Fútbol italiano

article title

La discriminación territorial se sancionará en Italia

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Deben volver los estadios de otra época, donde se iba para divertirse; deben volver, por las buenas o por las malas. Es necesario y es lo oportuno. Así lo han decidido los altos vértices del fútbol italiano que a partir de este año están tomando sanciones ejemplares a cada acto de racismo  que se verifica en los estadios de fútbol profesional. La gran novedad se dio tras la séptima jornada de Serie A cuando el juez deportivo sancionó al AC Milan con multa después que algunos de sus hinchas entonaran cánticos contra el Napoli.

El pasado domingo ante la Juventus, en Turín, algunos hinchas del Milan cantaron “Nosotros no somos napolitanos”. Esto le valió al conjunto ‘rossonero’ “obligación de disputar un partido a puerta cerrada y una multa de 50.000 euros”. La medida de cerrar todo el estadio se debe a que se trata de la segunda violación.

El pasado 23 de septiembre, en ocasión del Milan-Napoli, también se dieron los mismos eventos y San Siro recibió un partido con el sector ‘Curva Sud’ (sector tradicionalmente reservado a los aficionados más radicales) cerrado. El resto del estadio se mantuvo abierto en ocasión del partido sucesivo ante la Sampdoria.  En caso de que el mismo comportamiento se verifique una tercera vez, al Milan se le dará la derrota en las oficinas.

Revuelta ultras

El Milan-Udinese del próximo 19 de octubre será el primer partido de la temporada que se dispute a puerta cerrada. Sin embargo, ya existen cuatro precedentes en esta temporada 2013-14 de estadios con las curvas vacías: Roma-Verona, Lazio-Udinese, Inter-Fiorentina y Milan-Sampdoria. Con la excepción de los dos partidos del Milan, en los otros casos siempre las medidas siempre han sido para penar insultos racistas.

No ha caído bien en Italia el hecho de que se sancione la discriminación territorial y el resto de las franjas más extremas de los ‘tifosi’ de toda la Serie A han expresado su “solidaridad” para con el Milan. Curiosamente, los primeros han sido los interistas.

“Estamos listos y esperamos que todas las curvas entonen cánticos discriminatorios hasta alcanzar un domingo de cierre total de los estadios”, dice parte del comunicado de los ultras ‘nerrazzurri’. “Propondremos iniciativas populares coordinadas con otros aficionados, ultras, con los aficionados del otro equipo de nuestra ciudad, con nuestros rivales históricos y con quien sea que comprenda el absurdo intento de imponer a nuestra mente un conducta ajena”.

El comunicado ha tenido gran acogida en el “mundo ultra” de Italia y, mientras los organismos federales buscan aplicar todo el rigor de la ley, ellos seguirán retando al sistema. La guerra está servida.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados