Se habla de:

FC Barcelona

article title

La dificultad de entrar en un ‘grande’

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Cambiar de aires puede suponer un riesgo. En determinadas ocasiones, uno abandona un lugar por otro pensando que disfrutará de más minutos, que crecerá y que será mejor. No obstante, nadie te lo garantiza. Una lesión solo empezar, por ejemplo, puede truncarte la aventura (pongamos Kleberson como ejemplo). Hay variables que uno no controla.

LEER MÁS: Las canteras más prolíficas de Europa

Cuando un jugador se une a uno de esos clubs que optan a todo sabe que haga lo que haga se le va a vigilar con lupa. Para lo bueno y para lo malo. La complicación reside en que, estrellas aparte, cuando te unes a un teórico grande te unes a un equipo ya hecho, con unos mecanismos ya trabajados y con una rotación ya establecida. Disfrutarás de minutos, sí, pero seguramente no tantos como desearías. Y si no los aprovechas corres el riesgo de que la afición pierda la paciencia. Los seguidores de los ‘grandes’ suelen ser exigentes con los recién llegados.

Actualmente, uno de los ejemplos más sonados en España es el de Alcácer. Llegó como nueve revulsivo al Barça, pero todavía ni se ha estrenado en la faceta goleadora. No encuentra su hueco en el equipo, no se siente cómodo y así lo transmite: apenas entra en juego y muestra poca confianza de cara a gol. No le está siendo fácil adaptarse, pero nadie dijo que fuera a serlo. Alcácer necesita tiempo, seguir trabajando y creer en sí mismo. El trabajo siempre acaba dando sus frutos. A malas, al fin y al cabo, de fracasar, todo jugador de cualquier ‘grande’ tiene equipos tras él.

Esta teoría con los fichajes puede extenderse a la cantera. Se tiende a apostar a la mínima que se puede antes por la experiencia que por los jóvenes. Los canteranos suelen gozar de pocos minutos y, en muchas ocasiones, abogan por la fórmula cesión para seguir creciendo. De los que han preferido quedarse y luchar, Nacho podría ser un buen ejemplo. El madridista siempre cumple tanto de central como de lateral y, sin embargo, la competencia le relega a un segundo plano. Ídem Varane, aunque él entraría en la categoría de fichajes.

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados