article title

La gran filosofía lusa: compra barato, vende caro

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

 

Brais TOURIÑO – Recuerdo este verano, en tierras portuguesas, estar hablando con un buen amigo sobre fútbol portugués, en concreto del FC Porto y sus recientes fichajes: "Reyes, Quintero y Herrera; ahora no son conocidos, y en tres años, valdrán ochenta millones de euros entre los tres" me decía. Y claro, yo, sin haber visto a los tres muchachos en cuestión, asentía. Y es que uno tiene que fiarse del Porto y su equipo de scouting. Seguramente estemos hablando del club que mejores redes de captación tiene en Sudamérica, amén del control del mercado local.

Y sino, ahí tenemos los precedentes, James Rodríguez, Falcao o Lisandro Lopez son ejemplos del dominio del continente americano. Llegaron a Porto por 15 millones de euros (7'3, 5'4 y 2'3 respectivamente) y la suma de la venta de los tres asciente a más de 85 (45, 47 y 24).

Aunque para alcanzar estos guarismos, no es suficiente con saber comprar barato jugadores de calidad, después hay que saber vender. Y ahí el club portense es otro maestro. No se recuerda una ganga saliendo del Dragao. Más bien todo lo contrario. ¿Vale Hulk 55 millones de euros? Quizá no, pero sigamos, ¿acaso Anderson merecía los 31,5 millones que Ferguson pagó por su traspaso? Al FC Porto en su día llegó por 5. Y casos de jugadores muy bien vendidos hay muchos: Bruno Alves (22m€), Aly Cissokho (16m€ tras ficharlo por 300 mil euros), Bosingwa (20,5m€), Paulo Ferreira (20m€), Pepe (30m€) igual que en su día Ricardo Carvalho, Deco (21m€), Quaresma (24,6m€), Joao Moutinho (25m€)… Y todos ellos llegaron al club por menos de un cuarto de ese precio de venta o se formaron en las categorías inferiores a coste cero. Espectacular.

Como conclusión, hay que observar solo una cifra. Y es que con la venta de los jugadores anteriormente citados, el FC Porto ha obtenido un beneficio neto de más de 300 millones de euros.

Por otra parte, sin llegar al nivel de rendimiento del club do Dragao, su eterno rival el Benfica también ha protagonizado ventas extremadamente rentables. Recientes están los casos de Witsel, fichado por 9 millones de euros y vendido al Zenit (el mismo destino de Hulk por 55m€) por 40 y el español Javi García, que  fue adquirido por 7 millones y vendido por 20,2. Es decir, 43,8 millones de euros de beneficio.

Un año antes, verano de 2011, el club lisboeta ingresó 60 millones de euros con la venta de solo dos jugadores, David Luiz y Coentrao, que habían llegado al equipo por menos de 1 millón de euros cada uno. Y en 2010, 55 millones por las ventas de Di María y Ramires, fichados por 15 millones entre ambos.  Y si echamos la vista atrás, están Simao, vendido en su día por 20 millones o Nuno Gomes ni más ni menos que por 17 a principios de siglo.

Hay ligas eminentemente vendedoras como puede ser la lusa, equipos trampolín como puede suceder a veces con el Porto o el Benfica, pero para que el bussiness funcione, la máxima, como en la bolsa, es clara, "compra barato y vende caro".

[Sigue toda la actualidad del fútbol portugues en @PortugalSphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados