Fútbol alemán

article title

La decisión de Hummels: Dortmund o Múnich

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

El uno de julio de 2009, un veinteañero llamado Mats Hummels abandonaba Múnich, la ciudad en la que se crió, y el Bayern de forma definitiva para poner rumbo a Dortmund, ciudad donde se estaba gestando un nuevo proyecto deportivo del que ya formaba parte tras un año y medio de cesión. Pese a las insistencias de Hermann Gerland, antiguo entrenador del filial y, por tanto, de Hummels, de retenerlo y de darle una oportunidad que merecía, Klinsmann hizo caso omiso y, el entonces entrenador del Bayern, decidió dar luz verde a una venta definitiva cuando finalizara la cesión. Dos años más tarde de su partida, el antiguo canterano que se fue por la puerta de atrás, marcaba en el Allianz Arena en la victoria por 0-2 del BVB sobre el Bayern. Ese día, los de Klopp aseguraron virtualmente la primera de sus dos Bundesligas. Solo un año más tarde, el alemán volvía a ser verdugo: marcó en la victoria por 5-2 en la final de la DFB Pokal.

 

Van Gaal y el Bayern quisieron recuperarlo en 2011, pero las viejas heridas del pasado no cicatrizaron y los bávaros ‘pusieron’ aún más empeño en que así fuera: Su padre, que llevaba 17 años en la cantera del club como entrenador y jefe de scouting, fue despedido. El propio Bild comentó en su día que la negativa del jugador no tuvo nada que ver en aquello y que formó parte de una reestructuración de la cantera. Fuera lo que fuera, desde entonces, Hummels no quiso saber nada más del Bayern… Hasta ahora.

Se acaba el tiempo

El Borussia llevaba bastantes meses con la clara intención de renovarlo. Puede que Reus, Aubameyang o Weigl tengan más hype, pero el baluarte del proyecto, el capitán, es Mats Hummels. Lewandowski o Götze se fueron, pero nada hacía presagiar que él también fuera a tomar el mismo camino que los dos anteriores, pese a tener más motivos de peso. Por sus declaraciones, siempre pareció que nunca volvería a fichar por el Bayern, como ya se comentó hace un tiempo aquí:

“No solo es importante ganar títulos. Lo que es importante es jugar un fútbol fantástico junto a grandes amigos y tener éxito. Además, con este equipo (BVB) podemos ganarlo todo”. Mats Hummels en una entrevista, semanas después de ganar el Mundial de Brasil.

Tras ganar el doblete en 2011, quizás el momento culmen del BVB de Klopp, los aurinegros solo han levantado dos Supercopas de Alemania. Con 27 años, el alemán ve como cada temporada se le escapan los títulos, tanto nacionales como internacionales. La llamada “La crisis de los 40” o, mejor dicho, “de los 27″. Se acerca a la treintena y la Champions se le sigue resintiendo. Este año ni siquiera la disputaron, mientras que el Bayern jugará su 5ª semifinal consecutiva este año. Se le acaba el tiempo.

Múnich, mucho más que la ciudad donde se crió

Numerosos periodistas han incidido estos días en un detalle: Hummels echa de menos a la ciudad. Después de ocho años, Dortmund no lo ha encandilado lo suficiente como lugar donde vivir. Además, hay fotos suyas en Múnich en vacaciones. Siempre que puede intenta volver a pasar un rato con sus amigos y familiares.

Como colofón final, el propio Watzke, gerente del BVB, afirmó que tenía una cuenta pendiente con el Bayern, que su etapa allí no llegó a su fin. Le queda por demostrarles in situ a los dirigentes que se equivocaron. Ya para terminar, hace ya un tiempo, Hummels escribió en una red social llamada Lokalisten que el día más bonito de su vida fue el 23/05/2001, el día que el Bayern ganó la final de la Champions contra el Valencia.

Una decisión que le “cuesta el sueño”

Las acontecimientos tomaron velocidad después de sus sorprendentes declaraciones tras clasificarse para la final de la DFB Pokal con el BVB:

“Es una decisión muy complicada. Cuando la tome, comprenderán todos por qué es tan difícil para mí. Es una decisión difícil que me cuesta cada noche, por lo menos, media hora de sueño porque el tema me toca muy de cerca, pero no puedo cambiarlo”.

A los pocos días, su padre y representante admitió que su hijo podría marcharse, pero que solo lo haría a algún equipo TOP, donde “naturalmente está el Bayern”. Rummenigge confirmó que ambas partes negocian. El Bild va más allá: solo queda negociar entre clubes (se habla de 30 millones de euros).

El propio Watzke admitió en Sky que es muy probable que se marche a Baviera. Intentaría por todos los medios que no pasara, pero él mismo cree que es inevitable por todos los factores que se han comentado antes. Sin embargo, ese rol de líder que desempeña en el BVB hace que haya una pequeña opción de que se quede. Hummels debe decidir: Dortmund o Múnich.

 

 

Tweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+Share on LinkedIn

Artículos relacionados