Fútbol italiano

article title

La gran debilidad del Napoli

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

No corren buenos tiempos por el sur de Italia. El Napoli de Maurízio Sarri acumula 3 derrotas consecutivas en las diferentes competiciones donde compite, tanto Serie A como Uefa Champions League. Fallan los automatismos en la salida de balón y concentración en las jugadas a balón parado y la situación del equipo parece haber empeorado en tan solo una semana.

La derrota en Bérgamo fue la primera del curso. Un gol tempranero del delantero Petagna provoco al Napoli a forzar la maquinaria desde bien temprano. Desafortunado en el despeje tanto Koulibaly y Ghoulam para que el delantero local solo tuviera que empujarla. Con total certeza, uno de los peores partidos que se recuerda al Napoli a las órdenes del toscano. Falta de intensidad, movimientos y desmarques. La victoria ante el Benfica en Champions parecía pasar factura y los minutos finales de aquel partido con imprecisiones de Jorginho y una bajada de intesidad considerable parecía proseguir en la tarde de domingo en Bérgamo.

Desde el 25 de abril, el Napoli no perdía en Serie A. Fue ante la Roma en el olímpico con un gol in extremis de Nainggolan, justo el mismo rival con el que se vería las caras tras el parón por selecciones. Mario Gago al término del partido, recogía una estadística brutal sobre las últimas temporadas del Napoli. Desde marzo de 2011, no logran remontar un partido fuera de casa en el que empieza perdiendo. En total, el Napoli no ha ganado 60 partidos, fuera desde ese 13 de marzo en 2011. En 45 de ellos ha empezado perdiendo. 3 de cada 4.

Ante la Roma, días después de conocer el tiempo de lesión que tendrá apartado a Milik lejos de los terrenos de juego, se disputaba en un Derby del Solle muy caliente con el San Paolo lleno hasta la bandera, un clamoroso error de Koulibaly en la salida de balón condicionó todo un partido que pintaba bien diferente. A contracorriente, como no suele ser habitual, el Napoli tuvo que hacer frente a unos de los grandes equipos del Bel Paese. El resultado fue 1-3 con errores de bulto como el de Koulibaly y fallos en los marcajes.

Por último, el partido de Champions League ante el Besiktas se presentaba como una excelente oportunidad para el reencuentro entre equipo y afición. El Napoli salió mucho más agresivo con Mertens de falso 9. Dispuso de varias ocasiones pero fue el conjunto visitante quien se adelantará en el marcador en un balón muerto en el área. De nuevo, a remontar. Lo igualó Mertens, el jugador más activo de este Napoli y esta vez fue Jorginho en un pase atrás quien volviera a cometer un error colosal en la salida de balón. 1-2 y de nuevo, por detrás. Sarri agotó toda su artillería para poder igualar la contienda en un segundo penalti señalado en la misma noche, posterior al fallo de Insigne, fue Gabbiadini el encargado de hacer el 2-2. En un partido de locos, el Napoli pudo remontar pero para rematar con una guinda al pastel, una falta lateral con posición ilegal, Reina que no salta en el área pequeña y Aboubakar que remata solo para hacer el 2-3 definitivo.

En un abrir y cerrar de ojos, el Napoli había perdido 3 partidos en poco más de una semana. Frente a Roma y Besiktas, jugando bien y siendo superior al rival. Pero muy dificil ganar un partido con semejantes errores de bulto.

Difícil explicar lo que ocurre en el Napoli pero si bien, el equipo sigue jugando bien, creando peligro y haciendo gol. Una opción es mirar lo que ocurre atrás. Según Goal, el Napoli es el séptimo equipo del Calcio que menos le disparan, un total de 35 tiros durante toda la temporada. ¿Qué ocurre? El resultado es abrumador. 15 goles en contra, 2,33 por partido. El 42,86% de los tiros del rival acaban en gol.

También hay que decir que justo estas 3 derrotas consecutivas y las primeras de la temporada, son en el momento justo que Albiol se encuentra lesionado, uno de los pilares en la zaga napolitana para Maurízio Sarri. Un equipo que aspira a pelear en la zona noble del Calcio y hacer un buen papel en Europa debe rebajar estas cifras de manera inmediata, de lo contrario el desgaste se multiplica y el fútbol se deja de disfrutar. Su entrenador no encuentra el motivo de esta razón, solo comenta que el equipo debe de seguir haciendo el mismo fútbol y se debe de relajar, debe de disfrutar jugador y afición sin tensión. El tipo de derrota y no el resultado es la razón que más preocupa en el Sur de Italia y eso debe tener rápida solución.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados