Se habla de:

Alemania

article title

La época dorada de Klose

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Opole es una ciudad situada al sur de Polonia que vio nacer a uno de los hombres que hizo historia en 2014 con la selección alemana, la Mannschaft. Ese es Miroslav Klose. A sus 36 años, Milo lo ha sido todo con su selección. Ganó el Mundial de Brasil en 2014, que le sirvió como cima de su carrera internacional. Tras ganarlo, junto a gente como Philipp Lahm anunció su retirada del combinado nacional. A su retirada, el delantero había dejado unos 137 partidos como internacional, habiendo marcado 71 goles. Se convirtió en el jugador con más victorias en un Mundial (17) y con más goles en una fase final (16). Claro, que participó en cuatro citas mundialistas. No muchos pueden decir lo mismo.

Pero el Klose de este artículo no va a ser el goleador internacional que todos conocemos. Tampoco tocaremos al Klose que ganó títulos nacionales e internacionales con el Bayern Múnich. Ese tampoco, aunque daría para mucho que hablar. Sobre todo, porque fue el detonante de ese rumor que se extendió debido a la estadística de que “Klose era mejor con la selección que con su club”. Podríamos irnos también a sus inicios en el FC 08 Homburg, pero sus inicios en el segundo equipo y su ascenso meteórico a la primera plantilla gracias a los goles puede que se queden cortos para contar una historia.

Después de su paso por Homburg, marchó al Kaiserslautern y, compartiendo plantilla, entre otros, con Roman Weidenfeller, Mario Basler o Youri Djorkaeff, entre otros. Una plantilla que acabó la temporada en 5º lugar. Sin embargo, a la temporada siguiente en la UEFA, pudo llegar a semifinales, pero cayó eliminado frente al Deportivo Alavés por un contundente 9-2 en el global. Aquel año no pudo ser, pero fue el mejor de los últimos años del Kaiserslautern. Pero aún no había llegado el gran “Klose” que conocemos en la actualidad.

La mejoría se produjo a partir de su fichaje por el Werder Bremen en verano de 2004. Aquel año, el club que entrenaba Thomas Schaaf desembolsó unos 5 millones de € para contratar a uno de los delanteros del momento. Nombrado futbolista del año en 2006 en Alemania, Klose se hacía en aquella temporada con el premio de Máximo Goleador (25 goles), por delante de Dimitar Berbatov (21) y Halil Altintop (20), que jugaba en aquella época en el anterior club de nuestro protagonista. A pesar de no haber hecho un buen Mundial en casa, la medalla de bronce sumada por el equipo nacional se sumó los premios que el de Opole recibió a nivel individual: Bota de Oro del Mundial y Futbolista Alemán de 2006.

Klose era el Hombre Récord con la Mannschaft. Pero todo eso fue posterior a su etapa como futbolista local en el Weserstadion. Y es que su etapa en el Werder Bremen fue la más goleadora de su carrera. En ningún club marcó tantos goles como en el club verdiblanco en más temporadas. Sus tres años en Bremen dieron para mucho y más. Sólo pudo conquistar un título como futbolista del Werder, el de la Copa de la Liga, que no se disputa en Alemania desde 2007. En aquella ocasión, Miro fue titular, pero sólo disputó una hora de encuentro. Fue sustituido por Aaron Hunt, que había llegado al primer equipo del Werder Bremen en el que permaneció una década, justo en aquel 2004.

Que sí, que su mejor etapa en lo que a títulos se refiere llegó con su fichaje por el Bayern Múnich (15 millones de €), en 2007. En el Bremen aguantó una temporada más después de haber sido el gran protagonista de Alemania en “su” Mundial. Si con el Bremen ganó la Copa de la Liga, también la ganó con el Bayern, siendo vencedor de las dos últimas ediciones de éste torneo. Y luego dos Bundesligas, y la Supercopa (torneo no oficial). Pero nada como el Klose del Werder Bremen. Aunque actualmente el delantero está viviendo una segunda juventud en Italia. Está demostrando en la SS Lazio lo gran goleador que es. Y eso que se encuentra en los últimos años de su carrera profesional. Pero nada más lejos de la realidad. Nada como el Miroslav Klose que empezó a convertirse en un grande en la ciudad del Weserstadion. Todo empezó a ser muy bueno, cuando “Miro” estuvo en Bremen.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados