Fútbol Europeo

article title

La defensa sepulta a la Real, Arbeloa empuja al Madrid

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

REDACCIÓN De la peor manera posible dijo adiós la Real Sociedad a sus ya de por sí escasas opciones en Champions League. La goleada recibida en el frío ambiente de Donetsk supuso el golpe definitivo terminar con las esperanzas del equipo donostiarra que, a la espera del para ellos ahora intrascendente partido con el Leverkusen, da por finalizada su andadura europea esta temporada, al resultar también inalcanzable la tercera plaza que da acceso a Europa League.

Manejando la posesión en el inicio del partido, con la ilusión de un control que enseguida se desvanecería, la esperanza de la Real duró algo más de media hora. Los timidos acercamientos de Carlos Vela se quedarían en arañazos en comparación con las potentes acometidas de los brasileños del Shakhtar. El eléctrico extremo Bernard le provocó mil y un quebraderos de cabeza a Cadamuro, Douglas Costa manejaba los hilos de los tres cuartos junto a Alex Teixeira, con Luiz Adriano como referencia atacante. Los acuciantes problemas de la Real Sociedad en defensa hicieron el resto.

Un córner sacado rápidamente en corto por el Shakhtar pilló a la zaga realista totalmente desprevenida, situación que aprovechó Luiz Adriano para abrir el marcador. Nada más salir de los vestuarios, un error de Íñigo Martínez -a un nivel desconocido durante toda la temporada- en un cabezazo en la frontal propició el gol de Alex Teixeira para encarrilar el encuentro. Douglas Costa, con un doblete, cerró la goleada, primero con un genial trallazo a la escuadra culminando un contragolpe de libro, después, ya en la recta final del partido, cabeceando un centro del recién entrado Taison. Quizás demasiado castigo para una Real Sociedad demasiado lastrada, como durante toda la competición, por sus errores defensivos.

En el Bernabéu, con poco en juego para el Real Madrid y Cristiano Ronaldo en la grada -en persona y en careta- por precaución, Álvaro Arbeloa se erigió en inesperado héroe para conseguir una nueva victoria y goleada ante el Galatasaray. Antes, apenas trancurrida la mitad del primer tiempo, Sergio Ramos se había mostrado como el villano de la película, al tener que corregir un error propio derribando como último hombre a Umut Bulut en la frontal del área propia, con la consiguiente expulsión.

Antes del descanso y ya jugando con diez hombres, Gareth Bale se sacó de la chistera un libre directo endiablado, cuya trayectoria despistó al arquero Iscan, demasiado confiado, para terminar en la red. Ventaja anecdótica, ya que un gran pase de Drogba lo finalizaría el mismo Umut Bulut para empatar un minuto después. Tras el descanso llegó el “show” de Arbeloa, cuya aportación en fase ofensiva ha sido tantas veces criticada. Además de ser el jugador más activo del Real Madrid, remató a gol un centro de Ángel Di María, ganando la espalda a la defensa, y unos minutos después asistió al propio Di Maria para sentenciar al equipo turco.

Previamente, Xabi Alonso había sustituido a Casemiro en el mediocentro para controlar el partido desde la medular junto a Illarramendi, demostrando la compenetración que existe entre ellos. Unos minutos después, Isco, que volvió a ser titular en la mediapunta, cerró el partido con el cuarto gol. Con lo mínimo -anotó los cuatro tiros a puerta que realizó– y con uno menos, el Real Madrid mantiene su intachable camino en Europa.

[Sigue toda la actualidad de la Champions League en @UEFASphera]

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados