Fútbol Europeo

article title

La goleada en Southampton que marcó a la pequeña Bella

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Pese a que todo llamaba a ser un sábado más, no lo fue. Un fin de semana de esos que se agarran con ganas, tras un parón por selecciones (más insufrible que otra cosa), que dejó una anécdota simple, que no pasó a mayores, pero que guardó una historia bonita y triste a la vez.

El St. Mary’s Stadium acogía un duelo que a priori no tenía el cartel de gran cita. Southampton y Sunderland se enfrentarían por tres puntos que esconderían algo más que lo visto en la sorprendente goleada de los Saints por 8-0. Los de Koeman suman y siguen, y se confirman como la gran revelación de este inicio liguero en Inglaterra.

Un duelo que geográficamente enfrentaba a dos polos casi opuestos. El Sunderland, equipo localizado en el Noroeste del país, debía traspasar todo el territorio inglés para llegar hasta la costera zona del Sur, Southampton. En torno a 510 kilómetros de distancia, que tuvieron que hacer Steve con su hija Bella en tren para no fallar a la cita con los suyos. Un largo trayecto en tren (uno de los transportes más utilizados en el Reino Unido, tanto por aficionados como por clubes) que no les echó para atrás.

Era el primer viaje de la pequeña Bella para ver en directo a su Sunderland. El padre no dudó en compartir el momento con sus seguidores en Twitter, con una entrañable foto en la que la pequeña posaba muy feliz, ilusionada por la dimensión del momento, pulgares hacia arriba, y con una sonrisa inocente que reflejaba la ilusión de lo que se avecinaba. Iba a ver a sus ídolos en primera persona, iba a vivir un partido de Premier League en directo, como aficionada visitante, en el St. Mary’s Stadium, en una cita que marcaría su vida. Pero el final tuvo un vuelco inesperado.

Podía esperarse que el Sunderland perdiera en Southampton. El buen momento de los pupilos de Koeman podía llamar a ello, pero lo que comenzó como un viaje feliz de un padre con su hija pequeña, viajando para ver a su equipo, acabó en tristeza, en un sentimiento lleno de desilusión, de decepción, y en un viaje de vuelta que sería más largo de lo esperado.

La pequeña Bella viajó con los suyos, y sí, como se podía esperar, nunca olvidará ese primer viaje para seguir los pasos de su equipo del alma. Pero tras la dura derrota, casi histórica por 8-0, no pude evitar pensar en esa pequeña, sonriente e ilusionada, que horas antes posaba camino al estadio.

Había visto su primer partido en directo, había disfrutado junto a su padre de un día de fútbol, pero ese resultado quedará en su recuerdo casi de por vida, dentro de ese menú de anécdotas que el día de mañana recordará con su entorno. Quién sabe, para Bella el Southampton ha podido entrar este fin de semana en una lista de rivales a batir, casi de forma personal, buscando una revancha que intente aliviar un recuerdo gris temporada tras temporada.

Su Sunderland no arranca, y roza el descenso desde la 17ª posición. Y es que los de Gustavo Poyet encajaron en Southampton 8 goles (convirtiéndose así en el sexto equipo históricamente en sufrir ese revés), más que en todas las 7 jornadas anteriores. Llegaron al St.Mary’s Stadium con 7 goles en contra, y salieron con 15. Un duro revés que puede, o no, afectar a la dinámica futura de los Black Cats.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados