Fútbol italiano

article title

La Fiorentina sigue su regeneración a base de talento

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Enrique Julián Gómez – Parece que haya pasado una década, pero apenas ha pasado poco más de un año desde que la Fiorentina estuvo a un suspiro de descender a Serie B. En caída libre durante toda la temporada, solo su victoria en la penúltima jornada en casa de un rival directo como el Lecce, que sería quien cayese al pozo, le permitió respirar. Cambios de entrenador, jugadores fuera de forma, fichajes fallidos, cánticos contra el equipo por parte de la afición… La pelea del técnico Delio Rossi con Adem Ljajic en medio del partido contra el Novara, tras una sustitución, es un claro símbolo de ese año aciago.

La llegada de Vincenzo Montella al banquillo, tras su fantástica etapa en Catania, trajo nuevos bríos  al conjunto viola. El cambio ha sido tan radical, a mejor, que esa negra temporada, tan reciente, ha quedado como poco más que un mal sueño. Tan drástico como pasar en unos meses de asomarse al abismo de la Serie B italiana a quedarse a un riguroso penalty a favor del Milan de clasificarse para Champions League.

El regista David Pizarro, el volante Borja Valero, los carrileros Cuadrado y el capitán Pasqual, y la inmensa calidad del líder Jovetic, cuando le respetaron las lesiones, fueron la clave durante la última temporada. Un fútbol atractivo para el espectador, colectivo, basado más en el talento que en la fuerza física. Unas características que le han permitido ser un conjunto tan brillante en la generación de la jugada como poco contundente en ambas áreas.

Lógicamente, el mercado veraniego de cara a la próxima temporada está llevando un cariz similar. El talento ha llevado la voz cantante en las incorporaciones, con las llegadas del mediático Mario Gómez, el delantero goleador del que tanto adeleció el equipo la temporada pasada, el hábil y a la vez indolente mediapunta Josip Ilicic y el extremo español Joaquín. Fichajes que deberían hacer olvidar la inevitable marcha de Jovetic. A ellos hay que unir a Giuseppe Rossi, ya recuperado de su grave lesión.

Con todos estos elementos, las opciones ofensivas de Montella se multiplican, pudiendo utilizar con garantías su habitual 3-5-2 con carrileros y Rossi-Gómez en ataque; un 4-3-3 con extremos -Cuadrado, Joaquín- u otras opciones con más fuerza por el centro con uno o dos mediapuntas puros en las figuras de Ljajic o Ilicic.

El caudal en ataque de la Fiorentina contrasta sin embargo con una defensa bastante más débil. No es un caos, pero los Gonzalo Rodríguez, Roncaglia o Savic no son jugadores de un nivel excepcional, lo que provocó la pérdida de algunos puntos clave durante la temporada pasada. ¿Suficiente para el Scudetto? A priori, al igual que ocurre con rivales similares como Napoli o Milan, parece que, pese a su potencial en ataque, la defensa puede lastrar sus opciones de hacerle frente a una Juventus muy consolidada en todas sus líneas. Eso sí, un año más se seguirá disfrutando del fútbol de toque en Florencia.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados