madrid desde aquel momento hasta el último día de negociación, intentó por todas las vías hacerse con los servicios del jugador. En el recuerdo, aquella reunión que finalizó a altas horas de la mañana. Una disputa que volvió a primera escena, con las dudas de la renovación del brasileño en estos últimos meses y el supuesto interés del máximo rival.

 

Danilo y Odegaard, los últimos que acabaron de blanco

Según pudo saber el periódico Sport, el Barça lo tenía todo de cara para fichar al defensa y convertirlo en el relevo de Dani Alves. Incluso el jugador había mostrado su simpatía por el club azulgrana a través de sus redes sociales. Sin embargo, el Barcelona cometió un error de princiantes. El por entonces reción nombrado director de fútbol internacional del Barça, Ariedo Braida, inició conversaciones con el Oporto, sin retomar las que meses antes había iniciado Zubizarreta con el entorno del jugador. Los representantes de Danilo se sintieron apartados de las negociaciones y, con la mediación del todopoderoso Jorge Mendes, llegaron a un acuerdo con el Real Madrid. Con la promesa noruega, las exigencias del club y de Zubizarreta no acabaron gustando al jugador. Según informó El Confidencial, el jugador del filial madridista llegó a Barcelona acompañado de su padre, Erik Odegaard, y del representante Kent Karlsen para analizar la propuesta del Barça. En el encuentro que mantuvieron con Zubizarreta, según esta información, el entonces director deportivo blaugrana expuso como condición que la operación tenía que realizarse con un agente concreto, algo que no hizo ninguna gracia a Erik Odegaard y ese fue uno de los motivos por el que jugador acabó decantándose por el Real Madrid.

 

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados